A veces los sueños de la razón producen monstruos

SpaceX ha conseguido un hito importante: reutilizar la primera etapa de un cohete, en un segundo lanzamiento. El mérito consiste en que esa primera etapa, una vez ha terminado su tarea de impulsar la carga útil al espacio, vuelve a la Tierra, y se posa en el suelo suavemente. Así, se puede recuperar, y volver a usar. Eso naturalmente quiere decir que se está ahorrando mucho dinero al poder reutilizar el material.

Esta técnica es muy meritoria, aunque, no lo olvidemos, no es perfecta, y se han perdido algunos cohetes, que no se han posado correctamente. Pero las técnicas y los procedimientos mejoran, y cada vez son más eficientes y seguros. Sin duda, un gran éxito de ingeniería de SpaceX.

¿Qué tiene esto que ver con los planes de SpaceX de ir a Marte? Al parecer, mucho. Gwynne Shotwell, presidenta de SpaceX (Elon Musk es el dueño de la compañía) ha dicho que ya se puede ir pensando en comprar los billetes para ir a Marte en el año 2024. Y, probablemente, no volver nunca a la Tierra.

SpaceX sigue insistiendo en su idea del viaje a Marte a través de estos logros, que son innegables. Pero insiste en dos ideas. Primero: no se garantiza el regreso (el proyecto no tiene en cuenta el combustible para la vuelta). Segundo, confían en que los tripulantes estén dispuestos a morir por el proyecto (según palabras del propio Elon Musk).

SpaceX es el ejemplo casi perfecto de personalidades que, con esfuerzo y sacrificio y mucho trabajo, han logrado grandes éxitos, pero que quedan embelesados y maravillados por sus logros, soñando con nuevos éxitos que están muy, muy lejos de convertirse en realidad. La NASA tiene un proyecto serio para ir a Marte: Orión. SpaceX tiene un vídeo y muchas ideas que no se sostienen por ningún lado.

Es evidente que, como exploradores, queremos éxito para SpaceX, y que diseñe un sistema real para el viaje a Marte. Pero las palabras grandilocuentes y las ofertas de billetes a Marte de solo ida no son una buena idea. Sí son una señal de emergencia de que alguien no está planificando bien las cosas en SpaceX.

Esto se suma a la idea de llevar dos turistas a la Luna en 2018, el año que viene, y sin tripulantes en la cápsula. Otro sueño que solo tiene la capacidad de llenar páginas de periódicos, y de asombrar a sus acólitos, que ven a SpaceX como una obra mística donde Elon Musk libera a la humanidad de sus cadenas. Y estos salvadores de mundos siempre me han preocupado, porque indefectiblemente terminan creyéndose su papel.

Claro que puedo estar completamente equivocado, y SpaceX va a cumplir el llevar a turistas en 2018, y a 100 personas a Marte en 2024, en un viaje de solo idea. Y que esa gente viva en Marte feliz y contenta el resto de sus días. Pero, incluso si es así, yo prefiero esperar al billete de vuelta. Ese sí lo compro. Seguro.

spacex-falcon-dragon-crew-capsule-art

Cuando el humor se convierte en víctima

Siempre hay que poner límites. Eso es cierto. Pero el humor es el primer objetivo de aquellos que desean que el límite sea aquel que ellos consideren oportuno. Sin embargo, el humor es necesario, absolutamente necesario, en una sociedad abierta, democrática, y avanzada.

Estamos atravesando unas líneas muy delicadas, y muy peligrosas, en mi querido país, España. Estamos entrando en una obsesión por juzgar cosas no solo del presente, sino del pasado. Por poner un ejemplo, una canción del grupo musical Mecano absolutamente normal y muy popular, ahora se considera agrede a la mujer. O una joven es condenada a más de un año de cárcel por unos chistes relacionados con un hombre que era la mano derecha de un dictador como Franco, muchos de esos chistes escritos cuando ella tenía 15 años.

Pero, si se trata de buscar en el pasado y juzgar, vamos a hacerlo, por qué no. A ver, de momento tengo aquí a tres pederastas. No uno, sino tres. Dos de ellos son “El dúo dinámico”, que cantaban “15 años tiene mi amor”. ¡Pederastia! ¿Por qué no están ya en la cárcel?

¿Y Antonio Machado? Sí, sí, ese que hacen leer en la escuela. ¡Pederasta! Se casó, cuando tenía 30 años, con una joven de 15 años. ¿Cómo se nos ocurre enseñar la literatura de un pederasta a nuestros jóvenes?

Sigamos. Yo tenía 18 años cuando empecé a salir con una chica, que, casualmente, tenía 15 años. ¡Pederasta! Yo mismo debería ir a la cárcel. Salí con una menor de edad. ¡Lo confieso! Luego me dio una patada en el trasero, pero eso lo han hecho todas siempre conmigo.

En fin, para qué seguir. Estamos obsesionados con las formas, todo el mundo se siente molesto, y todo el mundo denuncia a la mínima. Comprendo que el respeto es importante, pero por favor, cuando se habla de humor, cuando se habla de parodias, cuando se habla de reírnos, no se pretende hacer daño. Las parodias y los chistes son un elemento fundamental de la libertad de expresión, y nadie, absolutamente nadie, ha traspasado ninguna barrera. Ninguna.

Es preocupante lo que está ocurriendo. Muy preocupante. Y por cierto. ¿Saben quién inventó el coche volador? Sí, sí. Efectivamente. Es ese. Pero no lo pongo porque la ropa de cama de la cárcel me produce picor. Buen fin de semana, y buen humor para todos.

extra

Las lenguas muertas están muy vivas

Dentro de las habituales preguntas del tipo “esto para qué sirve”, “por qué se estudian los planetas”, “para qué analizar colisiones de partículas” o a veces “la ciencia no sirve para nada”, hoy quisiera presentar una nueva pregunta:

“¿Para qué perder el tiempo estudiando lenguas muertas?”

En España, donde vivo hay cuatro lenguas, y existe gente que dice que eso es perder el tiempo aprendiendo lenguas inútiles. Que es mejor un solo idioma, así nos entendemos todos. Yo suelo contestar: “es cierto, vamos todos a hablar el mismo idioma: el inglés. Es la lengua más popular en todo el mundo”. Si hemos de ser prácticos, seámoslo hasta sus últimas consecuencias.

Por lo tanto, si ya hablar una lengua minoritaria actual parece una pérdida de tiempo (cuidado porque alguna de esas lenguas tiene más hablantes que el holandés por ejemplo), ¿qué podemos decir de hablar latín, o griego clásico, que son lenguas muertas?

El hombre, o la mujer, práctico, dirá: “aprende griego moderno al menos”. ¿Por qué hay gente que se pasa parte de su vida estudiando una carrera donde se aprenden lenguas que ya no habla nadie? ¡Qué pérdida de tiempo!
Bueno, pues, como ocurre a menudo, tiene una explicación. Conocer lenguas como el latín o griego clásicos tiene muchas utilidades. Algunas muy prácticas, como traducir textos antiguos en esas lenguas. Tengo una amiga que trabaja traduciendo textos griegos de la época clásica, y en alguna ocasión he departido alguna tarde con ella viendo y disfrutando esos textos y las historias que cuentan. Ser el primero en traducir un texto es algo mágico: es como entrar en la mente de alguien que vivió hace dos mil quinientos años, y que no ha vuelto a hablar desde entonces.

Yo mismo aprendí griego clásico en mis tiempos, y gracias a eso accedí a un mundo maravilloso de hombres y mujeres que fueron el origen de nuestra civilización. Y fue una experiencia maravillosa. No digo que tenga que gustar a todo el mundo por supuesto, pero a mí me llenó de vida, y me llevó a explorar mundos ya desaparecidos.

Pero hay algo muy importante en conocer lenguas muertas. Y ese algo importante es que nos enseñan cómo eran aquellos pueblos. Nos dan información sobre sus costumbres, su historia, sus orígenes. Estudiar y comparar lenguas antiguas nos permite crear árboles de desarrollo de las lenguas, su historia, su evolución.
Y otra cosa muy importante: nuestras lenguas actuales romances (tratándose por ejemplo del caso español, francés, italiano, portugués, etc) derivan del latín, y conocer el latín nos permite conocer cómo evolucionaron nuestras lenguas romances actuales. Eso nos permite entender nuestra lengua, nos ayuda a comprender su evolución, y permite explicar muchos de sus aspectos, estructura, y naturaleza. De dónde vienen las palabras, de dónde vienen muchas expresiones, y muy importante, por qué las lenguas son como son. Porque las lenguas son como seres vivos: nacen, evolucionan, y mueren, no sin antes dejar otras lenguas como descendientes.

Todo eso conforma un enorme matriz de cultura, de conocimiento, y de historia de los pueblos. Una información enorme que nos ayuda a entender nuestros orígenes, nuestras costumbres, y por qué somos como somos. Estudiar lenguas muertas nos abre las puertas de las civilizaciones que nos precedieron, y con eso abrimos el conocimiento de la humanidad. Por eso, conocer lenguas muertas es tan importante. Por mucho que algunos insistan en que es perder el tiempo. La ignorancia. Eso sí es perder el tiempo.

silent

“Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos” para mayo

Sigue el trabajo de revisión de Promakhos, en una tarea enorme por la estructura de esta segunda parte de “Las entrañas de Nidavellir”. Esta es una obra que sin duda quedará como la que más dedicación me ha requerido, además de esfuerzo intelectual. Y será así al menos hasta la siguiente obra de la saga Aesir-Vanir.

La primera parte ha estado hasta hace poco en primer lugar en la lista absoluta de la red literaria Entreescritores, y ahora se encuentra en segundo lugar. Como siempre, agradecer a los lectores su interés y sus votos, además de sus comentarios.

Espero tener la segunda parte para mayo, aunque, como siempre, solo los dioses tendrán la última respuesta. Y la divina Atenea, la de los ojos claros, que ilumina las mentes de los escritores y artistas para honrar su memoria…

“Soy selectiva con la incultura y con la brutalidad humanas. No quiero una bestia en mi cama; quiero intelecto. En la vida, y en la cama, el intelecto produce un placer mayor que cualquier acto físico”.

(Reina Artemisia de Caria. De “Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos”). 

artemisia_de_caria

LEMNOS, el nuevo sistema láser del proyecto Orión

Dicen algunas personas que invertir en el espacio es perder el tiempo. Esas personas deberían desconectar sus móviles, sus ordenadores, sus electrodomésticos, sus cuidados médicos y medicamentos, y una enorme cantidad de productos que usan cada día, y que nacieron, directa o indirectamente, por efecto de la investigación espacial.

Un ejemplo futuro de lo que será una revolución en las comunicaciones es el sistema LEMNOS, actualmente en desarrollo por parte de la NASA. ¿En qué consiste? Dicho de un modo sencillo, se trata de poder enviar una enorme cantidad de datos a través de enormes distancias en el espacio.

Actualmente, las comunicaciones se realizan por ondas de radio, que son un sistema efectivo y suficiente para la Tierra o para órbitas bajas. Pero en el espacio profundo, por ejemplo desde Marte, comunicarse por radio con la Tierra supone velocidades lentísimas, del orden de 4Kbits, algo que evidentemente queda lejísimos de las conexiones que tenemos hoy en día. El resultado de esta bajísima velocidad ya es un problema con las sondas robotizadas. Pero ¿y con seres humanos? El problema se agrava, y mucho.

La razón es sencilla: los astronautas que vayan a Marte sentirán sobre todo algo muy importante a nivel psicológico: soledad. Estarán ellos, pero sus familias, sus amigos, sus compañeros, estarán a un mínimo de 54 millones de kilómetros. Eso supone que enviar señales de radio provoque una pérdida de señal muy importante. Las ondas de radio viajan a la velocidad de la luz, pero la distancia provoca que el ancho de banda, es decir, la cantidad de información enviada por unidad de tiempo, sea muy baja.

El resultado para los astronautas es que es imposible de forma práctica recibir y mandar información en grandes cantidades. No se trata de ver a sus familias al momento y mantener una conversación, eso es imposible porque la luz tardará unos minutos en ir y volver a la Tierra. Pero al menos podrán recibir vídeos de sus familias, programas de televisión, noticias, o la final de un partido. A nivel psicológico eso es fundamental; supondrá que esos astronautas se sientan un poco más cerca de casa.

El secreto del sistema LEMNOS se basa en mandar la información a través de un láser. El láser dispone de una frecuencia muy superior a la onda de radio, y el hecho de que sea un haz de luz coherente implica una gran precisión, y poca pérdida de dispersión. Estas señales llegarán a un satélite a la Tierra, y luego se enviarán,ya en forma de ondas de radio, a estaciones en la superficie.

Pero el sistema LEMNOS tendrá muchísimas otras ventajas. Podremos ver objetos del espacio profundo en altas resoluciones, y mandar grandes masas de datos y software de actualización a las sondas para mejorar sus sistemas. Fotos, vídeos, y todo tipo de material en alta calidad será posible gracias al sistema LEMNOS.

Personalmente, me parece revolucionario, por cuanto supone un salto cuántico, nunca mejor dicho, en el hasta ahora deficiente y problemático tratamiento de la información a grandes distancias. Pero es que esta tecnología, aplicada en la Tierra, permitirá conexiones seguras y muy fiables punto a punto, que no podrán ser interceptadas si no se obtienen las lecturas directas de los fotones implicados en el haz láser. Las posibilidades para sistemas de seguridad son inmensas.

Volviendo a los astronautas del proyecto Orión, sin duda se sentirán reconfortados con un sistema como el LEMNOS, que les permitirá acercase a la Tierra, aunque sea con una demora de algunos minutos. Sin duda, un aspecto fundamental, y muy importante en el aspecto psicológico. LA NASA abre, una vez más, nuevas fronteras, pero, como suele ocurrir, nunca son tan evidentes y directas, pero sí cambian las vidas de las personas. Y de eso trata la ciencia.

Interior del módulo de mando
Interior del módulo de mando de la nave Orión

“Pescando entre libros”, cuando el oficio se lleva dentro

En ocasiones suelo comentar los muchos problemas que los escritores encuentran para dar a conocer sus obras y su enorme esfuerzo puesto en sus libros. Un esfuerzo que muchas veces va acompañado de una enorme ilusión, la cual aprovechan algunos en beneficio propio.

Sin embargo, existen afortunadamente webs de prestigio y con un nivel de seriedad muy altos, que se prestan a dar a conocer esas obras, y difundirlas, de una forma seria y profesional. Entendiendo que el objetivo principal es la obra, y no obtener un beneficio rápido a costa del autor. En ese grupo de webs que merecen sin ninguna duda la pena está  “Pescando entre libros“.

Cientos de autores han encontrado en esta web un lugar donde darse a conocer, y en la que los lectores pueden encontrar referencias serias y reflexivas sobre las obras comentadas. Se analiza la obra, y se realiza una referencia a la misma en cuanto a contenidos, material, y en definitiva, la calidad de esa obra.

¿Qué hay que hacer para que tu obra sea revisada? Enviar los datos que se indican en el formulario. La obra será analizada, y si sigue unos criterios de calidad y nivel que sean considerados suficientes, dispondrá de una reseña detallada, y lo más importante, centrada en lo que importa: el trabajo realizado por el autor, que es lo que interesa.

Una web que se está convirtiendo desde hace tiempo en referencia para muchos autores y lectores, y en donde encontraremos material de todo tipo, siempre sorprendente y de calidad. No en vano, hay muchas obras por el mundo que las muchas editoriales (no todas, afortunadamente) rechazan por poco comerciales, pero que son verdaderas joyas. Y eso es, al fin y al cabo, lo que queremos los lectores.

Puedes conectar con “Pescando entre libros” en la imagen adjunta.

pescando_entre_libros