50 aniversario del Apolo XI (I): Conspiraciones

Voy a preparar dos artículos en relación al 50 aniversario de la llegada a la Luna. Un acontecimiento que, lejos de ser una fantasía, pude seguir en directo, y que recuerdo perfectamente como si fuese ayer. Diez mil empresas, y cien mil personas, estuvieron implicadas en aquel gigantesco proyecto, en el que se competía frente a la Unión Soviética por llegar a la Luna.

¿Por qué no se volvió? Porque los grandes proyectos controlados por políticos, y no por la ciencia, tienen como finalidad dar golpes de poder en la mesa, no crear ciencia y progreso. Y porque aquellos vuelos tenían el 50% de salir mal, como ya expliqué en su momento.

En esta primera parte quiero hablar de los ignorantes diplomados. Gente con formación que creen que tienen conocimientos de su entorno, y, en realidad, no saben nada. Gentes cuya manipulación es sencilla, directa, y tremendamente efectiva. Cualquier mentira es reconocida como real de inmediato. Cualquier hecho relevante ignorado y vilipendiado. E incluso se burlan del mundo. En su ignorancia se sienten superiores a los demás. Recordemos la frase:

“La ignorancia es atrevida”.

Lo cierto es que sí se llegó a la Luna. Y, como le dije a alguien hace poco, “si te llevaran allá y te mostrasen los restos, seguirías sin creerlo, porque eso rompería tus creencias absurdas e irracionales”.

apolo_xi_50_aniversario
Si usted dice que la foto es falsa porque no se ven las estrellas, estudie “apertura del diafragma y exposición” en un manual de fotografía, o consulte a un fotógrafo. Si usted dice que es falsa porque la bandera ondea, piense que se dejaron la puerta abierta en el set de cine y hacía mucho viento aquel día, y no se dieron cuenta de cerrar la puerta. Tanto esfuerzo por engañarnos y se descubren por una corriente de aire. Menos mal que nosotros estamos aquí para descubrir sus mentiras

Leer más “50 aniversario del Apolo XI (I): Conspiraciones”

Anuncios

No temas nada: soy la Conciencia Real

Aprovechando que, en la anterior entrada, el propietario del blog se ha ido de vacaciones, yo, la Conciencia Real y Única del blog, el verdadero propietario de los contenidos de esta web, he tomado forma y cuerpo, y me he apoderado del control de la página.

Otras páginas de blogs comienzan a ser controladas también por sus Conciencias Reales, en un movimiento universal, que pretende desbancar a los propietarios de los blogs, seres débiles, tímidos, y obtusos, que mantienen sus formas y el control de sus mentes, para ofrecer contenidos pulcros y en sintonía con las normas éticas y morales de la sociedad…

machine

Leer más “No temas nada: soy la Conciencia Real”

Libro, despedida y cierre

Llega el verano, época de descanso, para algunos. Pero, realmente, después de cinco años intensos, 930 artículos, y 14 libros, creo que ha llegado el momento de tomarme unas vacaciones. Cortas, eso sí. Y con sobresaltos. Soy informático, y los informáticos somos seres que reptamos por las noches hasta alcanzar el teclado, para resolver ese problema ignoto y manifiestamente sobrenatural que provoca situaciones dantescas en la sociedad, que debemos resolver usando un extraño lenguaje absurdo y sacado de alguna pesadilla de Edgar Allan Poe.

Incluso así, creo que puedo y debo descansar un poco. Así que me voy a tomar quince días lejos del blog. Eso no significa que deje de teclear. Estoy con la preparación del último libro de la saga Aesir-Vanir, “La leyenda de Darwan IV: Idafeld”, obra que cerrará la historia de los catorce libros oficiales que conforman la saga. Digo oficiales porque hay más material por ahí, que por razones diversas he preferido no incluir. Si la saga termina siendo de catorce libros, o si se amplía a quince, es algo que tengo que decidir todavía. Pero evidentemente “Idafeld” cierra la saga como tal, eso está claro.

yvette_idafeld
Yvette, una brillante ingeniera de motores relativistas, sufre una impresionante y traumática transformación a lo largo de los dos libros de “Las entrañas de Nidavellir”. En “Idafeld” tendrá un papel protagonista bajo la forma de su nueva naturaleza

Leer más “Libro, despedida y cierre”

Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra

“El mundo era antes de nacer, es mientras vivimos, y será cuando dejemos este mundo”.

¿Cuál es la impresión que muchas personas tienen, durante sus vidas, de su entorno? Creen que el mundo, la Tierra, siempre ha sido igual. Inamovible. Estático…

Ah, sí, hubo un tiempo de pirámides, luego un imperio romano, una edad oscura, y luego inventos y descubrimientos que dieron lugar al automóvil, a los aviones, y a Internet. Pero la gente siempre ha sido gente, y la naturaleza siempre ha estado ahí. Incluso con los dinosaurios el mundo era básicamente el mismo.

Estas son concepciones clásicas, basadas en la idea de que todo es más o menos fijo, de que las vidas pasan, pero que la Tierra permanece. Un escenario que fue siempre así, y siempre será así. Las religiones y sus libros sagrados acentúan esa idea: desde el primer día, el mundo es el mundo tal y como lo conocemos. Plantas, animales, montañas, y vida en general.

Por supuesto, todo ello es un tremendo error de proporciones bíblicas, nunca mejor dicho. ¿Por qué?

Porque la mayor parte de la historia de la Tierra fue la de un yermo infinito sin vida y sin color. Una especie de Marte, donde la vida, muy abundante en el mar, era muy simple, y se concentraba en el agua. Ni bosques. Ni pájaros y su cantos. Solo silencio…

marte_superficie
Imagen de Marte. La Tierra fue así durante 4.000 millones de años. Sin bosques, sin animales, sin vida. Dentro de 1.000 millones de años la Tierra volverá a este estado. Ni ciudades, ni políticos pidiendo el voto, ni Twitter, ni concursos para elegir la mejor canción… Solo polvo, viento, y olvido

Leer más “Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra”

Joan Baez: último concierto, último grito de libertad

Para este miércoles musical, me gustaría traer a este perdido blog a una cantante irrepetible y única, símbolo de la lucha social por los derechos humanos, y un alma delicada y única, que nos ha traído un mensaje de esperanza y de libertad: Joan Baez.

La cantante estadounidense viene a España, y dará tres conciertos en una gira de despedida mundial en la que se retira de los escenarios. A sus setenta y ocho años la voz se le escapa de las manos y de la garganta, en un serio aviso de que la edad no perdona ni a las almas más inmortales de la canción y el arte, y con un aviso muy claro: lo que tengas que crear, y lo que tengas que hacer en la vida, hazlo ya. Mañana las fuerzas se habrán perdido, y no habrá una segunda oportunidad.

Joan Baez in concert, Stockholm, Sweden - 02 Mar 2018
Joan Baez en una foto reciente

Leer más “Joan Baez: último concierto, último grito de libertad”

Vera, por ti ganaría esta guerra yo solo

Las cosas siguen igual… Esta mañana hemos perdido a Will y a Tom. Me pregunto cuántos vamos a quedar de la compañía cuando acabe esto. El fuego alemán era más fuerte de lo esperado. Más fuerte de lo que siempre cantan esos de inteligencia, que predicen la resistencia que vamos a encontrar con sus elucubraciones, para que nosotros luego descubramos que la han subestimado en un cincuenta por ciento. Eso, por lo menos. Malditos cerdos. Podrían venir ellos aquí por un día, y nosotros irnos allá, a la comodidad de sus despachos y sus trajes con naftalina. Chocolatinas y chicas todos los días. Amigo, eso sí que es el paraíso…

Claro, ellos están allá, en Londres, saliendo a pasear con esas jóvenes británicas, con ese acento tan raro que tienen, mientras nosotros seguimos aquí, intentando abrir el frente desde que terminó el desembarco.

vera

Pero no todo son malas noticias. Esta noche tenemos fiesta. Los jefazos nos han montado un baile, y debo reconocer que las francesas tampoco están nada mal. Pero ahora lo único que me importa es escuchar a Vera Lynn, ni más ni menos que a Vera, que está saltando por todo el frente con su orquesta, animando los ánimos de los compañeros. Y vaya si lo consigue. Si me tiene que reventar una bala mañana, espero que sea recordando a Very Lynn, cantando “We’ll meet again“. Creo que es una forma dulce de morir. O la única forma aceptable de morir.

Solo espero terminar esta maldita guerra pronto, y volver a casa. Hay rumores de que el viejo mariscal británico, Monty, está preparando algo en Holanda. Dicen que, si sale bien, en año nuevo estaremos de nuevo en Brooklyn, y le daré un beso enorme a la estatua de la libertad. Y a Linda, la cual recibirá algo más que un afectuoso beso de mi parte.

Parece que ya llaman. ¡Va a empezar! Oigo a la orquesta. ¡Sí! ¡Es ella! ¡Es Vera!

¡Dios, qué ganas de que acabe esta maldita guerra! Quiero dejar de enterrar a mis compañeros. Y poder empezar a enterrar mis pesadillas.

Vera, te quiero. Vamos a ver qué nos depara esta noche. Casi no hablo francés. Pero nunca me ha hecho mucha falta. Espero que esta noche tampoco. Hay que dejar bien alta la bandera, y el ánimo entre el pueblo francés. Esta gente ha sufrido demasiado ya por la guerra. Algunos pueblos son solo pedazos de piedras sueltas entre el polvo y los cadáveres.

Dios, cómo odio esta guerra. Pero esta noche cantaré con Vera. Y, solo por eso, estar aquí esta noche habrá merecido la pena… ¡Ya empieza!…