Extracto de “La insurrección de los Einherjar”

La insurrección de los Einherjar” es un libro en dos partes y ambientado en el siglo XXVII que narra la historia que vive Sandra tras los hechos sucedidos en “Sandra: relatos perdidos”. La Tierra está asolada desde el siglo XXIV, y solo Nueva Zelanda ha sobrevivido, con una sociedad que ha caído en una forma de nueva Edad Media. Sandra ha tenido que crear su propia mitología y leyendas, basadas en mitologías anteriores, para dar forma a una cultura que es el resultado de los supervivientes de aquellas guerras.

Nueva Zelanda se mantiene estable mediante un manto de energía que protege las islas y los mares adyacentes, mientras Sandra trata desesperadamente de salvar los restos de una humanidad que ya planea nuevas guerras. En esa tesitura contará con la inesperada ayuda de un ser que sintió era su padre en el pasado, y que vuelve con un mensaje: existe una esperanza para la humanidad, pero solo si cree y tiene fe en su salvación…

einherjar-ii_mini

Leer más “Extracto de “La insurrección de los Einherjar””

Windows, Mac, Linux: tres sistemas, tres estilos

¡Windows es el mejor! ¡Mac es caro! ¡Linux es gratuito! Estas son algunas de las muchas frases que constantemente se oyen sobre el mundo de los sistemas operativos para ordenadores. ¿Cuál defiendo yo personalmente? La respuesta corta: los tres. La respuesta larga: depende para qué uso y necesidades, y presupuesto, se planteen. Los tres darán hoy día un magnífico servicio a un usuario medio. Pero cada uno tiene ciertos aspectos que atraen a ciertos profesionales, en función de lo que necesiten.

La conclusión es: el mejor sistema operativo será el que dé mejor servicio a un usuario en concreto. Como todo en la vida, hay que huir de ideas preconcebidas y maniqueas, de estereotipos, y de prejuicios. Vamos a verlo a continuación.

escritor-loco
Error: el sistema se ha colgado y usted perderá todo su trabajo de esta tarde. Pulse A para continuar. B para reiniciar. C para llorar. D para convertir su despacho en una zona de guerra. Elija opción.

Leer más “Windows, Mac, Linux: tres sistemas, tres estilos”

Clasificando literatura y escritores

Vamos con una nueva entrada en la línea de los textos anteriores que he ido preparando sobre el mundo de la literatura, los escritores y los libros. Términos que parecen descontextualizados en este siglo XXI tan tecnificado, donde la imagen lo es todo. Pero la palabra siempre tendrá su sitio, y aunque las librerías cierran y las bibliotecas se vacían, afortunadamente sigue habiendo muchos aficionados a leer. Y a escribir. Pero aquí viene una pregunta conflictiva: ¿se puede considerar que todos los que escriben son escritores?

Este texto es una reflexión personal. Su origen son algunos comentarios que algunas personas han vertido sobre mí y mi propensión a hablar de literatura a la menor oportunidad. Y, en ese entusiasmo, puedo dar una imagen equivocada de cómo veo el mundo de la literatura y los escritores. Este texto pretende aclarar eso. Si eso es posible claro.

laleyenda_libros

Leer más “Clasificando literatura y escritores”

De dioses y tecnología: cuando pasado y futuro se enfrentan

El pasado y el futuro. La tradición versus el progreso. Dos concepciones opuestas, que se enfrentan en demasiadas ocasiones. ¿Pueden llegar a convivir de algún modo? ¿Cuándo ha de mantenerse una tradición frente a una innovación? ¿Cuándo ha de descartarse?

Pensemos algo, antes que nada: lo que llamamos “tradición” es en realidad un conjunto de normas, creencias e ideas que van avanzando y evolucionando a lo largo del tiempo. Muchas de las tradiciones que creemos inmortales en el siglo XXI eran desconocidas hace no demasiado tiempo. Y si viajásemos al pasado en una máquina del tiempo, nos hablarían de tradiciones milenarias e inmortales de las que no sabríamos nada. Todo cambia. Nada permanece inmutable. Ni el ser humano, ni sus ideas y filosofías, ni sus costumbres.

religion_ciencia

Leer más “De dioses y tecnología: cuando pasado y futuro se enfrentan”

Imposibles ficticios. Hoy: mi cuñado sonríe, ¿debo preocuparme?

Vamos con otra entrada de “Imposibles ficticios”, donde revisamos material de ciencia ficción de calidad, indicando los detalles que hacen imposible, o poco probable, alguno de los aspectos que aparecen. Pero siempre siendo obras maestras que merecen la pena. En este caso hablamos de “La cosa”, de John Carpenter (1982).

Vísceras, seres que reptan, cabezas que se abren, y de donde aparecen monstruos… Qué bonito, qué poético. Pero así es la realidad en la Antártida, cuando un grupo de investigadores estadounidenses de una estación científica reciben a un helicóptero escandinavo, que persigue a tiros a un perro, un precioso husky siberiano. Pero el husky es en realidad más peligroso que un submarino descapotable, y cuando te quieres dar cuenta te ha convertido en su merienda de media tarde.

the_thing
“La cosa”, terror visceral y psicológico

Leer más “Imposibles ficticios. Hoy: mi cuñado sonríe, ¿debo preocuparme?”

Tiempos de libertad, tiempos para soñar

Hubo un tiempo de libertad. Un tiempo donde el tiempo era nuestro. Donde nuestra palabra era nuestra, y era sagrada. Donde podíamos movernos sin miedo al ojo que todo lo ve, y al oído que todo lo oye. Donde no temíamos la mano que roba nuestros sueños, nuestros senderos, nuestra libertad.

Hubo un tiempo para soñar. Un tiempo para sentir que todo lo que quedaba atrás quedaba atrás, sin miedo de que apareciese frente a nosotros de nuevo. Un tiempo en el que podíamos cantar a las estrellas, y saludar desnudos al Sol del amanecer, sin miedo a sentir que éramos culpables de sentirnos felices, de que podíamos reír y bailar, sin pretensiones y sin cadenas, solo por el mero placer de gritar que, un día más, la eterna noche se ha roto con el primer rayo de la mañana, y hemos podido tomar esa mano amiga que nos acompaña, y juntos hemos saltado el último muro de la vergüenza, y hemos encontrado un nuevo hogar, donde poder construir una nueva senda. Donde poder sentir que rostros amigos celebraban nuestra llegada, y abríamos nuevos sueños juntos, sin miedo, sin importarnos nuestros colores, sin que nada importe, excepto el camino que recorremos juntos, para completar nuestras vidas con nuevas formas de trabajar la paz, el amor, el futuro, y el deseo de crear un mundo mejor. Un mundo de libertad.

Hubo un tiempo para crear. Para modelar una vida que ya no volverá más. Ahora esos muros son fríos, son enormes, son de acero y muerte. Ahora esos muros ya no se pueden saltar. Pero lo haremos. Saltaremos los muros que nos enfrentan a nuestro futuro. Que nos roban nuestros sueños de libertad. Y daremos al mundo un ejemplo de lo que es buscar la paz.

Hubo un tiempo de libertad. Ese tiempo pasado, volverá. Y nos verá sonriendo. Nos verán cantando de nuevo. De nuevo, un nuevo mundo para soñar. Y para aquellos que vendrán detrás. Por ellos cantamos de nuevo. Por ellos, los muros caerán.

Broken bricks wal and landscape


 

Barcos, Brexit, y Balconings

Cuando escribo estas líneas Boris Johnson, que será el más incompetente de los primeros ministros de Reino Unido en toda su historia, se une al más incompetente presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. ¿Y qué puede pasar cuando los dos países de habla inglesa más importantes del mundo deciden dejar todo tipo de sentido común, y lanzarlo todo al populismo y la demagogia? Puede pasar de todo. Como decía Don Quijote: “Cosas raras viéredes, amigo Sancho”.

El caso es que los británicos tomaron un petrolero iraní en Gibraltar, y ahora los iraníes, en represalia, han tomado un barco británico en el estrecho de Ormuz. Era evidente que iba a pasar, recordemos la cita: “ojo por ojo, diente por diente”. Los británicos amenazan con represalias, mientras los iraníes se caen de la risa ante las bravatas del antiguo país que dominaba los mares de todo el mundo. Hoy solo tiene una fragata en esas aguas de Ormuz, que ya evitó un secuestro hace unos días, y ahora estaba a una hora para impedir este otro secuestro.

Después de que las risas de los iraníes se calmen, los británicos entienden que están solos. ¿De qué me suena esto? Ah, sí, de 1940 claro. Entonces también estaban solos, aunque las circunstancias fuesen muy distintas. Entonces no les quedó más remedio.

Leer más “Barcos, Brexit, y Balconings”