Requiem: cuando Dios llama a nuestra puerta

Hay muchos directores de orquesta. Y hay muchos compositores. Pero cuando mezclas a Karl Böhm con Mozart, el resultado simplemente requiere de un nuevo concepto de lo que es musicalidad. Böhm fue un director de orquesta que supo llevar hasta el paroxismo cada nota que manaba de las partituras de Mozart, como si el gran compositor austriaco le susurrara al oído cada compás, cada tempo, cada momento de inspiración.

Esa es la grandeza de los grandes directores. Esta versión que traigo del Requiem de Mozart, y concretamente del “Confutatis” / “Lacrimosa”, denota una interpretación sublime, pero es el tempo, especialmente, el que se debe destacar. Si se oye esta pieza dirigida por otros directores, el tempo es algo más adelantado siempre. Böhm rebaja ligeramente ese tempo, y lo dota de más fuerza, de más tensión, de un poder inigualable. Hace que la grandeza de Requiem sea aún mayor.

Yo no sé si existe Dios, y no creo que nadie lo sepa a ciencia cierta. Dios es para mí un argumento al que nos afianzamos desesperadamente, para sostener nuestras vidas y nuestros miedos. Pero es cierto que, si Dios existe, creó a Mozart para que creara el Requiem, que es la música de Dios llevada al ser humano desde las puertas del tiempo y del espacio, de donde nacen los sueños de la humanidad. Y si Dios no existe, no existe ser capaz de llegar a contemplar la inmensa obra de Mozart, porque no hay ser humano que pueda abarcar cada nota, cada sentimiento, cada vibración de la música de Mozart. Y, especialmente, de su Requiem, la obra que define la música del universo.

Señoras y señores, con ustedes, un fragmento increíble del Requiem de Mozart. Suban volumen, cierren los ojos, y viajen por un momento al reino de Dios y de las estrellas. Merece la pena.

Anuncios