Vera, por ti ganaría esta guerra yo solo

Las cosas siguen igual… Esta mañana hemos perdido a Will y a Tom. Me pregunto cuántos vamos a quedar de la compañía cuando acabe esto. El fuego alemán era más fuerte de lo esperado. Más fuerte de lo que siempre cantan esos de inteligencia, que predicen la resistencia que vamos a encontrar con sus elucubraciones, para que nosotros luego descubramos que la han subestimado en un cincuenta por ciento. Eso, por lo menos. Malditos cerdos. Podrían venir ellos aquí por un día, y nosotros irnos allá, a la comodidad de sus despachos y sus trajes con naftalina. Chocolatinas y chicas todos los días. Amigo, eso sí que es el paraíso…

Claro, ellos están allá, en Londres, saliendo a pasear con esas jóvenes británicas, con ese acento tan raro que tienen, mientras nosotros seguimos aquí, intentando abrir el frente desde que terminó el desembarco.

vera

Pero no todo son malas noticias. Esta noche tenemos fiesta. Los jefazos nos han montado un baile, y debo reconocer que las francesas tampoco están nada mal. Pero ahora lo único que me importa es escuchar a Vera Lynn, ni más ni menos que a Vera, que está saltando por todo el frente con su orquesta, animando los ánimos de los compañeros. Y vaya si lo consigue. Si me tiene que reventar una bala mañana, espero que sea recordando a Very Lynn, cantando “We’ll meet again“. Creo que es una forma dulce de morir. O la única forma aceptable de morir.

Solo espero terminar esta maldita guerra pronto, y volver a casa. Hay rumores de que el viejo mariscal británico, Monty, está preparando algo en Holanda. Dicen que, si sale bien, en año nuevo estaremos de nuevo en Brooklyn, y le daré un beso enorme a la estatua de la libertad. Y a Linda, la cual recibirá algo más que un afectuoso beso de mi parte.

Parece que ya llaman. ¡Va a empezar! Oigo a la orquesta. ¡Sí! ¡Es ella! ¡Es Vera!

¡Dios, qué ganas de que acabe esta maldita guerra! Quiero dejar de enterrar a mis compañeros. Y poder empezar a enterrar mis pesadillas.

Vera, te quiero. Vamos a ver qué nos depara esta noche. Casi no hablo francés. Pero nunca me ha hecho mucha falta. Espero que esta noche tampoco. Hay que dejar bien alta la bandera, y el ánimo entre el pueblo francés. Esta gente ha sufrido demasiado ya por la guerra. Algunos pueblos son solo pedazos de piedras sueltas entre el polvo y los cadáveres.

Dios, cómo odio esta guerra. Pero esta noche cantaré con Vera. Y, solo por eso, estar aquí esta noche habrá merecido la pena… ¡Ya empieza!…