Aspectos de la nueva física aplicada a la materia bariónica

Tremendamente interesante me ha parecido este artículo de Scientific American que abunda en el descubrimiento de una partícula bariónica con cuatro veces la masa de un protón, que comenté recientemente. El hecho de que se descubran partículas teóricas que, se suponía, deberían poder existir, es un hecho de una importancia capital para entender los aspectos más detallados y la estructura de la materia y la energía. Poder explorar nuevas partículas abre un campo de posibilidades inmenso.

Pero vamos a ver y a resumir el contenido de este artículo, indicando brevemente sus características:

proton_foam
Un protón, donde se tienen en cuenta las interacciones de las partículas virtuales

 

Leer más “Aspectos de la nueva física aplicada a la materia bariónica”

Dando forma a personajes sin forma

¿Puede un fin justificar un medio? ¿Es el camino al bien una trampa, incluso una excusa, para hacer todo el mal posible a un ser humano, o a la humanidad? ¿Son muchas veces las razones de tipo humanitario motivos para llevar a cabo objetivos mucho más personales, mundanos, y egoístas?

Esos son algunos de los aspectos que encierra Scott, probablemente el personaje más desorientador de la saga Aesir-Vanir. Sin forma, aún más sin fondo, es el tipo de personaje que busca que el lector se pregunte: “¿pero qué diablos?…”.

A lo largo de su existencia y de los doce libros, Scott parece disfrutar pasando del bien al mal, y de nuevo al bien, sin que nunca quede claro qué quiere, o qué pretende. Algunos lectores me han preguntado quién es Scott. Yo siempre les digo lo mismo: es, en todo caso, esa sombra que se oculta tras nuestros sueños, y nuestras vanidades…

Fragmento de “Las entrañas de Nidavellir II”. Scott e Yvette se encuentran en una habitación, solos y atrapados en la luna Titán de Saturno…

man-in-shadow

Leer más “Dando forma a personajes sin forma”

De cuando la música era analógica. Y vibraba

Que soy viejo lo puede verificar cualquiera, incluyendo las piedras de la pirámide de Keops, que me vieron dar mis primeros pasos cuando los obreros egipcios hacían su parada para descansar antes de seguir colocando piedras (con ayuda de los extraterrestres por supuesto).

Por eso, como la desaparecida página que tenía en Facebook ha muerto, debido a exigencias de la propia Facebook a los que no les gusto (ni me gustan), pienso que puedo trasladar aquí algunas de mis recomendaciones musicales. Y esa recomendación primera es, cómo no, Sheryl Crow.

Esta cantante estadounidense es también de la vieja escuela, y una de las artistas más auténticas que quedan. ¿Qué quiero decir por auténtica? Bien, es muy sencillo, en realidad: su música es pura, es directa, y es auténtica. Nada de electrónica, más allá de algún teclado. Nada de ordenadores. Nada de efectos especiales. Nada de trucos. Solo música. Guitarras, bajos, baterías, y teclados con amplificadores de válvulas (efectivamente, se siguen construyendo gracias al sonido que dan). Guitarras Fender y Gibson, y amplis Marshall. Todo auténtico. Y solo ella, y su banda. Nada más. Y nada menos.

En unos tiempos donde la música suena a producto envasado, Sheryl Crow sigue tocando en directo con sus compañeros, armada de su guitarra, su bajo, su teclado, y su voz, y dándolo todo. Ante 50.000 espectadores, o ante una pequeña sesión con no más de 50, Sheryl Crow es música. Venerable, completa, y auténtica música. Lo que suena es lo que es. Puede tocar rock, pop, folk, country, y lo que se le ponga. No se corta con nada, y lo domina todo.

Son muchos, muchísimos, los músicos actuales que no se atreven al directo, y si lo hacen, es para llevar un sistema de ordenadores tan sofisticado que mientras tocan podrían resolver varios problemas matemáticos complejos, calcular los tres primeros millones de cifras de pi, y obtener las órbitas de doscientas sondas espaciales.

No. Sheryl es solo ella, y nada más. Y de esto queda ya muy poco. Sheryl es la razón por la que sigo escuchando música del siglo XXI. Y espero seguir con ella unos cuantos siglos más. Por lo menos. Gracias, Sheryl, por tu música. Y por ser tan auténtica.

Novela y videojuego se aproximan

Sigue el desarrollo de “Math Combat Challenge”, el videojuego que se inspira y corre paralelo a la novela “Mensajero del Náströnd“. Esta novela se desarrolla tres años después de “Las entrañas de Nidavellir”, y lleva a Sandra de nuevo a Titán, a investigar la desaparición de un agente que persigue las operaciones de un cártel de la droga que se ha hecho fuerte en las rutas comerciales entre Júpiter y Saturno.

Esta novela será completamente gratuita y de descarga libre, siempre con los consabidos derechos de autor eso por supuesto. Pero cualquier lector podrá leerla sin coste alguno. Habrá una versión en Amazon de pago, pero no contendrá más material literario, solo algunos aspectos del desarrollo de la novela y el videojuego.

Este juego tiene una particularidad: no gana quien pega más tiros, sino quien resuelve más ejercicios matemáticos que se van generando aleatoriamente. Es importante sobrevivir y defenderse claro, pero ese no es el objetivo. El objetivo es ser el mejor matemático de la casa. O del barrio. O del mundo.

Aunar novelas y videojuegos es relativamente común, pero en este caso ambas materias nacen a la vez y con el objetivo común de dar dos puntos de vista, y dos formas de conocer, el desarrollo de esta historia. Se espera tener a punto ambas para como máximo mediados de agosto, aunque el juego en sí es probable que está ya a la venta a finales de este mes de julio. De momento la recepción está siendo buena, lo cual es un aliciente más para dejarlo todo a punto. Muchas gracias.

mc2_sandraleader
Escena tomada directamente del juego, con la base que es escenario en “Las entrañas de Nidavellir” y también en “Mensajero del Náströnd”. Por la pintada puede verse que Sandra, la protagonista, goza de algunos apoyos

Una nueva y encantadora partícula

Estos días se está hablando en la prensa especializada del descubrimiento de una partícula “encantadora” (charming, en inglés). El uso de este adjetivo no es casual, ya que dos de sus partículas que la componen son de tipo “charm”, que en español significa “encanto”. ¿Por qué se llama así? Bueno, porque había que ponerle un nombre, y los físicos teóricos también tienen sentido del humor, incluso he conocido a alguno que sonrió una vez. Es broma; lo hizo dos veces.

Esta partícula no es elemental. Como todos los bariones, está compuesta de quarks. Bariones muy conocidos son el protón y el neutrón, que están formados por combinaciones de dos quarks “up” y un quark “down” o viceversa. La gracia de esta nueva partícula es que está formada por dos quarks más pesados, de tipo “charm” y un quark de tipo “arriba”, conformando una partícula que tiene una masa cuatro veces la de un protón. Estas partículas se han descubierto en el CERN de Ginebra, y su sigma es ya lo suficientemente alto como para dar por confirmados los datos. El “sigma” es un valor que se usa en cálculos estadísticos y de probabilidad para determinar la veracidad de una información. En general, un sigma 5 o superior indicará la seguridad del descubrimiento. Aquí se ha excedido claramente ya ese valor.

xicc-baryon-lhcb
Nueva partícula en el zoo de partículas de la Teoría Estándar

La partícula recibe el nombre mnemotécnico de Xi-cc++, aunque alguien pronto le pondrá un nombre encantador. ¿Qué tiene de especial esta partícula? Varias cosas:

  • Permite confirmar que la Teoría Estándar, que explica la física de partículas actual, y que predecía la partícula, es correcta.
  • Permitirá ir más lejos en el desarrollo de la cromodinámica cuántica, que es la rama de la física que estudia la interacción de las partículas a través de la fuerza nuclear fuerte.
  • Presenta una estructura muy diferente al de otros bariones, ya que los dos quarks pesados actúan sobre el quark ligero de un modo bastante diferente al de otros bariones, y ello permitirá por lo tanto explorar y conocer mejor la física implicada en las interacciones entre quarks a través del gluón, que es la partícula propia de la interacción fuerte.

Aunque sabemos que la Teoría Estándar no es una teoría final, al no contemplar la gravedad en su modelo (y recordemos, la gravedad no es una fuerza, aunque se puede considerar así en física clásica newtoniana), este tipo de descubrimientos afianzan la confianza de los físicos en el modelo actual, y recordemos una máxima de la ciencia: cualquier teoría debe ser puesta a prueba a través de los nuevos descubrimientos; o bien la teoría se confirma y se mejora, o bien no lo hace, y hay que buscar una nueva teoría más exacta y precisa.

Esto no invalida la anterior teoría, pero la nueva tiene un ámbito mayor. Esto ocurrió con la relatividad general; no invalidó la física de Newton, solo la hizo competente dentro de su ámbito, siendo el ámbito de actuación de la relatividad general mayor. Pero, para muchas cosas, como por ejemplo para solucionar los problemas de mecánica celeste y movimiento de satélites y sondas, la física clásica de Newton es suficiente. Luego, ninguna teoría es buena del todo o mala del todo; depende de su marco de actuación y referencia.

Estos datos del LHC son de hace tiempo; la generación de datos del LHC es enorme, y los físicos necesitan tiempo para analizar esos datos. Por eso llevan un retraso lógico y normal. Los datos de este año se empezarán a estudiar pronto, y recordemos que se han usado energías muy superiores, por lo que nos esperan, con un poco de suerte, interesantes sorpresas. Esperamos verlo pronto.

nueva_particula
Bariones típicos a la izquierda y centro; la nueva partícula a la derecha

Asgardia, la ciudad que nunca será

Lo dije hace poco, y lo repito: la red de satélites de Asgardia, la ciudad que alojará a una perfecta humanidad en el futuro, será usada con fines ilícitos. Y ya ha comenzado: el material que se prepara para enviar al espacio contiene todo tipo de contenidos con derechos de autor. Libros, música, series, películas, etc. Además, ese material que viajará al espacio, “para representar a los ciudadanos de Asgardia”, puede bajarlo cualquier persona, sin ningún problema.

Hay mucha gente que dice que la piratería no es mala. Yo no voy a entrar en que alguien baje un libro o música y lo lea, aunque es ilegal y no debe hacerse, pero tampoco voy a poner el grito en el cielo por algo así. Donde sí voy a poner el grito en el cielo es con esa gente que, además de usar el material de los demás, lo vende para obtener un beneficio. El trabajo de los demás es usado por aprovechados para venderlo y obtener beneficios, que no ven quienes han producido ese material. Contra eso tengo que rebelarme, porque considero que es vergonzoso que el trabajo de una persona o entidad sea la fuente de ingresos de otros que no han intervenido para nada en la producción de ese material.

Bien, pues eso es precisamente lo que se espera con estos “satélites de Asgardia”. ¿Cree que ahí acaba todo? Ni mucho menos. Esos satélites se usarán para gestionar comunicaciones y material fuera de cualquier tipo de control. Estoy por la privacidad, pero no estoy por la labor de facilitar el trabajo de criminales, asesinos, ladrones, y pederastas. Creo que se tienen que trazar unas líneas. Y esas líneas ahora se dibujan en el espacio.

El problema es que el espacio “es de todos”, y con eso cuentan los responsables de Asgardia para eludir responsabilidades legales. Bajo la mentira de crear una “ciudad en las estrellas” están llevando a cabo un plan, muy ingenioso sin duda, y en el que están picando cientos de miles de individuos, con el fin de disponer de una red propia que usen para actividades ilegales de todo tipo.

Los individuos de Asgardia se definen en dos tipos básicamente: los ingenuos que se creen el cuento de la ciudad estelar, y los que ven la oportunidad de expandir sus actividades ilegales gracias a los primeros. Como siempre, un nuevo método, original hay que decirlo, de eludir el control y las responsabilidades. Porque lo del material pirata es solo el primer paso, y ojalá fuese eso todo. Pero no, eso solo es la punta de lanza.

Veremos cómo sigue esta historia, que es evidentemente una patraña vestida de sueño de futuro, y un engaño para miles y miles de ciudadanos. Será interesante ver su evolución. Ah, y que nadie espere ver una “ciudad en las estrellas”, al menos, creada por estos personajes. La ciudad puede que exista un día. Pero no tendrá nada que ver con esta tapadera. De eso puede usted estar completamente seguro.

Asgardia

“Mensajero del Náströnd” en El Club de la Fábula

Hoy estoy muy feliz ya que los responsables de la revista de ciencia ficción “El Club de la Fábula” han tenido la amabilidad de publicar el primer capítulo de “Mensajero del Náströnd” así como una reseña de la relación entre esta obra y el videojuego “Math Combat Challenge“, que se basa precisamente en este texto. Además de unas palabras muy amables hacia este proyecto que aúna literatura y videojuegos. No dejéis de pasaros por sus contenidos, hay todo tipo de material interesante para cualquier amante de la ciencia ficción y fantasía. Y el hecho de que amen la cultura retro me parece un punto muy importante y necesario, en un mundo de inmediatez donde solo se suele valorar lo actual.

Muchas gracias a “El Club de la Fábula” y espero podamos seguir colaborando cuando lo estimen oportuno. Aquí me tienen para lo que necesiten. Y un abrazo a todo el equipo y lectores de la revista.

el_club_de_la_fabula