Crítica de “La increíble aventura de Mariquita Pizpireta en el campo de Giramares”

Preámbulo.

Vaya por delante la gran dificultad que supone, al menos para mí, hacer una crítica literaria. Probablemente tenga mucho que ver que conozca, creo que con razonable entidad, la problemática que supone escribir una obra literaria de una calidad, al menos, aceptable. Obviamente dejamos de lado las faltas de ortografía y problemas de estilo graves que, sin duda, son elementos de valoración objetivos. Pero ¿cómo valorar un libro, o, por extensión, cualquier obra artística?

También quiero hacer una confesión: sí, es cierto, conozco a la autora. Y sí, es cierto, es una gran amiga desde hace muchos años. Eso puede restar algo de credibilidad a mi crítica, pero puedo asegurar al amable lector de que procuraré ser todo lo objetivo que mi mente de reptil pueda permitirme.

La increíble aventura de Mariquita Pizpireta en el campo de Giramares (Esther Tejero).
La increíble aventura de Mariquita Pizpireta en el campo de Giramares (Esther Tejero).

Conversación típica.

Bien, una vez comentados estos dos aspectos, vamos con la típica conversación. Alguien se acerca a un escritor, y le pregunta:

—Hola, veo que te dedicas a escribir.
—Pues sí.
—Vaya, qué interesante… ¿Y qué escribes?
—Cuentos para niños.
—Ah, claro… Cuentos para niños… Vale, tengo que irme, hasta luego…

Efectivamente. Tenemos un grave problema con el concepto de “cuentos para niños”. Bien, siendo realistas, tenemos un grave problema con la literatura en general, denostada y olvidada. Pero vamos a centrarnos en los “cuentos para niños”.

Escribir cuentos para niños es una tarea enorme, compleja, y  difícil. Tendemos a pensar en que “son niños”, pero no, no son niños. Son niños, pero son seres humanos. Más pequeños, pero su cabeza no es la de una ameba. Saben pensar, saben reaccionar, saben elaborar ideas, y, muy importante, saben, y aprenden, a tratar con los adultos para obtener el mejor beneficio de estos. No nos engañemos; los niños son pequeños, pero saben muy bien lo que hacen.

¿Cómo puede un adulto acercarse a la mente de un niño para infundirle ideas y conceptos que le sean útiles a lo largo de su vida? De muchas maneras, claro, pero una de ellas, muy poderosa, es con cuentos infantiles. Escribir estos cuentos infantiles es un trabajo arduo, complejo, difícil, porque quien los escribe no es un niño (en general), aunque tenga la famosa “mente de niño”. Pero la edad nos hace olvidar muchas cosas, y aprender otras. Escribir cuentos es, por lo tanto, una tarea que yo diría titánica, porque ha de acercarse a los chicos, y a de infundirles ideas y conceptos adecuados a sus edades, y, muy importante, con la forma precisa para que puedan captar esas ideas y conceptos. No estamos hablando de cualquier cosa. Escribir para adultos es difícil. Pero escribir para niños es doblemente difícil.

Yo he venido a hablar de su libro.

Vamos pues, ya sin más dilación, a entrar en lo que interesa: la crítica de “La increíble aventura de Mariquita Pizpireta en el campo de Giramares”.

Portada.

¿Cómo se presenta “La increíble aventura de Mariquita Pizpireta en el campo de Giramares”? De entrada, el título ya es una señal de aventura infantil pensada para niños. El título es largo, y lo es a propósito, para que transmita ya una emoción, para que el niño o la niña ya de entrada sepa que va a leer algo que le va a deparar emociones y aventuras.

El dibujo de la portada corresponde a José Álvaro Sánchez Guerrero, que también ha realizado las ilustraciones interiores. Hay que decir que es un dibujante genial, que capta muy bien la esencia de los personajes y las situaciones, algo que ayuda mucho a los niños a trabajar la imaginación. Ellos luego pondrán el resto de elementos para configurar cada escenario. Sin duda una buena portada es importante, y en este caso, el acierto es muy grande.

Forma.

El libro contiene 156 páginas, pero con una letra relativamente grande que imita una escritura a mano alzada, con una serie de dibujos del mismo dibujante, que siguen consiguiendo su propósito de dar un modelo a los personajes. Quizás lo que habría que cambiar es el título del libro y nombre de la autora en la zona superior, ya que tienen el mismo tipo de letra y están muy cerca del texto, y uno tiende a leerlos constantemente.

La distribución del texto es uniforme, y los capítulos no son largos, perfecto para que el lector vaya pasando páginas con avidez. Además, los finales de cada capítulo dejan abiertos interrogantes para que los lectores, porque se supone que puede haber un lector adulto leyendo la obra a varios chicos, puedan preguntarse qué va a pasar. De hecho, el libro está construido para que un lector adulto haga que varios chicos interactúen con la historia, lo cual crea un entorno participativo excelente para el desarrollo y la iniciativa de los chavales.

Contenido.

Y llegamos a la clave principal: el contenido. ¿Es bueno? ¿Es malo? Es difícil responder, porque, como decía antes, cada cual tendrá sus gustos. A mí me ha parecido un libro maravilloso. Y enumeraré las razones con algo de tiempo, qué cosa rara es esto del tiempo. Vamos a ello:

La trama

Ojo, sin “spoilers”. La trama trata de un grupo de amigos, donde un pequeño insecto, Mariquita Pizpireta, tiene que lidiar con una pesada flor, una petunia, que le está poniendo las cosas difíciles a ella y al resto de compañeros. Básicamente la historia se centra en el desarrollo de una serie de aventuras, donde se van introduciendo personajes, y también personas, que se convierten en personajes. Esto incluye a la propia autora, que en ciertos momentos interactúa con los personajes.

No espere el lector escenas de “Misión imposible”, porque este es un libro de cuentos. El ritmo es rápido, y no cansa en ningún momento. Los personajes están muy bien definidos, cada uno con su estilo y personalidad, teniendo en cuenta, obviamente, que los modelos son adecuados para ser leídos por gente menuda, y aceptados rápidamente.

El lenguaje

El lenguaje es refinado y culto, como no podía ser de otro modo viniendo de quien viene, una persona muy versada en las letras, y perfecta conocedora del idioma. Leyendo esta obra, uno parece creer estar leyendo una obra de estilo clásico, quizás escrito hace bastantes años, cuando se cuidaba el lenguaje y la formas. La razón es sencilla: a diferencia de obras modernas, que usan un vocabulario corto y muy directo, aquí se usa un lenguaje rico y completo. Algunas personas comentan que esto es malo, que confunde a los chicos. No. Confunde a quien no quiera desarrollar su cultura lingüística y su vocabulario. Los chicos necesitan conocer cuantos más términos mejor, y los libros siempre han sido uno de los mejores canales para ello.

Esther trabaja con el lenguaje de forma magistral, llevándolo de forma que un chico pueda leerlo si tiene ya una cierta capacidad de lectura y de comprensión lectora. Si no, un adulto hará esa función, y podrá enseñar al chico, o chicos (y chicas) esas expresiones. Qué mejor manera de aprender a expresarse que con un libro, y un adulto que supervise. Recordemos algo muy importante: los cuentos infantiles no sólo han de contar historias; han de aportar conocimiento a los jóvenes. Al menos, yo creo que es una labor muy importante.

El mensaje

Y llegamos al mensaje. ¿Qué transmite esta obra? Podríamos, en un primer nivel, hablar de amistad, de compañerismo, y de lucha por unos ideales, los de preservar un mundo que es manipulado y que muere en manos de un personaje dañino y que engaña como forma de diversión. Pero creo que es bastante más profundo, y no explicaré exactamente por qué para no desvelar la trama. Tan solo diré que, al final, se da un mensaje de atención: debemos recordar que nunca perdemos del todo, pero tampoco nunca ganamos del todo. La vida, en general, se basa en pequeños pasos, que nos pueden llevar a un gran triunfo, pero aún así, debemos ser precavidos, porque, en el mejor momento del triunfo, pueden surgir dificultades inesperadas.

Este mensaje es inspirador, y bien explicado y razonado, puede ayudar a que un grupo de chavales reflexionen y atiendan a unos ideales que, aunque contados de una forma sencilla y propia de un libro infantil, sin embargo son fundamentales para todos, tanto pequeños como mayores.

Es curioso, pero estoy convencido de que mucha gente mayor no comprenderá este libro, por una sencilla razón: no están capacitados para ello. Y me explico: el modelo educativo actual se basa en la imagen, en la inmediatez, en la recompensa. Precisamente este libro pretende enseñar cómo el trabajo en equipo, la paciencia, y la comprensión, pueden ayudarnos a construir un mundo mejor. El problema es que está escrito de una forma culta, elaborada, que, aunque es para niños, no lo será para muchos mayores, que no han tenido la formación necesaria para poder leer un libro así.

Esto nos lleva a una curiosa paradoja: en ciertos momentos, pensé en la posibilidad de que fuese un niño o una niña, amante de la lectura, el que explicase, a un grupo de adultos, las maravillas que contiene esta obra literaria. Son las paradojas que generan ciertas situaciones educativas. Pero en fin, de eso hablaremos otro día.

Conclusión

Sencillamente, es un libro altamente recomendable, lleno de amor, de mensaje, y con un aviso: la tolerancia es la clave para conseguir el éxito. También la amistad, y, muy importante, recordar que, muchas veces, las apariencias engañan. Tenemos que emitir menos juicios de valores, y entrar en los corazones de las personas, porque a veces pueden actuar de forma inesperada, incluso hacernos daño, pero pueden tener razones para ello que desconocemos, y que se descubren si exploramos un poco el por qué de algunas actitudes. Especialmente, es la capacidad de perdonar la que manda un mensaje clarísimo al lector. El perdón, más que ninguna otra faceta del ser humano, es el que abre nuevas oportunidades. Un mensaje maravilloso que construirá jóvenes, y no tan jóvenes, llenos de esperanza y, sobre todo, más justos y más equilibrados, tolerantes, y mentalmente fuertes.

Una obra imprescindible, que recomiendo encarecidamente. Y colorín colorado, esta crítica se ha acabado.

Iñaki Campomanes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.