“Las entrañas de Nidavellir I” gratis en Amazon

Durante los días 23, 24 y 25 de julio, “Las entrañas de Nidavellir I: la nave” estará en su versión Kindle disponible de forma totalmente gratuita en Amazon (téngase en cuenta que el 23 se cuenta según la hora de la costa oeste de Estados Unidos, por lo que han de pasar unas horas cuando sea el 23 en hora de España, variará según países en otras zonas del mundo) .

Ambientada en 2153, cien años después de “Operación Fólkvangr”, esta novela nos lleva a contemplar a Sandra, que se encuentra frente a un dilema: o acude a Titán para llevar a cabo una investigación sobre un descubrimiento de la Titan Deep Space Company, o ella y la especie humana deberán afrontar una pena de dimensiones inimaginables.

Sandra se tendrá que someter a una serie de situaciones de gran estrés que la transformarán para siempre, y que terminarán por convertirla en un nuevo ser, en el que los restos de su antigua condición son barridos por una realidad que dejará profundas marcas en su mente para siempre.

Este libro pertenece a la Saga Aesir-Vanir, y su lectura no requiere de la lectura de los libros anteriores. Espero que la disfruten.

portada_nidavellir_pres

Anuncios

Homenaje a mi abuelo el sastre: recuerdos de un exilio

Hoy en día se habla bastante de los abuelos de la guerra. Con el triunfo de Pablo Casado para liderar el Partido Popular, mucha gente se ha fijado en su abuelo, que fue condenado por tener un carnet de la UGT. Por lo poco que he leído, el abuelo de Pablo Casado fue un hombre realmente admirable. Era médico, y su trabajo por la medicina fue siempre su estandarte, sin importar bandos ni opiniones.

Pablo Casado es el mismo que hace un tiempo hablaba de los abuelos y de las fosas, y de superar todo ello. Pero ¿cómo se supera tener a tu padre, a tu abuelo, en una fosa común? Da igual si se era de un bando u otro; era un familiar querido, y queremos que tenga un final digno. Poder recuperar sus restos, y poder darles una sepultura digna. Solo se pide eso. Nada de reclamaciones políticas ni reivindicaciones. Solo recuperar lo que queda de quien tanto se preocupó por nuestros padres y los hijos de sus hijos.

Y me reitero en esto: yo no hablo de política aquí y ahora, hablo de sentimientos, de familia, de recuerdos. Hablo de nuestros seres queridos que se fueron, y que no están donde deberían. E insisto: quiero dejar la política fuera. Y eso hago aquí y ahora. Solo hablo de los hombres y mujeres queridos que se fueron antes de tiempo.

puente_de_la_merced_bilbao
Puente de la Merced, Bilbao, años 30

Leer más “Homenaje a mi abuelo el sastre: recuerdos de un exilio”

Mensajero del Nastrond. Capítulo IV

Para acceder al capítulo III pulse en este enlace.
Para acceder al capítulo I pulse en este enlace.

Este es el cuarto capítulo de “Mensajero del Nastrond”, relato ambientado tres años después de “Las entrañas de Nidavellir”. Este relato se incluirá al principio del Libro XII cuando esté terminado.

En este capítulo  las cosas se van complicando. Sandra y Martin parten para la estación espacial, mientras este no cree una palabra de lo que le dice Sandra sobre el origen de la crisis que investigan. Están a punto de abandonar el hotel, y el viaje parece que va a ser un momento de relax y tranquilidad para ambos…

—¡Sandra! ¿Lista para salir? ¡Vamos a perder la nave!
—¡Ya voy, ya voy! —gritó Sandra desde el lavabo. Por fin salió. Martin la miró, y no pudo reprimir una risa.

Deblar_cuadrado

Leer más “Mensajero del Nastrond. Capítulo IV”

Dos ejemplos de desinformación periodística

Suele decirse que todos los medios de comunicación mienten. Todos, menos aquellos que leemos, porque el lector que lee esos medios es porque sabe que no mienten. ¿Y qué medios de comunicación leen esos lectores? Aquellos que son afines a su ideología, y que cuentan aquello que quieren leer.

  1. No creo nada de lo que se dice en los medios de comunicación.
  2. Excepto lo que me dicen aquellos que escriben lo que quiero leer.
  3. Leo lo que hace que me sienta conforme con mis ideas, y rechazo el resto.
  4. Yo estoy informado, el resto del mundo es engañado. Yo soy un ser superior que sé la verdad. El resto, son marionetas en manos de la manipulación.
  5. Acuda al punto 1.

La verdad es que, durante toda la historia de la humanidad, cada medio de comunicación, fuese el trovador medieval, sea una moderna agencia de información, ha contado su versión de los hechos. Pero también es cierto que hay medios que cuentan su versión, pero otros distorsionan la realidad completamente.

medios

Leer más “Dos ejemplos de desinformación periodística”

Moody Blues y el síndrome P.A.

Miércoles, así que toca música. De la entrada musical de la semana pasada, en la que hablaba de amores rotos, alguien podría quizás deducir que el autor de estas líneas pueda ser poco romántico, y que no creo en las relaciones sentimentales.

Es verdad que valoro la amistad por encima de todo, pero eso no significa que no haya un rincón en mí para la sensibilidad y los sentimientos, aunque es evidente que los años tamizan el corazón y transforman las almas a través de la vida. Y la música ha sido durante toda mi vida un canal de comunicación con mis sentimientos, que he proyectado hacia personas que han sido importantes para mí, por un motivo u otro. La música es la fuerza más directa y poderosa del universo, cuando se trata de arrancar una sonrisa o una lágrima a un ser humano.

Lo cierto es que todos tenemos esa canción que nos recuerda algún amor pasado, algún momento importante con alguna persona que era especial. Aquellos amores de juventud, que se caracterizan sobre todo por la pasión, la fuerza, y una alta dosis de locura. Ese amor puro, sincero, y juvenil, que te hace creer que eres el primer ser humano del planeta elegido para algo especial.

IMG_5627
Ahí estoy, con 16 años, y mi primera guitarra, que me habían regalado de novena mano, y que duraba afinada unos 30 segundos. El soporte del micro son dos palos de escoba.

Leer más “Moody Blues y el síndrome P.A.”

Escritores: vamos a dejar de ser políticamente correctos

Hoy me he encontrado con otra de esas noticias que me dejan claro cómo se ha perdido el norte cuando de “ser buenos” se trata. Esa obsesión por querer convertir la literatura y el arte en becerros callados y respetuosos con todas las ideas, que se han de presentar en una nube de luz y amor y paz. Pero el arte no es eso. La literatura no es eso.

Cuando llegan noticias como la de este enlace, donde se acusa a una escritora (de principios del siglo XX) de ser racista por los comentarios que vierten algunos de sus personajes, me echo a temblar. Si vamos a empezar a criticar a autores de siglos pasados por los parámetros actuales, tendremos un problema grave con la inmensa mayoría de artistas desde los tiempos del Imperio sumerio. Juzgar a un ser humano del pasado debe hacerse según los valores, parámetros y modelos de la sociedad en la que vivió ese ser humano.

Claro que los que vivimos ahora estamos siendo perseguidos de forma sistemática. Tenemos que ser buenos, y escribir historias preciosas llenas de buenos que son además políticamente correctos. Contar la verdad en una novela explicando los horrores de la sociedad actual, paradójicamente sirve para que te acusen de formar parte de ese horror, cuando lo que se hace es denunciarlo, tarea que siempre ha tenido el arte y la literatura.

Autocensura-2

Leer más “Escritores: vamos a dejar de ser políticamente correctos”

Mensajero del Nastrond. Capítulo III

Para acceder al capítulo II pulse en este enlace.

Este es el tercer capítulo de “Mensajero del Nastrond”, relato ambientado tres años después de “Las entrañas de Nidavellir”. Este relato se incluirá al principio del Libro XII cuando esté terminado. En este capítulo, Sandra decide que Martin puede serle de ayuda en la investigación, aunque va a imponerle sus propias condiciones…

Sandra volvió de la base abandonada, donde había estado hablando con Susan, la cual le había dado todos los detalles de ese grupo de fanáticos conocidos como “Hijos del Nastrond”. También hablaron de los recuerdos de tres años atrás, y Sandra insistió en saber algo más de Scott. Susan insistió en no contarle nada. El misterio de Scott parecía seguir siendo impenetrable.

La puerta del hotel se abrió. Martin apuntó con el phaser hacia el exterior. No hizo falta disparar. Era Sandra, que le miró indiferente, mientras pasaba al interior cerrando la puerta, conectando la terminal de la computadora de la habitación, y examinando algunos datos. Tras unos segundos, Martin comentó:

nastrond_cuadrado

Leer más “Mensajero del Nastrond. Capítulo III”