Nueva colaboración con El Club de la Fábula

Vuelvo del Hades, por cierto un lugar encantador lleno de gente interesante, para informar de que la revista y web de ciencia ficción “El Club de la Fábula” ha tenido la amabilidad de publicar una segunda colaboración relacionada con mis trabajos. En este caso, se trata de la conferencia que di en las instalaciones de la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio, en Madrid, dentro del evento del “Madrid Airsim Meeting” de marzo de 2016.

Esta conferencia fue grabada por la revista aeronáutica “Motor y al aire” que la subió al popular servicio de podcasts de Ivoox. En la charla planteo las posibilidades futuras que podrían permitir al ser humano viajar a las estrellas, siempre desde un punto de vista de los conocimientos de la física actual y las últimas teorías desarrolladas. Naturalmente la especulación es un elemento fundamental en la charla, pero soy de los que cree que el ser humano es capaz de superar retos que otros consideran imposibles, tal como ha demostrado la historia en incontables ocasiones.

Para poder escuchar el podcast pulse en la imagen. Y, para cualquier duda o consulta, aquí estamos.

el_club_de_la_fabula

Asgardia, la ciudad que nunca será

Lo dije hace poco, y lo repito: la red de satélites de Asgardia, la ciudad que alojará a una perfecta humanidad en el futuro, será usada con fines ilícitos. Y ya ha comenzado: el material que se prepara para enviar al espacio contiene todo tipo de contenidos con derechos de autor. Libros, música, series, películas, etc. Además, ese material que viajará al espacio, “para representar a los ciudadanos de Asgardia”, puede bajarlo cualquier persona, sin ningún problema.

Hay mucha gente que dice que la piratería no es mala. Yo no voy a entrar en que alguien baje un libro o música y lo lea, aunque es ilegal y no debe hacerse, pero tampoco voy a poner el grito en el cielo por algo así. Donde sí voy a poner el grito en el cielo es con esa gente que, además de usar el material de los demás, lo vende para obtener un beneficio. El trabajo de los demás es usado por aprovechados para venderlo y obtener beneficios, que no ven quienes han producido ese material. Contra eso tengo que rebelarme, porque considero que es vergonzoso que el trabajo de una persona o entidad sea la fuente de ingresos de otros que no han intervenido para nada en la producción de ese material.

Bien, pues eso es precisamente lo que se espera con estos “satélites de Asgardia”. ¿Cree que ahí acaba todo? Ni mucho menos. Esos satélites se usarán para gestionar comunicaciones y material fuera de cualquier tipo de control. Estoy por la privacidad, pero no estoy por la labor de facilitar el trabajo de criminales, asesinos, ladrones, y pederastas. Creo que se tienen que trazar unas líneas. Y esas líneas ahora se dibujan en el espacio.

El problema es que el espacio “es de todos”, y con eso cuentan los responsables de Asgardia para eludir responsabilidades legales. Bajo la mentira de crear una “ciudad en las estrellas” están llevando a cabo un plan, muy ingenioso sin duda, y en el que están picando cientos de miles de individuos, con el fin de disponer de una red propia que usen para actividades ilegales de todo tipo.

Los individuos de Asgardia se definen en dos tipos básicamente: los ingenuos que se creen el cuento de la ciudad estelar, y los que ven la oportunidad de expandir sus actividades ilegales gracias a los primeros. Como siempre, un nuevo método, original hay que decirlo, de eludir el control y las responsabilidades. Porque lo del material pirata es solo el primer paso, y ojalá fuese eso todo. Pero no, eso solo es la punta de lanza.

Veremos cómo sigue esta historia, que es evidentemente una patraña vestida de sueño de futuro, y un engaño para miles y miles de ciudadanos. Será interesante ver su evolución. Ah, y que nadie espere ver una “ciudad en las estrellas”, al menos, creada por estos personajes. La ciudad puede que exista un día. Pero no tendrá nada que ver con esta tapadera. De eso puede usted estar completamente seguro.

Asgardia

Niños raptados y enviados a Marte, y yo con estos pelos

¡Vamos señora que se me llevan las teorías conspiranoicas de las manos! ¡Llévese dos teorías absurdas y propias de los más ignorantes, y le regalamos una tierra plana y una invasión alienígena con fin del mundo, todo incluido!

En fin, hablando en serio ahora, ya tenemos la nueva teoría conspirativa, que se basa en el rapto de niños para ser usados como esclavos sexuales en una oscura y oculta base secreta en Marte. Pero, ¿no era que no habíamos llegado a la Luna? ¿Ahora estamos en Marte?

¿Cuál es el problema de esta teoría? Es demasiado absurda y estúpida como para creer que alguien se la tome en serio. Pues bien, cientos de miles de personas en Estados Unidos se creen esta patraña, mientras niegan cualquier hecho científico verificable. ¿Dónde radica el problema?

rambla_barcelona
Imagen de una ciudad de Marte un sábado por la tarde

En la educación. Si queremos enterrar este tipo de situaciones, si queremos tener democracias reales, si queremos conseguir países con derechos humanos auténticos, y si queremos un futuro para la especie humana, la palabra secreta que abre la puerta al futuro es muy sencilla: EDUCACIÓN.

Dada una teoría absurda y sin sentido, miles y miles de individuos la creerán porque conecta con el subconsciente de esas personas, que necesitan creer en conspiraciones sin sentido para sentir que sus vidas tienen un significado. Yo propongo raptar a esos niños, y a esos adultos, y llevarlos a la escuela, donde sean educados en valores como el respeto, el pensamiento crítico, la argumentación, y el modelo de reflexión racional, todo ello bajo la idea de que el método científico es hoy por hoy la herramienta ideal para conocer el universo y al ser humano.

Preparo una pequeña broma sobre este tema de las conspiraciones que presentaré dentro de poco. Algo sencillo y sin consecuencias ni ataques a nadie, que nadie se asuste, y que solo tendrá el objetivo de obtener una sonrisa. Por lo demás, recuerde, señor, o señora: su hijo, o su hija, podría ser enviado a Marte como esclavo. Es tan ridículo que sinceramente solo me queda pensar que, algún día, la humanidad dará un salto evolutivo para dejar de creer en fantasías absurdas. Pero tengo mis dudas. Tengo muchas, muchas dudas.

Nos vemos en Marte. Invito a copas a quien venga a mi casa frente al monte Olimpo. Un abrazo.


Otra entrada de la noticia, en el que la NASA se ha visto obligada a negar que tengan niños secuestrados en Marte.

Note el lector que en el enlace que he puesto a la noticia, en los comentarios hay gente que apoya esta idea de que el rapto de niños para llevarlos a Marte es real. No tengo nada más que decir señoría.

Ah, la pequeña broma de la que hablo tendrá que ver con los chemtrails. ¡Avisado está!

Apofis y el problema de los tres cuerpos

No, el título no refiere a la nueva novela romántica-erótica del escritor de éxito de turno. Refiere al asteroide Apofis, un objeto que órbita el Sol del tipo Atón, lo cual quiere decir que se encuentra en un afelio inferior a una unidad astronómica, lo cual quiere decir que se cruza con la Tierra, y sobre su órbita. Es decir, es un candidato al desastre, de eso no cabe duda. Pero ¿cuándo caerá? Ah, amigos y amigas, aquí es donde los oportunistas, catastrofistas, y revistas amantes del “haz click en mi link y te contaré la verdad, pero en la última línea” aparecen. Vamos a verlo.

Es cierto. Ya estamos otra vez. Cada pocos meses, alguien prepara un nuevo fin del mundo. Les encanta. Esto no quiere decir que no pueda ocurrir. De hecho, va a ocurrir. Pero pueden pasar cientos, miles de años. Otra cosa es nuestra civilización como tal, pero eso es más previsible, dado el ritmo que llevamos. El fin de la civilización no supone el fin de la humanidad por supuesto, como hemos visto decenas de veces a lo largo de la historia.

El otro día hablaban de la última generación, la de mediados de los años ochenta, que puede recordar cómo era la vida antes de Internet. Si no tenemos cuidado, no pasará mucho tiempo hasta que veamos la última generación que recuerde cómo era la vida con Internet. Esas cosas pueden pasar. Y pasan.

Pero hoy vengo recomendado por un asteroide de unos 250 metros de diámetro aproximadamente (y no 400, como algunos dicen, eso quedó descartado ya), y que atraviesa la órbita de la Tierra dos veces al año. Este asteroide tenía una cierta probabilidad de caer sobre la Tierra en 2029, según los primeros cálculos que se hicieron cuando se descubrió, en 2004. Posteriores cálculos han limitado a “casi imposible” que en 2029, y luego en 2036, caiga sobre la Tierra. Los cálculos son cada vez más precisos, sencillamente porque cada vez está más cerca el año 2029. Y esto es como el tiempo para el fin de semana; cuanto más cerca estamos del sábado, más preciso es el pronóstico.

asteroide_caida
La caída de un gran asteroide es un espectáculo impresionante, al menos mientras no eres barrido por billones de toneladas de tierra y piedras

Leer más “Apofis y el problema de los tres cuerpos”

Entrelazamiento cuántico en redes, el futuro de las comunicaciones

Tradicionalmente, cuando se da una noticia impactante relacionada con un gran avance en el mundo de la ciencia y la tecnología, siempre suelen aparecer países como Estados Unidos, alguno o algunos de Europa, o Japón. Por supuesto otros países también desarrollan aspectos clave del mundo moderno, pero estos tres componentes son los habituales.

¿Y China? Vamos a tener que ir acostumbrándonos a que China deje de ser ese inmenso país de mano de obra barata, pocos o nulos derechos civiles y trabajos casi forzados. A partir de ahora, tal como se comenta en este enlace, China será un país de mano de obra barata, pocos o nulos derechos civiles, trabajos forzados, y una gran innovación en ciencia y tecnología. ¿Por qué? Ya lo he comentado en otras entradas: China, que es ya la segunda potencia mundial, quiere aprovechar el ridículo que está haciendo Estados Unidos con su presidente medievalista, y Europa con sus interminables rencillas, para tomar las riendas del futuro. Japón es la única que puede ofrecer algo de resistencia, pero el país tiene problemas de diversa índole industrial y social que deberán atajar rápidamente.

luna_tierra
La Luna, objetivo primario de China

Leer más “Entrelazamiento cuántico en redes, el futuro de las comunicaciones”

Extinción del Pérmico-Triásico: la Gran Mortandad

La vida comenzó en la Tierra mucho tiempo atrás, hace unos 3500-3800 millones de años. Hace 600 millones de años, en lo que se conoce como “explosión del Cámbrico”, aparecieron en poco tiempo, geológicamente hablando, una gran cantidad de especies. Aunque investigaciones recientes sugieren que esa explosión llevaba ya tiempo en marcha, solo que los restos fósiles de tanto tiempo atrás son escasos, y fragmentarios. Pero algo había de suceder, tiempo después. Un hecho que marcó la Tierra de una forma como nunca se había visto. Fue en la confluencia del fin del Pérmico con el inicio del Triásico, la primera fase de lo que antes se llamaba “Era Secundaria”, y que ahora suele denominarse “Era Mesozoica”, formada por el Triásico, el Jurásico, y el Cretáceo: el reino de los dinosaurios.

Pero viajemos en el tiempo 252 millones de años atrás. Y observemos un hecho increíble: la mayor de las cinco extinciones habidas hasta ahora.

permico 2

Leer más “Extinción del Pérmico-Triásico: la Gran Mortandad”

Asgardia, el secreto está en los cielos

Este es uno de esos artículos ciertamente ácidos. Pero es que hay cosas que me molestan, la verdad. Cuando la gente es engañada, o manipulada, y cuando se juega con los sueños de cientos de miles de personas, no puedo mantenerme en silencio. Si se usa el espacio para ello, la próxima frontera de la humanidad, mi acidez se pone en líneas rojas. ¿Alguien tiene un antiácido?

Hace un tiempo hablé de Asgardia, la ciudad de los dioses, esa ciudad en el espacio, que tiene como finalidad crear una nueva sociedad humana. Más justa, más equitativa, más libre… para aquellos que superen las pruebas. Para aquellos que sean adecuados. Para aquellos que sean los elegidos. Para los más puros, más inteligentes, y más bellos.

¿Les suena? Claro que sí. Lo hemos visto muchas veces, aquí mismo, en la Tierra. Se trata de lo de siempre: crear una raza superior, con los mejores hombres y mujeres, donde tendrán cabida las mejores mentes. ¿Y el resto? ¿Qué harán con la gente como yo? Dónde estará nuestro lugar? Por supuesto: nos llevarán en algún tren al olvido, en el gulag de la Tierra. En cualquier agujero. No hay sitio para todos en los cielos de Asgardia.

¿Cree que exagero? Me temo que este tipo de actitudes nunca se exageran, lamentablemente. Este tipo de ideas sobre razas superiores siempre superan anteriores experiencias. Y ya sabemos cómo acaban siempre.

Asgardia
Detecto un insoportable olor a secta y manipulación

Leer más “Asgardia, el secreto está en los cielos”