50 aniversario del Apolo XI (I): Conspiraciones

Voy a preparar dos artículos en relación al 50 aniversario de la llegada a la Luna. Un acontecimiento que, lejos de ser una fantasía, pude seguir en directo, y que recuerdo perfectamente como si fuese ayer. Diez mil empresas, y cien mil personas, estuvieron implicadas en aquel gigantesco proyecto, en el que se competía frente a la Unión Soviética por llegar a la Luna.

¿Por qué no se volvió? Porque los grandes proyectos controlados por políticos, y no por la ciencia, tienen como finalidad dar golpes de poder en la mesa, no crear ciencia y progreso. Y porque aquellos vuelos tenían el 50% de salir mal, como ya expliqué en su momento.

En esta primera parte quiero hablar de los ignorantes diplomados. Gente con formación que creen que tienen conocimientos de su entorno, y, en realidad, no saben nada. Gentes cuya manipulación es sencilla, directa, y tremendamente efectiva. Cualquier mentira es reconocida como real de inmediato. Cualquier hecho relevante ignorado y vilipendiado. E incluso se burlan del mundo. En su ignorancia se sienten superiores a los demás. Recordemos la frase:

“La ignorancia es atrevida”.

Lo cierto es que sí se llegó a la Luna. Y, como le dije a alguien hace poco, “si te llevaran allá y te mostrasen los restos, seguirías sin creerlo, porque eso rompería tus creencias absurdas e irracionales”.

apolo_xi_50_aniversario
Si usted dice que la foto es falsa porque no se ven las estrellas, estudie “apertura del diafragma y exposición” en un manual de fotografía, o consulte a un fotógrafo. Si usted dice que es falsa porque la bandera ondea, piense que se dejaron la puerta abierta en el set de cine y hacía mucho viento aquel día, y no se dieron cuenta de cerrar la puerta. Tanto esfuerzo por engañarnos y se descubren por una corriente de aire. Menos mal que nosotros estamos aquí para descubrir sus mentiras

Leer más “50 aniversario del Apolo XI (I): Conspiraciones”

Anuncios

Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra

“El mundo era antes de nacer, es mientras vivimos, y será cuando dejemos este mundo”.

¿Cuál es la impresión que muchas personas tienen, durante sus vidas, de su entorno? Creen que el mundo, la Tierra, siempre ha sido igual. Inamovible. Estático…

Ah, sí, hubo un tiempo de pirámides, luego un imperio romano, una edad oscura, y luego inventos y descubrimientos que dieron lugar al automóvil, a los aviones, y a Internet. Pero la gente siempre ha sido gente, y la naturaleza siempre ha estado ahí. Incluso con los dinosaurios el mundo era básicamente el mismo.

Estas son concepciones clásicas, basadas en la idea de que todo es más o menos fijo, de que las vidas pasan, pero que la Tierra permanece. Un escenario que fue siempre así, y siempre será así. Las religiones y sus libros sagrados acentúan esa idea: desde el primer día, el mundo es el mundo tal y como lo conocemos. Plantas, animales, montañas, y vida en general.

Por supuesto, todo ello es un tremendo error de proporciones bíblicas, nunca mejor dicho. ¿Por qué?

Porque la mayor parte de la historia de la Tierra fue la de un yermo infinito sin vida y sin color. Una especie de Marte, donde la vida, muy abundante en el mar, era muy simple, y se concentraba en el agua. Ni bosques. Ni pájaros y su cantos. Solo silencio…

marte_superficie
Imagen de Marte. La Tierra fue así durante 4.000 millones de años. Sin bosques, sin animales, sin vida. Dentro de 1.000 millones de años la Tierra volverá a este estado. Ni ciudades, ni políticos pidiendo el voto, ni Twitter, ni concursos para elegir la mejor canción… Solo polvo, viento, y olvido

Leer más “Precámbrico: el eterno yermo de la Tierra”

La caída a los infiernos de la NASA

Seguimos en esta nueva entrada en la Luna. Bueno, al menos es donde parecen estar algunos, cuando hablan de viajar a nuestro satélite natural para 2024. Una idea del todo descabellada y absurda, de la que ya he hablado, y lo seguiré haciendo en un tono crítico, hasta que se recupere el sentido común.

Porque parece que últimamente algunos responsables andan soñando con fantasías de ciencia ficción, y no quieren ver la dura y terca realidad de lo que supone un proyecto de esta envergadura. Vamos pues con una nueva entrada, donde veremos cómo ese maravilloso plan para ir a la Luna en 2024 empieza a desmoronarse, y lo hace además más pronto de lo que hubiese imaginado.

laluna_2024

Leer más “La caída a los infiernos de la NASA”

El camino a la Luna: aspectos de ingeniería para el año 2024

Empezaré esta disertación con una idea muy sencilla:

Imagine que trabaja en un observatorio, con un nuevo y potente telescopio. Y está llevando a cabo una investigación sobre el Sol. Su telescopio es el mejor instrumento para ello, especialmente diseñado para esa tarea. ¿Cuándo podrá empezar la investigación cada día? Como mínimo, cuando salga el Sol. Parece absurdo. ¿Verdad?

No lo es. Muchas veces, en la vida, al hablar de proyectos de ingeniería, muchos pretenden que el Sol salga antes de tiempo. Lo he vivido muchas, muchas veces yo personalmente.

Siguiendo con el símil, si cada día necesito que salga el Sol para empezar a observarlo con ese telescopio, con el fin de preparar un estudio, tendré que esperar a que salga el Sol. No puedo adelantar la hora de la salida del Sol, por mucho que me empeñe, por mucho dinero que ponga encima de la mesa. Por mucho que me amenacen. Por mucho que me digan que me darán una promoción si empiezo a observar el Sol a medianoche.

En el mundo de la investigación y la ingeniería, muchos inversores actualmente pretenden obligar a los investigadores e ingenieros a que salga el Sol a medianoche. Y luego pasa lo que pasa: investigaciones absurdas, conclusiones sin sentido, dinero tirado a la basura porque se quieren llevar a cabo trabajos en tiempos inferiores al mínimo físicamente posible…

Esto es lo que ocurre hoy en día. Y un ejemplo es el viaje a la Luna que pretende llevar a cabo la NASA para el año 2024. Una vez más, quieren que salga el Sol a medianoche.

astronauts_lunar_craterv2
Imagen artística del viaje a la Luna para 2024. Y es artística porque nunca se dará en 2024.

Leer más “El camino a la Luna: aspectos de ingeniería para el año 2024”

Discursos, la Luna, y el viaje a ninguna parte

Los que tenemos el pelo más blanco que la nieve, y muchas cicatrices en la piel, recordamos un tiempo en el que no existía Internet, ni youtubers, ni influencers, ni tendencias, ni trending topics. Si quedabas con alguien y te equivocabas de sitio jamás te encontrabas con esa persona. Si habías quedado con alguien y pinchaba la rueda del coche, el que esperaba no sabría nada hasta horas después. ¿Cuántas veces nos quedábamos esperando a alguien que nunca llegaría, porque le había surgido un problema, y no podía comunicarse? Tras esperar un tiempo determinado, pagabas la cerveza y te ibas. Y luego se aclaraba todo.

Ahora, con un mensaje, todo eso queda solucionado. Gracias a la tecnología. Y al espacio. Esa tecnología espacial que la gente desprecia, y que es la base del mundo moderno. El mundo se ha vuelto rápido. Y práctico. Y superficial. Ya lo dijo Carl Sagan: “el mundo depende de tecnologías que casi nadie conoce ni les importan. Eso es un caldo de cultivo para el desastre”. No lo digo yo; lo dijo Sagan en los ochenta.

Entonces, ¿cómo es posible que se alcanzara la Luna? Y seis veces, además. Mucha gente no lo cree. Mucha gente cree que todo fue una gran mentira. Y que los rusos callaron, o fueron engañados. ¿Los rusos, engañados? ¿De verdad? ¿Pero es que creen que los rusos son tontos, o algo así? ¿De verdad alguien piensa que los rusos cayeron en una hipotética trampa de los Estados Unidos? Es inconcebible. Los rusos no fueron engañados; simplemente vieron que habían perdido la carrera del viaje a la Luna. Y punto. No hay nada más que añadir, señoría.

Pero no. Esas gentes son  incapaces de creer en el ser humano, y en sus posibilidades. Por eso no creen que se llegara a la Luna. Pero se llegó. Y ahora anuncian que se vuelve. Y en cinco años. ¿Será verdad? Vamos a verlo.

earth-moon-mars_2018-2
Esquema de la NASA para las próximas etapas de los viajes a la Luna y a Marte

Leer más “Discursos, la Luna, y el viaje a ninguna parte”

SpaceX y NASA: dos naves, dos destinos

Vamos a dar una vuelta por el espacio, primero hasta la Estación Espacial Internacional (ISS), y luego hasta la Luna. De ahí seguiremos hasta Marte, dando una pequeña vuelta por los asteroides para comprar algo para los niños a la vuelta. Sin duda, el futuro tiene varios nombres clave, y de dos de ellos voy a hablar ahora: SpaceX, y la NASA.

En estos días la cápsula Dragon de SpaceX ha conseguido ir a la estación espacial Internacional, llevando un muñeco con sensores que simulaba un ser humano. La idea era probar si la cápsula es apta para llevar vida humana hasta la estación y volver. Es de esperar que, si todo ha ido bien, como parece, en una próxima misión suban ya dos astronautas hasta la ISS, dos astronautas que ya han sido elegidos, y se están preparando para ello.

dragon
La cápsula Dragon y el nuevo traje espacial. Si se le añade el símbolo adecuado y unos cañones láser hasta Luke Skywalker podría pilotarla

Leer más “SpaceX y NASA: dos naves, dos destinos”

Marte: el momento crítico

De vez en cuando aparecen titulares falsos en periódicos importantes, que dicen que un asteroide va a estrellarse contra la Tierra. Luego, cuando se entra al detalle, se dice que, si ocurre, será dentro de cien años con una probabilidad entre cien mil. Y, en realidad, teniendo en cuenta un rango de cien años, o de doscientos, tampoco ese cálculo puede darse como real, debido a las inherentes deficiencias de la mecánica celeste y del problema de los tres cuerpos.

Pero eso no significa que no pueda ocurrir, incluso en un mes. Podría detectarse un asteroide nuevo directo hacia la Tierra, capaz de destruir una ciudad, o un continente, o el planeta entero. Ha ocurrido en el pasado. Y la pregunta no es si volverá a ocurrir, sino cuándo volverá a ocurrir.

Por eso hay que poblar Marte. Es un planeta bastante más pequeño que la Tierra, con recursos naturales abundantes. Su superficie corresponde a la superficie seca de la Tierra. Sin embargo, llegar hasta allá supone retos muy diversos. Recientemente se ha comprobado que uno de los problemas más graves a los que se enfrentarán los astronautas está en las relaciones personales.

En experimentos de aislamiento simulando el viaje, los astronautas perdían el control, debido a roces y conflictos. Es normal, somos seres humanos, y las relaciones son ya difíciles en circunstancias normales, podemos imaginarnos lo que puede ser un viaje de unos tres años y medio metidos en unas zonas extremadamente pequeñas. Para volverse locos.

cohete_marte
Foto del primer prototipo de SpaceX (Elon Musk) para ir a Marte

Leer más “Marte: el momento crítico”