Aspectos de convergencia evolutiva en exobiología

Hoy me gustaría traer a este pequeño blog una reflexión sobre un tema que desde que era pequeño me ha fascinado, a mí, y a millones de seres humanos: los marcianos. Porque así los llamábamos entonces, cuando era joven, aunque ahora el nombre, con más propiedad, sea el de extraterrestres, o, como dirían en la famosa película “Aliens”, “xenomorfos”. Y la teniente Ripley luchando con su lanzallamas. Qué grande.

Se les llame como se les llame, la posibilidad de vida fuera de la Tierra es un hecho, a mi modo de ver, incontestable, si hablamos de probabilidades. Ahora que se sabe que hay millones de planetas, se descubren nuevos planetas constantemente, y que es un fenómeno habitual, la probabilidad de que en algunos haya vida es para mí evidente. Claro que podría estar equivocado. Pero no soy el único que lo piensa. Cada vez, la búsqueda de vida en otros mundos cobra más importancia, por motivos de muchos tipos, incluidos los filosóficos, incluso morales y hasta religiosos.

Eso no significa que encontrar vida compleja, y aún más inteligente, vaya a ser fácil. Ya expliqué en su momento que una cosa son las bacterias. Y otra, seres inteligentes que construyen armas para destruirse a sí mismos y a su planeta… Habría que ver qué inteligencia hay en eso. Pero no importa, vamos a tratar, a efectos de este artículo, al ser humano como inteligente, al menos, tecnológicamente hablando. Y vamos a considerar algo. Si realmente podemos imaginar que hay seres inteligentes en otros planetas, ¿cómo serían?

Primero vamos a explicar brevemente el título del artículo, porque estos términos son la clave del mismo:

kepler-22b_órbita
Uno de los miles de planetas candidatos a tener vida encontrados en la zona habitable

Leer más “Aspectos de convergencia evolutiva en exobiología”

Anuncios

Trappist 1, sistema estelar con siete planetas tipo Tierra

La noticia del día, y del año, en cuanto a astronomía se refiere, y también en cuanto a ciencia en general, es el descubrimiento del sistema estelar Trappist 1, formado por siete planetas tipo Tierra, en el que tres de ellos serían potenciales candidatos para la vida, al encontrarse en la zona de habitabilidad de la estrella.

Aunque escribiré un artículo más completo sobre este tema, de momento he preparado un pequeño vídeo de presentación de este importantísimo hecho, que puede verse en el enlace adjunto.

Hola, ¿hay alguien ahí fuera?

Todo el mundo se pregunta dónde están los extraterrestres. La famosa “Paradoja de Fermi” nos explica que en el universo debería de haber miles de especies inteligentes. Y, sin embargo, no tenemos contacto con ninguno de ellos. ¿Dónde están?

Existen varias posibilidades. La más inmediata es que seamos la única civilización inteligente en la galaxia. Al fin y al cabo, el 99,99% del tiempo la Tierra no tuvo capacidad de disponer de seres capaces de comunicarse con otros mundos, aunque sea de una forma digamos “primitiva” como es la radiofrecuencia. Otra posibilidad es que están ahí, pero las comunicaciones tardan siglos o milenios en llegar, y se distorsionan durante el viaje, como el wifi del vecino que nos llega lento y no nos permite bajarnos la película a la velocidad que quisiéramos.

Otra posibilidad es que se oculten, algo que encanta a los conspiranoicos. Los extraterrestres están ahí, pero no se muestran porque la humanidad no está preparada. Esta explicación me parece muy poco probable, pero tampoco podemos descartarla. Podrían estar ahí fuera, pero también podrían estar ahí fuera 300 dragones mágicos escondidos. Es pura especulación.

O podríamos ser los primeros. O los últimos. Alguien tuvo que ser el primero, y alguien será el último. Todo es posible.

Lo que es cierto es que, mientras contestamos a esta pregunta, la investigación sobre posibles mundos sigue. Stephen Hawking ha declarado recientemente que no deberíamos llamarles. Podrían ser violentos. Pero yo creo que una civilización avanzada lo será porque ha dejado la violencia de lado. Claro que esa es solo mi opinión. Quizás hay una Estrella de la Muerte y un Darth Vader ahí fuera. Quién sabe.

Encontrar vida fuera de la Tierra, incluso microscópica, supondría un salto gigantesco para.la humanidad. De repente, no estaríamos solos. Cambiaría nuestra filosofía, nuestra religión, nuestra cultura. Y nuestra visión del universo. Porque, si no estamos solos, si hay alguien ahí fuera, todo es posible. Colaborar, compartir, y crecer juntos. Eso sería genial. Un gran paso para la humanidad. Y para nuestra supervivencia. No estaría nada mal.

extra

El tiempo hasta encontrar vida en otros mundos

Esta semana la NASA ha anunciado 1284 nuevos planetas descubiertos. Nueve de ellos son de un tamaño similar a la Tierra, y se encuentran en la zona habitable. La pregunta no es si hay vida fuera, sino cuándo será detectada.

¿Cuánto falta para tener constancia de vida en otros mundos? De forma indirecta, en realidad no mucho. Las nuevas generaciones de sondas y sistemas de proceso de señal e imágenes van a procesar no miles, sino cientos de miles de planetas, de tamaños similares a la Tierra, ahora difíciles de detectar. La forma de detectar vida en esos planetas requiere del análisis del espectro de las atmósferas de esos planetas. De un modo similar a cómo se detectaron los los elementos del Sol, este sistema permitirá conocer que atmósferas son probables lugares con vida.

Para ello, se analiza la atmósfera y sus compuestos, y el tipo de planeta que la contiene. Los planetas con vida tienen todos ellos una firma especial: una atmósfera alterada por la actividad metabólica de los organismos que la pueblan. El proceso pasa por una atmósfera inicial que genera vida, luego esta vida transforma la atmósfera, y, finalmente, se desarrolla una segunda generación de organismos capacitados para esa nueva vida. Los organismos originales no desaparecen, pero quedan supeditados a áreas donde se mantienen las condiciones iniciales del planeta.

De este modo, no pasarán más de diez años, puede que menos, para poder tener datos confirmados de vida extraterrestre. Esto por supuesto provocará las clásicas controversias filosóficas, religiosas, y éticas que siempre traen los grandes descubrimientos. Pero también abrirá las puertas a la esperanza. Si hay vida microscópica fuera, hay lugares donde quizás podamos vivir. Incluso una galaxia que compartir. Y eso será una puerta que se abre para el futuro de la humanidad. Merecerá la pena ese viaje. Sin ninguna duda.

HEC_All_Distance