El baúl de los textos perdidos

Todos los que somos de la era anterior a Internet, y  quizás algunos de los que son posteriores, tenemos libretas perdidas con textos que nunca llegaron a convencernos. Relatos, novelas, reflexiones, pensamientos, poemas, ensayos, contenidos en general que quedaron, y quedarán, para siempre, en el baúl de los textos perdidos.

Estaba recientemente escribiendo una nueva entrada para este blog, cuando, al terminar de revisarlo, decidí que el texto no merecía la pena ser publicado. Quizás porque es demasiado personal, quizás porque el contenido no tiene un valor que pueda ser de interés para el lector, o quizás porque, simplemente, no es algo que merezca la pena ser leído.

Visto lo visto, ese texto conforma el número 63 de los textos que tengo aparcados para este blog de La leyenda de Darwan, y que, en su inmensa mayoría, nunca verán la luz. Eso significa que casi uno de cada diez textos que escribo va directamente a la basura. Textos condenados porque no han superado la prueba que nosotros nos imponemos a nosotros mismos. Y la doble pregunta que surge es:

¿Cuál es el punto, cuál es la condición, según la cual, un texto no superará la prueba? ¿Cómo podemos saber si un texto determinado podrá gustar o no al lector?

baul

Leer más “El baúl de los textos perdidos”

Anuncios

Un poco de humor en La leyenda de Darwan

¿Cuánto caos puede haber en un disco duro? Si la entropía de un agujero negro tiende a infinito, ¿la de un escritor puede llegar a superarla? Probablemente.

El caso es que, trasteando entre los cincuenta discos duros que tengo por ahí con quinientas versiones de mil documentos de los libros, me he encontrado una imagen de mi amigo y compañero A. R. Cano, el dibujante y pintor responsable de las portadas de “La leyenda de Darwan”. Se trata de un sencillo y divertido comic relacionado con una escena de “La leyenda de Darwan III: los dientes de Fenrir”, en la que un tripulante se dirige a Helen, a la que llaman “Freyja”, y que es una de las dos protagonistas de la saga Aesir-Vanir (siendo la otra Sandra).

Las tripulaciones de las naves están compuestas por grupos heterogéneos de personas de todos los países, pero es cierto que tienden a reunirse en naves con culturas que le son afines. Por ejemplo, la “Charles de Gaulle” contiene grupos importantes de personas de origen francés. Esto no se explica en los libros, pero se intuye aproximadamente.

En base a eso, Cano dibujó esta pequeña broma de la “nave española”, que parece descuidar sus tareas de defensa de la flota porque están entretenidos en otros temas.

Un pequeño y muy querido documento que quería traer aquí para conservar, y como homenaje a la paciencia que tuvo conmigo durante el diseño de las portadas.

Mientras tanto, sigo con la escritura de los relatos restantes del Libro XII, tarea que está siendo bastante complicada por la falta de tiempo que siempre sufrimos en esta vida atareada que todos llevamos. Espero publicar el siguiente relato, “La caída de los dioses I”, a lo largo de la semana si no explota mi cabeza en el camino.

En este enlace se pueden ver algunos trabajos de A. R. Cano. Muchas gracias.

gol

Homenaje al primer coche en el espacio

Quién lo iba a decir. La traición de los medios, la complicidad de las masas, y el olvido de los ignorantes, le jugaron una mala pasada. Pero algunos queremos reivindicar la verdad. Que está ahí fuera, nunca mejor dicho. Sobre la Luna.

Rover había sido un coche que había nacido a la luz de una nueva era. La era del espacio. La era de una nueva senda. La era de una humanidad que buscaba viajar a las estrellas. Vino a este mundo para demostrar que los viajes no se hacen solo en la Tierra; que se puede viajar por otros mundos, de forma segura, sin peligros, y con el mejor diseño de los mejores especialistas.

Rover fue el coche eléctrico que fue a la Luna. No una vez, sino tres, en los Apollo XV, XVI, y XVII. Fue diseñado para hacer un trabajo: permitir a los astronautas recorrer distancias que no podrían caminando, y de esta forma analizar mucho mejor las características geológicas de la Luna. Fue una herramienta de trabajo sensacional, que dio un resultado altamente satisfactorio.

Ahora, todo el mundo habla del coche Roadster de Tesla. Un pedazo de hierro inútil que flota en el espacio, y que ni siquiera viaja a donde estaba planificado. Además, se ha calculado que podría estrellarse contra la Tierra, o contra Venus. Un trasto inútil flotando en el espacio para llenar el ego de un hombre, que podría haber lanzado algo útil, como una sonda, o un satélite, o cualquier otra cosa que se le ocurriera a algún genio de la ciencia.

Pero no, había que lanzar un coche que no sirve para nada fuera de la Tierra, con el fin de convertir el espacio en la primera campaña de publicidad de la historia.

Por eso, va aquí, en este pequeño homenaje, mi dedicatoria a Rover. El que sí fue primer coche en el espacio. Y además, diseñado para viajar al espacio. Y que además, dio un servicio al progreso de la ciencia. Queremos trastos útiles flotando en la galaxia. No anuncios de empresas para llenar la galaxia de publicidad. Ya tenemos bastante en la Tierra. Anuncios, y ego. Dejemos eso aquí, y salgamos fuera con un poco más de humildad, y con toneladas de curiosidad por conocer el universo.

Rover fue el primero. Se podrá olvidar. Pero su gran servicio al progreso nadie, nunca, lo podrá negar. Gracias, Rover.

Apollo15LunarRover
Tus amigos no te olvidan

Las cuatro fases depresivas del escritor

No falla: cada vez que un escritor termina de escribir algo, tenga dos líneas, o doscientas mil, ocurre lo mismo: depresión. ¿Cómo soy capaz de escribir esta basura? ¿Por qué he perdido la inspiración? ¿Qué castigo me envían los dioses desde el Hades de la locura?

No a todos los escritores les pasa, pero seamos sinceros: la mayoría pasan por un proceso que es, por lo general, descendente, y que tiene cuatro fases.  Son las cuatro fases depresivas del escritor. Vamos a verlas.

frustration-cartoon

Leer más “Las cuatro fases depresivas del escritor”

Cuando no crees que solo crees en lo que quieres creer

Hablaban el otro día en un diario de por qué no nos creemos lo que se nos dice cuando se nos dice algo que no queremos creer. Básicamente, los seres humanos tendemos a crear una serie de principios que modelan nuestra vida y nuestra personalidad, y que es fruto de las experiencias, la cultura, y la educación que hemos recibido.

Cuando no se enseña a desarrollar un espíritu crítico adecuado y adaptativo, tendemos a crear nuestro propio modelo crítico, en el que damos valor a aquello que nos hace sentir cómodos, o, como se dice ahora, “en nuestra área de confort”.

En los comentarios, mucha gente criticaba un estudio que quería demostrar que solo creemos aquello que queremos creer, con críticas que indicaban que el estudio solo quería hacernos creer en lo que el estudio quiere hacernos creer, demostrando, una vez más, que un estudio que quiere demostrarnos que creemos solo lo que queremos creer, lleva a muchos a no creer en ese estudio que precisamente pretende demostrar que solo creemos lo que queremos creer.

Deberíamos ser cuidadosos con todo lo que escuchamos y leemos, y no creer cosas por el simple hecho de que concuerdan con nuestras ideas, y eliminar aquellas que no lo hacen. Disponer de un espíritu crítico, saber elegir fuentes, y eliminar aquellas que son tóxicas y manipuladoras, es algo sin duda complejo y difícil.

Porque cada fuente tiene sus propios intereses, pero es evidente que algunos tienen tendencias políticas, pero otros tienen tendencias sociales, que pretenden cambiar a la opinión pública mediante la manipulación directa y la mentira. Hay mucha gente ganando dinero ahora mismo con la mentira.

Y ese es, sin ninguna duda, el problema principal a tratar en estas sociedades modernas e hipercomunicadas. Y créame cuando le digo que este problema cambia poderes constantemente. No lo digo yo; lo dice la historia, que tiene ejemplos claros y concisos.

confianza

Extracto de “Las cenizas de Sangetall”

Tres años después de los sucesos de “Operación Fólkvängr”, Sandra ha decidido que va a buscar y a encontrar a su padre, a cualquier precio y usando los medios que sean necesarios.

La primera pista la lleva a Amiens, Francia, donde conoce a una joven llamada Alice Bossard, la hija del almirante Bossard, amigo de su padre. Pero el almirante ha sido asesinado sin que haya ninguna pista del móvil o de los responsables, y Alice parece tener la clave de la muerte del almirante, y una extraña conexión con la investigación que está llevando a cabo.

Sandra decide entonces acudir a uno de los pocos conocidos de su padre en que puede confiar, Javier, que accederá a ayudar en la investigación, por motivos que no revelará a Sandra de forma inmediata. Javier se ve en la tesitura de tener que acceder a una céntrica y carísima joyería de París, y representar un papel de hombre duro y atrevido que nunca imaginó tendría que llevar a cabo…

sangetall_fb02

Leer más “Extracto de “Las cenizas de Sangetall””

Matemáticas divertidas, una ecuación a resolver

Llegan las navidades, y los pequeños de la casa, los que puedan, recibirán sus correspondientes regalos. Básicamente podemos dividirlos en los clásicos, de los que siempre se anuncia su final sin que llegue, afortunadamente, y los nuevos, que se centran, sobre todo, en las siempre atractivas consolas que casi todos los niños quieren. Consolas para los niños que, no nos engañemos, disfrutan mucho, y a veces mucho más, los padres.

Es importante, es fundamental, que los niños jueguen. Obsesionarse con los estudios es tremendamente negativo, y la presión excesiva para que los críos estudien solo provoca una reacción adversa. Tampoco es bueno que se pasen el día jugando a la consola, pero no lo olvidemos: tampoco es bueno que se pasen el día jugando al fútbol, o practicando cualquier otra actividad. Todo tiene su tiempo y su cantidad. Como todo en la vida, hay que buscar el equilibrio.

Y luego hay que estudiar. Y las temidas mates son un reto, ahora, y siempre. Llegar al colegio padeciendo porque hay clase de “mates” es un camino peligroso para el desarrollo intelectual de los jóvenes. Pero hay soluciones. Vamos a verlo.

mates_peques

Leer más “Matemáticas divertidas, una ecuación a resolver”