Por qué tenemos que viajar a Marte

Me acaban de confirmar que el sábado 25 de marzo a las 18:00 horas hablaré de Marte en la Escuela de Ingeniería Aeronáutica de Madrid, dentro del evento “Madrid Airsim Meeting“. Animo a todos los amantes de la aeronáutica y la astronáutica a ir a esta jornada de puertas abiertas y entrada gratuita, con multitud de actividades y charlas para todas las edades, incluidas actividades infantiles.

Pero ¿por qué hablar de Marte? Porque tenemos que ir allá lo antes posible. ¿Y por qué? Veámoslo.

Vamos a imaginar que tenemos 7.000 millones de euros. Es mucho dinero, incluso para mí. Bien, ahora vamos a imaginar que tenemos que jugar a la ruleta. Debemos apostar el dinero como queramos. De acuerdo. ¿Jugamos los 7.000 millones a un número?

No parece lo más sensato. Si ganamos, desde luego vamos a disponer de una fortuna aún muy superior. Pero ¿y si perdemos? Lo perderemos todo. Absolutamente todo. ¿No sería mejor apostar a dos números? ¿O a tres? ¿Qué tal los 37?

Esto es lo que sucede con la humanidad. Estamos apostando todas las vidas de los 7.000 millones de seres humanos a un número: La Tierra. Si la Tierra cae, cae la humanidad al completo. Llevar seres humanos a Marte aleja ese peligro. Si la Tierra sufre un colapso, la humanidad podría seguir en Marte. Solo por ese motivo se hace evidente que es muy importante que la humanidad se establezca en Marte. Pero hay multitud de otros aspectos positivos del viaje.

De todo eso se hablará en la charla. Agradecer a la Escuela de Ingeniería que por sexto año consecutivo confíen en mí para hablar de ciencia y tecnología. Con lo que me gusta hablar estoy encantado de acudir. Os esperamos en el Madrid Airsim Meeting.

ASMHeader

Anuncios

El proyecto soviético para ir a la Luna

Partiendo de la base de que el ser humano sí llegó a la Luna, y dentro de la enorme cantidad de vídeos inútiles sobre el tema que hay en Youtube, he encontrado uno muy interesante explicando aspectos técnicos, de ingeniería y de carácter político por el que los rusos no llegaron a la Luna en los años sesenta. No entraré a valorar los aspectos políticos, pero sí diré que tuvieron evidentemente consecuencias en los desarrollos de ingeniería necesarios para un proyecto de esa envergadura.

Como anécdota, leer los siempre curiosos, divertidos, e hilarantes comentarios consagratorios de algunos de los comentarios del vídeo. Por lo demás, un vídeo ilustrativo y que en pocos minutos da un repaso general por el mundo de la astronáutica soviética de los sesenta.

Nueva conferencia en Madrid: el viaje a Marte

El próximo 25 de marzo estaré de nuevo en la Facultad de Ingeniería Aeronáutica y del espacio tras una nueva invitación de la Universidad en su evento del Madrid AirSim Meeting. En esta ocasión hablaré de Marte, y los dos proyectos más importantes para el viaje: el de la NASA, y SpaceX. ¿Qué diferencias tienen? ¿Qué similitudes? ¿Son factibles y cómo? Lo veremos el día 25 de marzo.

Mientras tanto, el lector si lo desea puede escuchar la conferencia que di el año pasado. Muchas gracias a todos los oyentes por sus amables comentarios.

new_sls_10x7_300
Imagen conceptual del despegue del cohete SLS de la NASA, previsto para 2018

Muere Eugene Cernan, el último hombre en la Luna

Como amante de la astronáutica y el espacio, hoy me siento triste al conocer que ha muerto Eugene Cernan, el último hombre que pisó la Luna en el Apollo XVII. Empezó su carrera al espacio en el Gemini IX y fue astronauta del Apollo X. Luego ha inspirado a miles de hombres y mujeres a apasionarse por la ciencias y las matemáticas, disciplinas completamente imprescindibles para progresar como civilización.

También es triste ver cómo tanta gente sigue dudando de los viajes a la Luna, pero es que además se duda del viaje al espacio hoy en día. Hace unos días vi una transmisión de la NASA sobre la ISS con un astronauta en el espacio, y fueron varios los que dijeron que esas imágenes estaban montadas en un escenario y que era todo falso.

De hecho, con el nuevo viaje del proyecto Orión para ir a la Luna y a Marte dirán lo mismo. Todo es falso para ellos. Qué cierta es esa frase de que la ignorancia es arrogante y atrevida. Pero de eso hablaré otro día. Descanse en paz.

eugene_cernan
Eugene Cernan

Donald Trump, la gran oportunidad de China y Rusia

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos no es solo un enorme varapalo para la ciencia y la investigación y el progreso en Estados Unidos. Además de los problemas raciales y xenófobos que supone, y el gigantesco conflicto de intereses comerciales nacionales e internacionales a los que va a someter a su país, tener a una persona ignorante en cualquier aspecto científico, e incluso beligerante con la ciencia, puede permitir que otros países, especialmente China y Rusia, se aproximen, cuando no adelanten a Estados Unidos, en un aspecto que marcará las próximas tres décadas: la conquista del espacio. Si no se hace por evitarlo, Estados Unidos perderá gran parte, sino todas, sus oportunidades.

Veámoslo: Trump es el clásico neoconservador ignorante que ha olvidado las amargas experiencias que su país, y su partido, tuvieron que aprender en los años 30, cuando promulgaban ideas proteccionistas y tenían como lema el famoso “America first”. En aquellos años los conservadores del partido republicano abogaban por una política de no actuación sobre la guerra europea, y de no dar soporte a Reino Unido en su lucha contra Alemania. Roosevelt era consciente no solo de ese error, sino del hecho de que Estados Unidos se vería implicada en la guerra en cualquier momento, y que era cuestión de tiempo que el imperio japonés comenzara una guerra por el control del Pacífico. Incluso después de Pearl Harbor algunos quisieron seguir con esa política, cuando ya era evidente que Estados Unidos estaba implicada en la guerra.

china-cz-5
Vector de lanzamiento CZ-5 de China

 

Leer más “Donald Trump, la gran oportunidad de China y Rusia”

Dos sencillas luces en el camino

El ser humano no ha tenido grandes oportunidades de recibir educación a lo largo de la historia. Siempre fueron pocos los elegidos, y la mayor parte de la humanidad vivía en completa ignorancia.

Hoy eso ha mejorado, pero bien sabemos que queda un gran camino por delante. Por otro lado, también observamos que muchos jóvenes no se interesan por la ciencia, por la cultura, por el arte. Por el conocimiento en general. ¿Por qué?

En mi opinión, es el sistema. Yo, por ejemplo, sufrí situaciones difíciles durante mi juventud, hasta el punto de negarme a todo, enfrentarme a todo, y discutirlo todo. No era un problema de capacidad; no era falta de interés. Era, simplemente, una falta de motivación por aprender. Sin embargo, aquello que me interesaba, especialmente la astronomía, era mi pasión.

Todo aquello cambió con un libro y una serie: el libro fue “Nueva guía de la ciencia” de Isaac Asimov. La serie fue “Cosmos” de Carl Sagan. Ambas obras me transformaron completamente. A partir de entonces comencé un largo y difícil camino para poder sacar mi vida adelante. ¿Qué había ocurrido? Había ocurrido que había encontrado dos grandes maestros del conocimiento, que además eran maestros en transmitir ese conocimiento con arte, con pasion, con dulzura, envolviéndote en sus conocimientos, en sus datos, en sus sueños.

Hoy muchos jóvenes viven situaciones similares. Lamentablemente, muchos de ellos no encontrarán su libro y su serie que les dé una oportunidad. Las escuelas no son lugares donde se aprende a aprender. Solo se dan datos y más datos, sin pasión, sin calor, sin amor. Aprender es belleza. Aprender es pasión. Aprender es un sueño. Y quien practica la enseñanza debe entender este principio básico. Solo así podrá transmitir conocimiento real a los jóvenes.

Un libro. Y una serie de ciencia. Dos elementos tan sencilos, y tan complejos, cambiaron una vida, la mía, y muchas vidas. Porque muchos ingenieros y físicos de la NASA, del MIT, y del CERN, declaran haberse sentido motivados a ser lo que son gracias a estos materiales. ¿Dónde están hoy los sueños del conocimiento? ¿Dónde está hoy la aventura del saber? Hay que buscarlas. En cualquier esquina, de cualquier lugar…

nueva_guia_de_la_ciencia_asimov

Elon Musk presenta su idea del viaje a Marte

Elon Musk, responsable de la empresa aeroespacial SpaceX, acaba de anunciar que prepara un proyecto para llevar al ser humano a Marte. Y lo ha hecho presentando un vídeo con una infografía sobre cómo pretende convertir ese viaje en una realidad. Podéis ver el vídeo adjunto.

Es interesante comparar este proyecto con el proyecto Orión de la NASA. Y voy a dar mi personal opinión, que es por supuesto la de un lego en la materia. Mi único conocimiento sobre la carrera espacial son los cuarenta y cinco años que llevo siguiendo y estudiando sus progresos, desde aquel famoso día en el que el Apollo XI llegó a la Luna, un evento que tuve la suerte de ver por televisión junto a millones de personas. Pero no soy, en absouto, un experto en la materia, solo un amante de la astronáutica.

Dicho esto, diré que este proyecto tiene más de ciencia ficción que de ciencia. Ya el plan para poner en órbita una masa tan grande, y repostarla de esa forma, me parece una idea arriesgada. Pero lo que más me llama la atención es el desmesurado tamaño de la nave. Si se compara al principio con la silueta de seres humanos, ese cohete es un verdadero monstruo. Ya se ve la gran cantidad de motores que incorpora.

Luego, el segundo problema es el viaje en sí. ¿Cuánta gente viaja? Parece que bastante. ¿Cómo mantener a ese grupo de personas durante el viaje, y una vez en Marte? No se ve. No se explica.

El aterrizaje en vertical es fantástico, pero ya se ha visto que es muy arriesgado. Yo no apostaría a aterrizar esa gigantesca masa así. Montaría un cohete auxiliar de aterrizaje.

Pero lo que más me preocupa es esto: ¿y el viaje de vuelta? Fíjese el lector que se ve a Marte dando muchas vueltas, y TERRAFORMANDO Marte. ¿Qué? ¿Pretenden terraformar Marte? De acuerdo. ¿Cómo? ¿Con esa gente que, aparentemente, no volverá nunca a la Tierra? ¿Alguien tiene una idea de lo que supone terraformar un planeta como Marte?

Como película de ciencia ficción me parece genial. Pero, de momento, si el lector me lo permite, voy a apostar el poco dinero que tengo al proyecto de la NASA. Modesto, sencillo, pero llevado a cabo con la experiencia de 70 años de investigación.

Es, como digo, mi opinión, nada más. Si alguien quiere comentar algo, alguna duda, estaré encantado de atenderle.