Aspectos de convergencia evolutiva en exobiología

Hoy me gustaría traer a este pequeño blog una reflexión sobre un tema que desde que era pequeño me ha fascinado, a mí, y a millones de seres humanos: los marcianos. Porque así los llamábamos entonces, cuando era joven, aunque ahora el nombre, con más propiedad, sea el de extraterrestres, o, como dirían en la famosa película “Aliens”, “xenomorfos”. Y la teniente Ripley luchando con su lanzallamas. Qué grande.

Se les llame como se les llame, la posibilidad de vida fuera de la Tierra es un hecho, a mi modo de ver, incontestable, si hablamos de probabilidades. Ahora que se sabe que hay millones de planetas, se descubren nuevos planetas constantemente, y que es un fenómeno habitual, la probabilidad de que en algunos haya vida es para mí evidente. Claro que podría estar equivocado. Pero no soy el único que lo piensa. Cada vez, la búsqueda de vida en otros mundos cobra más importancia, por motivos de muchos tipos, incluidos los filosóficos, incluso morales y hasta religiosos.

Eso no significa que encontrar vida compleja, y aún más inteligente, vaya a ser fácil. Ya expliqué en su momento que una cosa son las bacterias. Y otra, seres inteligentes que construyen armas para destruirse a sí mismos y a su planeta… Habría que ver qué inteligencia hay en eso. Pero no importa, vamos a tratar, a efectos de este artículo, al ser humano como inteligente, al menos, tecnológicamente hablando. Y vamos a considerar algo. Si realmente podemos imaginar que hay seres inteligentes en otros planetas, ¿cómo serían?

Primero vamos a explicar brevemente el título del artículo, porque estos términos son la clave del mismo:

kepler-22b_órbita
Uno de los miles de planetas candidatos a tener vida encontrados en la zona habitable

Leer más “Aspectos de convergencia evolutiva en exobiología”

Anuncios

Bienvenido a Marte; por favor no pise los marcianos

No existía vida en el sistema solar excepto en la Tierra. Hasta ahora. (Música de tambores y trompetas).

No, no es el comienzo de una novela o una película de ciencia ficción. Es una realidad que puede estar ocurriendo perfectamente ahora mismo. Los extremofilos son un tipo de organismos que, por su naturaleza y características, pueden sobrevivir largo tiempo en el vacío del espacio. Luego, una vez en el lugar adecuado, pueden prosperar y reproducirse colonizando nuevas tierras, y adaptándose a nuevos entornos.

Es posible que esto esté ocurriendo ya. Sondas lanzadas a Marte, se sospecha, podrían haber llevado vida indígena terrestre al planeta rojo. Se han descubierto varios tipos de bacterias que podrían sobrevivir en suelo marciano. Es un ambiente hostil, pero está demostrado que la vida sobrevive y se adapta a las peores condiciones. En la Tierra hay vida en lugares extremadamente secos, extremadamente cálidos, o extremadamente fríos, o carentes de agua, o una combinación de los anteriores. Pero hay vida.

Los exobiólogos sospechan que algunas de estas bacterias podrían haber viajado ya a Marte. Si fuese así, podrían estar colonizando el planeta con vida ahora mismo, incluso si no la hubo en el pasado. Luego, cuando vayan seres humanos e investiguen, encontrarán vida. Y será vida marciana, pero de origen terrestre. También se sospecha que podrían existir bacterias de origen marciano adaptadas ya a su ambiente.

También se cree que, en un remoto pasado, masas de Marte pudieron viajar a la Tierra mediante explosiones de volcanes o colisiones que trajeron esas masas hasta la Tierra. Si se había creado vida en Marte, esta llegó a la Tierra a través del espacio. Conclusión: podríamos ser marcianos, o una mezcla de marcianos y terrestres, si aquí ya había vida.

Otros cuerpos del sistema solar, como las lunas Europa de Júpiter o Titán de Saturno, podrían albergar vida, pero también podría la vida terrestre de las sondas enviadas allí adaptarse a aquellas condiciones. Ambos satélites son muy buenos candidatos para algo así.

La vida se abre camino. Siempre. Quién sabe las consecuencias de este tipo de situaciones. ¿Y si prosperan nuevas formas de vida en esos mundos, cómo serán dentro de diez, cien millones de años? Nadie puede saberlo claro.

Pero una cosa es evidente: cuando se siembra una semilla, termina germinando a veces en situaciones inimaginables. Ese es el poder de la vida y de la evolución. Y ese es el motivo de la enorme diversidad de vida en la Tierra. Y, puede, en muchas otras partes del cosmos.

exomars1-large_transpkxvtpxrsdaovyyfr2s-ztsgam7j13ipen_un7acbjw
Mantenga limpia la galaxia; es de todos