Ingeniería molecular para la próxima pandemia

Nota muy importante: lo que viene a continuación es un modelo hipotético futuro que se basa en investigaciones actuales sobre la actividad de nanomáquinas, y dos modelos especulativos propios de ataque al virus, uno pasivo y otro activo. Debe quedar claro que todo esto es claramente especulativo, y que gran parte de este artículo es original y una reflexión sobre posibles formas de combatir virus en el futuro.

No soy médico, ni soy virólogo, por lo tanto, estas ideas deben tenerse en cuenta como lo que son: especulaciones sin ninguna base científica actual y, básicamente, una ciencia ficción que podría quizás ser realidad un día. Sí soy escritor de ciencia ficción aficionado. Y uso esa experiencia para imaginar potenciales soluciones futuras. Si se anima a leer este texto, tenga esto en cuenta por favor. Muchas gracias.

Ya he hablado varias veces de lo que se podría haber hecho para evitar la pandemia del Covid-19. No lo digo yo claro, simplemente he referido lo que muchos expertos virólogos y epidemiólogos habían avisado por activa y por pasiva: que una pandemia no era un asunto de si era posible, sino de cuándo iba a ocurrir.

Bien, la pandemia está aquí, y se habla de investigación en virología para evitar futuras pandemias. Pero, afortunadamente, en el futuro no solo los virólogos van a aportar soluciones, sino que otros profesionales se van a apuntar a esta lucha.

En un mundo cada vez más conectado en proyectos interdisciplinares, aparece un nuevo actor para luchar contra futuras pandemias: los ingenieros moleculares.

nanobots
Se especula que los nanobots podrían destruir células cancerígenas. Pero su actividad contra los virus podría ser decisiva en una futura pandemia.

Leer más “Ingeniería molecular para la próxima pandemia”

Mujeres y física, un camino al conocimiento

Estaba hace unos días preparando un artículo sobre mujeres y física. Básicamente, el artículo pretendía animar a las mujeres, sobre todo a las estudiantes de secundaria, a que estudien ciencias, y concretamente física, si ven que puede ser de su interés.

Muchas mujeres se ven apartadas de carreras científicas porque “la ciencia es para hombres, las letras para mujeres“. Este cántico desfasado sigue, sin embargo, estando muy presente hoy en día. Al parecer una mujer puede ser filóloga o abogada o profesora, pero, por algún extraño misterio, no puede estudiar física, química, matemáticas, y otras ciencias.

Tenía escritas algunas líneas y el planteamiento general, cuando el Instituto de Física Teórica va y publica un vídeo sobre mujeres y física, donde un grupo de mujeres, de todas las edades, explican por qué estudiaron física, qué les llamó de la materia, y qué sienten al haber estudiado esa carrera.

Ante tal vídeo me he visto clara y totalmente superado, y me he dicho a mí mismo: “amigo, has sido tocado y hundido. Así que toma una decisión difícil: el tiempo que ibas a escribir el artículo, dedícalo a la Playstation”.

Bueno, bromas aparte, el vídeo me ha parecido genial, y lo traigo aquí ahora. Solo una cosa:

Me dirijo a toooodas las chicas que quieren estudiar ciencias y les dicen que eso no es para ellas: hacedme caso, por una vez en la vida: al diablo con esas opiniones. Adelante con vuestros sueños. Preparaos bien, trabajad duro, y estudiad física. O la carrera que queráis. Pero llevad vuestros sueños adelante. Siempre. Sin miedos. Sin tapujos.

La física es una carrera genial, pero estudiad lo que os apetezca. No os cortéis, ni tengáis miedo, ni os reprimáis ni por un instante. La física es emocionante, mágica, y maravillosa. Pero, sea lo que sea, adelante. Siempre adelante. La ciencia os espera.

Os dejo con el vídeo. Es divertido, ameno, y constructivo.

Física a la escala de Planck

Nota: no soy físico. De hecho soy hombre de letras en un amplio sentido del término. Por eso este contenido, como todos los demás relacionados con el conocimiento de la naturaleza, deben ser tenidos en cuenta como simples especulaciones y reflexiones personales. Muchas gracias.

Uno de los diversos motivos del fracaso de la teoría de cuerdas, entre otros muchos, es el de trabajar en la escala de Planck. La idea que subyace a la propia naturaleza de esta teoría es que el universo está compuesto por, precisamente, diez dimensiones físicas, y una dimensión temporal. Y que su estructura básica son un tipo de cuerdas bidimensionales que vibran, y que solo son accesibles a la escala de Planck. Pero, ¿qué es la escala de Planck? Ahora vamos a verlo.

calabi-spin
Modelo de Calabi-Yau, una estructura matemática que corresponde con un modelo de universo de diez dimensiones, siete de ellas plegadas sobre sí mismas a la escala de Planck.

Leer más “Física a la escala de Planck”

Oppenheimer y el peso de la historia

La frase de la semana nos la trae Robert Oppenheimer, un nombre quizás no demasiado popular, aunque fue el padre tecnológico de la bomba atómica. No el padre teórico, porque otros ya habían teorizado con la idea de la fisión nuclear y probado que era posible. Oppenheimer lo llevó a la realidad, y creó las dos primeras bombas atómicas: Little Boy, basada en uranio, y Fat Man, basada en el plutonio.

La primera fue lanzada sobre Hiroshima, y la segunda sobre Nagasaki, con las consecuencias que todos conocemos, o que deberíamos conocer. Porque no debemos olvidar ese horror nunca.

Como nota curiosa, solemos hablar de “bombas atómicas”, pero en términos técnicos, una bomba atómica es aquella basada en la reacción de átomos, es decir, las convencionales. Estas bombas de uranio y plutonio deberían ser llamadas “bombas nucleares”. Pero bueno, este es un pequeño detalle.

La frase que nos dice Oppenheimer, fue pronunciada ante la comprensión final de lo que había creado: un verdadero monstruo destructor de mundos, literalmente. Pero la frase, a fuer de ser sinceros, no es de Oppenheimer. Él la cita en referencia a un antiguo libro sagrado Hindú, el Bhagavad-Gita, como bien se comenta en la increíble película “Octubre rojo”. La frase es:

“Me he convertido en la muerte, el destructor de mundos”.

Oppenheimer luego fue acusado de ser comunista, en esa época de los cincuenta y sesenta del siglo XX en Estados Unidos, donde un senador llamado McCarthy acusó de ser comunistas a una gran cantidad de artistas y científicos, destrozando la vida de muchas personas. Ese fenómeno, una mancha negra en la historia de Estados Unidos, se conoce como Macartismo. Oppenheimer nunca fue comunista, ni se probó nada de lo que se le acusó, como ocurrió con otros miles de falsos acusados.

me-he-convertido-en-la-muerte-el-destructor-de-mundos-robert-oppenheimer-191551

Leer más “Oppenheimer y el peso de la historia”

Betelgeuse, la luz que se extingue (incluye vídeo)

Nota: al final de este texto he preparado un pequeño vídeo sobre supernovas. Por si quieren ahorrarse todo este ladrillo típico del blog. Muchas gracias.

Es curioso cómo una noticia de astronomía puede convertirse en un sinfín de artículos y vídeos por todo Internet, incluyendo las redes sociales, pronosticando, otra vez, el fin del mundo. Existe en la humanidad una obsesión clara por el fin, cuando, en realidad, ese fin podría darse de una forma más rápida de lo que podría parecer sin necesidad de artículos llenos de presagios y augurios. El cambio climático sin duda no terminará con la humanidad, pero ya está creando situaciones terribles, y miles de muertes, delante de nuestros ojos, y mientras gran parte del mundo lo ignora.

Son las paradojas de la vida: todo el mundo habla del fin, y cuando este llega, se ignora, se rechaza, y se esconde. Ahora Betelgeuse, una estrella gigante roja en la constelación de Orión, parece que podría estar en el proceso final antes de transformarse en una supernova. El proceso es relativamente rápido, y consiste en un encogimiento que provoca una implosión de la estrella.

betelgeuse_sol
Lo de Betelgeuse es cualquier cosa menos modestia.

Leer más “Betelgeuse, la luz que se extingue (incluye vídeo)”

Matrix y los universos holográficos

Una de las películas más conocidas de ciencia ficción de los últimos veinte años, y sin duda un referente que ya se ha convertido en un clásico, es “Matrix”, aunque el título original es “The Matrix” (1999). En esta película se da una vuelta de tuerca más a un concepto del que ya se hablaba hace 2.600 años. Sí, aunque pueda sorprender a algunos, el argumento de Matrix ya fue expuesto, en su concepto básico, por Platón, cuando nos explicó su “Mito de la caverna“, que es en realidad una alegoría.

En esta alegoría, Platón viene a decirnos que lo que vemos son las sombras proyectadas de la realidad. Es decir, que el universo que observamos es un reflejo del que realmente existe.

platon-mito-caverna
Los prisioneros encadenados somos nosotros, que vemos el universo reflejado que se proyecta en forma de sombras desde el universo real.

Leer más “Matrix y los universos holográficos”

Feynman y el concepto del lenguaje de Dios

La frase de la semana es de Richard Feynman, uno de los más importantes físicos de la segunda mitad del siglo XX. Empezó su carrera en el proyecto Manhattan para la construcción de la bomba atómica, y se hizo famoso por la teoría de la electrodinámica cuántica (QED), o teoría del campo electromagnético, que le valió el premio Nobel.

Más allá de eso, Feynman fue un divulgador de gran nivel, y sus clases eran famosas por su particular estilo y su forma de enseñar ciencia, muy didáctica y avanzada para la época. En Internet hay algunas grabaciones de sus clases.

feynman

La frase que traigo hoy está llena de sarcasmo. La frase viene a decir:

  1. Muchos religiosos fanáticos son contrarios a la ciencia.
  2. Dios creó el universo usando las matemáticas.
  3. Las matemáticas son, pues, el lenguaje de Dios.
  4. Los religiosos fanáticos deploran la ciencia, incluyendo las matemáticas.
  5. En conclusión, los fanáticos religiosos deploran el lenguaje de Dios.

La sutileza de Feynman en esta frase condensa toda su genialidad, es la de un gran maestro del conocimiento, y realmente sabe tocar el punto exacto de morbosidad lingüística para dejar claro que la ignorancia del fanatismo religioso es contraria a la propia idea de Dios.

Es una pena que nazcan pocos hombres y mujeres como Feynman. Además de aprender bien, con este tipo de personas se aprende de forma amena y divertida incluso conceptos complejos y difíciles. Esperemos tener muchos nuevos hombres y mujeres como Feynman. Los necesitamos. De nosotros y del sistema educativo depende.