Aspectos de la nueva física aplicada a la materia bariónica

Tremendamente interesante me ha parecido este artículo de Scientific American que abunda en el descubrimiento de una partícula bariónica con cuatro veces la masa de un protón, que comenté recientemente. El hecho de que se descubran partículas teóricas que, se suponía, deberían poder existir, es un hecho de una importancia capital para entender los aspectos más detallados y la estructura de la materia y la energía. Poder explorar nuevas partículas abre un campo de posibilidades inmenso.

Pero vamos a ver y a resumir el contenido de este artículo, indicando brevemente sus características:

proton_foam
Un protón, donde se tienen en cuenta las interacciones de las partículas virtuales

 

Leer más “Aspectos de la nueva física aplicada a la materia bariónica”

Anuncios

Otra partícula más, y van…

Cada semana, muchas webs de información científica se afanan por atraer, con gran desesperación, al incauto lector que pasa por sus páginas y el Facebook, intentando que preste atención a su magnífica noticia, que es por supuesto casi siempre exclusiva, y en donde se habla de un descubrimiento que cambiará la física y el cosmos tal como lo conocemos. Ya he hablado antes de ello, se llama en inglés “Clickbait” y consiste en atraer al lector como sea.

La verdad es que, para los que somos amantes de la ciencia, nos apena ver cómo páginas prestigiosas caen cada vez más en la trampa de querer atraer visitas a base de titulares espectaculares, con noticias sorprendentes que luego quedan en nada. Se tergiversa la información, y se sigue ese viejo principio del mundo del periodismo:

“Nunca dejes que la verdad te estropee una buena noticia”.

Tenemos que aprender que cada semana no va a descubrirse una nueva partícula, no se va a verificar una nueva ley física, ni va a aparecer una teoría que rompa con todo lo anterior. Estas cosas ocurren, pero se requiere tiempo, años de trabajo, para poder confirmar una noticia. Hoy en día, si no hay un par de titulares llamativos por semana, parece que está todo perdido.

Y como una imagen vale más que mil palabras, os traigo un ejemplo de hoy mismo. No voy a comentar qué web es porque no se trata de criticar a este o a aquel. Sí, hay que atraer lectores, pero hay que hacerlo con una ética periodística y profesional, no a base de titulares que solo quieren que pulses el enlace.

En la imagen adjunta podéis verlo. Titular: “El CERN confirma la existencia del bosón Madala”. En el texto interior: “parecen confirmar la existencia de una partícula subatómica”. O sea, primero se confirma un bosón. Luego parece. Y luego ni siquiera se sabe si es un bosón.

Luego, si buscas más en Internet sobre este tema, tampoco ha sido exactamente el CERN sino un centro colaborador. Y, para terminar de estropearlo todo, abajo, lo he indicado en rojo también, el Sigma de este descubrimiento es 3. ¿Qué es el Sigma? Es una medida que usan los físicos para determinar la validez de un descubrimiento. El Sigma mínimo para tener una certeza de que el experimento es correcto es Sigma 4.9 aproximadamente o superior, depende del experimento.

Conclusión: ni es el CERN, ni se ha descubierto, ni se ha confirmado, ni hay pruebas fehacientes. Hace dos semanas hubo un caso similar que quedó en nada. Yo no digo que finalmente esta partícula no exista; lo que digo es que se están falseando datos para atraer lectores. Y eso, amigos, ni es ciencia, ni es periodismo.
boson_madala
Cuidado con las noticias espectaculares. Revisad cada nota que leáis. No deis nada por hecho ni confirmado de entrada. Dudad. Ese es el principio de la ciencia. Dudad. Y funciona.

Large Hadron Collider: la máquina del tiempo

Gasto inútil. Obra faraónica. Pérdida de tiempo y de recursos. Tontería y capricho de cuatro científicos estúpidos y locos. Estos son algunos de los calificativos que mucha gente aplica al Large Hadron Collider (LHC), o, en castellano, Gran Colisionador de Partículas. El instrumento más complejo que se ha diseñado nunca para estudiar los aspectos más íntimos de la estructura del universo.

En este pequeño artículo, vamos a explicar por qué esa gente está equivocada, y cómo, los antepasados del LHC, han salvado y salvan millones de vidas todos los años. Sí, estimado lector: esos instrumentos que habrás visto alguna vez en una cirugía, en una prueba médica con rayos X, ecografías, tomografías, escáneres por positrones… Todos ellos son, en mayor o menor medida, fruto y resultado de máquinas anteriores al LHC, o de experimentos con partículas. Ahora, el LHC nos quiere enseñar lo que esconde el universo. ¿Cómo? Vamos a verlo.

Una sección del túnel del LHC en el CERN.
Una sección del túnel del LHC en el CERN.

Leer más “Large Hadron Collider: la máquina del tiempo”