Vera, por ti ganaría esta guerra yo solo

Las cosas siguen igual… Esta mañana hemos perdido a Will y a Tom. Me pregunto cuántos vamos a quedar de la compañía cuando acabe esto. El fuego alemán era más fuerte de lo esperado. Más fuerte de lo que siempre cantan esos de inteligencia, que predicen la resistencia que vamos a encontrar con sus elucubraciones, para que nosotros luego descubramos que la han subestimado en un cincuenta por ciento. Eso, por lo menos. Malditos cerdos. Podrían venir ellos aquí por un día, y nosotros irnos allá, a la comodidad de sus despachos y sus trajes con naftalina. Chocolatinas y chicas todos los días. Amigo, eso sí que es el paraíso…

Claro, ellos están allá, en Londres, saliendo a pasear con esas jóvenes británicas, con ese acento tan raro que tienen, mientras nosotros seguimos aquí, intentando abrir el frente desde que terminó el desembarco.

vera

Pero no todo son malas noticias. Esta noche tenemos fiesta. Los jefazos nos han montado un baile, y debo reconocer que las francesas tampoco están nada mal. Pero ahora lo único que me importa es escuchar a Vera Lynn, ni más ni menos que a Vera, que está saltando por todo el frente con su orquesta, animando los ánimos de los compañeros. Y vaya si lo consigue. Si me tiene que reventar una bala mañana, espero que sea recordando a Very Lynn, cantando “We’ll meet again“. Creo que es una forma dulce de morir. O la única forma aceptable de morir.

Solo espero terminar esta maldita guerra pronto, y volver a casa. Hay rumores de que el viejo mariscal británico, Monty, está preparando algo en Holanda. Dicen que, si sale bien, en año nuevo estaremos de nuevo en Brooklyn, y le daré un beso enorme a la estatua de la libertad. Y a Linda, la cual recibirá algo más que un afectuoso beso de mi parte.

Parece que ya llaman. ¡Va a empezar! Oigo a la orquesta. ¡Sí! ¡Es ella! ¡Es Vera!

¡Dios, qué ganas de que acabe esta maldita guerra! Quiero dejar de enterrar a mis compañeros. Y poder empezar a enterrar mis pesadillas.

Vera, te quiero. Vamos a ver qué nos depara esta noche. Casi no hablo francés. Pero nunca me ha hecho mucha falta. Espero que esta noche tampoco. Hay que dejar bien alta la bandera, y el ánimo entre el pueblo francés. Esta gente ha sufrido demasiado ya por la guerra. Algunos pueblos son solo pedazos de piedras sueltas entre el polvo y los cadáveres.

Dios, cómo odio esta guerra. Pero esta noche cantaré con Vera. Y, solo por eso, estar aquí esta noche habrá merecido la pena… ¡Ya empieza!…

75 aniversario del desembarco de Normandía

El día 6 de junio de 2019 se conmemora el 75 aniversario del desembarco de Normandía, la conocida como “Operación Overlord”. La segunda guerra mundial seguía embarrada, aunque era evidente que la Unión Soviética había tomado la iniciativa en el frente este tras aquella locura llamada Stalingrado. Pero Stalin quería un segundo frente en el oeste, y lo quería tan pronto como en 1942, y luego en 1943. Por razones logísticas y de organización esto no pudo ocurrir hasta junio de 1944. El número de tropas y material requerido era simplemente impresionante.

Gran Bretaña se convirtió en una especie de gigantesco portaaviones desde el que atacar el continente europeo. Después de que Hitler fracasara en su idea de invadir el territorio británico en 1940 (Batalla de Inglaterra), el resto del continente estaba en su práctica totalidad controlado por Alemania, o bien por sus satélites. Todo aquello se centró en un día, el llamado día D. Si triunfaba el desembarco, se podría considerar el fin de la guerra. Si fracasaba, muchos interrogantes se abrirían para el futuro de Europa.

Allied_Invasion_Force
Situación estratégica de fuerzas alemanas y aliados el 6/6/1944

Leer más “75 aniversario del desembarco de Normandía”

La historia del P-51 Mustang, el Cadillac de los cielos

El P-51 Mustang es un avión de combate estadounidense desarrollado durante la segunda guerra mundial. Aparentemente, un avión más de los muchos modelos que intervinieron en aquella contienda. Pero, si bien cada avión tiene su historia personal, la del Mustang es, sin duda, digna de ser contada. Porque va mucho más allá de los aspectos técnicos y militares de su diseño y concepción.

El Mustang es, sin ninguna duda, el ejemplo más evidente de cómo la desesperación y la necesidad pueden llevar a una historia increíble, y crear el que sin duda fue el avión más mítico de aquellos años, y un emblema de un país, Estados Unidos, que, paradójicamente, al principio rechazó su uso. ¿Cómo puede un avión diseñado para el Reino Unido convertirse en un mito de Estados Unidos, con el sobrenombre de “El Cadillac de los cielos? Vamos a verlo.

p-51-361
P-51 Mustang versión D, la más numerosa, con seis esvásticas dibujadas en la cabina. Este modelo incorporaba seis ametralladoras Browning calibre .50 y cabina de burbuja. Aquí se ve con un depósito inferior auxiliar de combustible. Cada esvástica indicaba un avión alemán derribado por el piloto

Leer más “La historia del P-51 Mustang, el Cadillac de los cielos”

“Das boot” (el submarino): la serie

Vamos a sumergirnos en las procelosas aguas de una nueva serie que llamó mi atención desde el primer momento en que la vi anunciada: “Das boot” (El submarino): la serie. Esta es una serie de televisión que emiten en la cadena AMC en España, y que se basa en la magnífica película homónima de 1981 dirigida por el alemán Wolfgang Petersen. Una película de la que hablé con cierta extensión en su día, y que me pareció, y me parece, una obra maestra.

La película de 1981 estuvo basada en un libro y en una historia real, y está ambientada en el submarino alemán U-96, un sumergible de clase VII, de los más usados por los alemanes en la segunda guerra mundial, en el que vemos, y vivimos, la terrible opresión de tener que luchar y combatir entre las paredes de aquellas naves, en unas condiciones extremadamente duras. Sin olvidar que perecieron tres de cada cuatro tripulantes de submarinos alemanes, una cifra brutal desde cualquier punto de vista.

Das-Boot-Key-Art

Leer más ““Das boot” (el submarino): la serie”

Veintiocho puentes o veintiocho muros

La Unión Europea ha estado formada en los últimos tiempos por veintiocho países. Ahora son veintisiete por la salida de Reino Unido por el Brexit. Salida que yo personalmente doy por hecha, y además sin acuerdo alguno. Puede que me equivoque claro, pero ya dije, en su momento, que la salida sin acuerdo era lo mejor para el Reino Unido, porque así constará, de forma clara y precisa, lo que significa. También dejará constancia al resto de países lo que supone salir de la Unión Europea.

Alguien podría pensar que yo quiero eso para el Reino Unido. Ni mucho menos. Personalmente preferiría que se quedasen en la Unión Europea, porque la salida de la misma de un país tan importante causará efectos desastrosos a ambos lados del Canal de la Mancha. Pero los más afectados serán los británicos, eso es evidente.

FILE PHOTO: A barbed wire is seen in front of a European Union flag at an immigration reception centre in Bicske

Leer más “Veintiocho puentes o veintiocho muros”

Dos puertas pintadas en un colegio

Hace unos días alguien, de visita en Holanda, me envió al whatsapp dos fotos, y un pequeño comentario en relación a un tema que supuso me iba a interesar. No se equivocaba.

Las fotos eran de dos puertas de un colegio de secundaria en alguna localidad holandesa. La persona que las envió es bióloga, y profesora de ciencias naturales. Las puertas tienen pintados unos motivos. Concretamente, un conjunto de aviones, y lo que parece un paracaidista en una de ellas, y un piloto en la otra. Me decía esa persona que cada trimestre pintan en ese colegio las puertas con los elementos de los que están hablando en las clases de historia.

Yo la verdad es que me asombré ante aquella idea tan magnífica de pintar las puertas con motivos relacionados con elementos de las materias impartidas durante el trimestre. Al parecer, Holanda es un país donde la gente puede hablar de su pasado, del bueno y del malo, de forma realista, y sin tener que esconder la verdad en las cunetas de los pueblos y las carreteras. Un país que vivió momentos difíciles, pero que se reconcilió de verdad con su pasado, y lo explica a sus descendientes de forma natural y rigurosa. Un país que no utiliza su historia como arma arrojadiza contra el adversario político, ni manipula su historia por un puñado de votos, ni inventa nuevos relatos de fantasía de un mundo que nunca existió.

colegio1
Una de las puertas del colegio holandés. los aviones son los Douglas DC-3 en su versión militar, C-47, que cubrieron los cielos de Holanda, y uno de los paracaidistas de la 82 división  aerotransportada de los Estados Unidos al que parece que no se le abre el paracaídas

Leer más “Dos puertas pintadas en un colegio”

En memoria de las almas perdidas

Nota: una de las peculiaridades de los blogs es que los autores de los mismos no tenemos que tamizar las palabras, ni intentar quedar bien con nadie. Las palabras surgen espontáneas, y se vuelcan en el papel como se sienten. Y uno de mis objetivos es denunciar los hechos como yo los veo. Sin duda, habrá muchos matices que destacar. Pero cuando veo cómo crecen ciertas actitudes e ideas extremistas y represivas de nuevo en el mundo, me preocupo. Y me preocupo mucho. Porque la caja de Pandora puede abrirse fácilmente. Pero luego cerrarla cuesta muchos años, mucho dolor, vidas, y muerte.

Hoy quisiera dejar de lado el humor, la música, e incluso las letras. Y traer aquí una reflexión. Que no será fácil. Ni cómoda. Ni será trending topic en la redes. Pero que es importante no olvidar. Es importante recordar el pasado doloroso. Porque las risas del hoy serán el llanto del mañana si no hacemos algo pronto.

Vivimos tiempos difíciles. Los rumores de un nuevo fascismo recorren Europa y el mundo. Por todas partes de nuevo se alzan voces proclamando la supremacía de las razas superiores, destinadas a controlar el mundo frente a los pueblos inferiores, que deben ser sometidos, perseguidos, torturados, devueltos a sus países, para que sigan siendo bombardeados. El Ángel de la Muerte sonríe de nuevo. Y la humanidad se acerca de nuevo al abismo.

Toda civilización y toda era de luz tiene su némesis. Los abuelos y los padres que vivieron la guerra civil y la segunda guerra mundial han muerto, y las nuevas generaciones no conocen del dolor de la guerra, del hambre, del sufrimiento, y de la miseria. Los pueblos de occidente han vivido en los restos de la sangre que muchos hombres y mujeres tuvieron que derramar para conseguir una paz precaria, difícil, compleja. Pero real y tangible. Ahora esa precaria paz, ese complejo equilibrio, empieza de nuevo a resquebrajarse. Y observamos cómo las banderas orgullosas de antiguos poderes absolutos se alzan de nuevo, proclamando las mismas premisas que se gritaron y se cantaron en Nuremberg durante los años treinta del siglo XX.

nuremberg
Nuremberg, Alemania. !934.

Leer más “En memoria de las almas perdidas”