Cuando la tormenta del odio no entiende de fronteras

Estoy preocupado. Muy preocupado con lo que veo en Europa, y en el mundo. Con el resurgimiento del nazismo en el mundo me llama la atención la delicada respuesta que las fuerzas democráticas exponen sobre el renacimiento de fuerzas cuya finalidad es la destrucción sistemática de la democracia, el sometimiento del pueblo al pensamiento único, el suyo por supuesto, y la posibilidad de volver a un modelo de dictadura que deberíamos de haber superado hace décadas.

La gente no reacciona ante el retorno del nazismo. No es consciente de que los extremos usan la democracia a su antojo, para tomar el poder, y convertir sus ideales fascistas en nuevas formas de gobierno. Mediante el empleo del populismo, la mentira, la manipulación, la demagogia, el uso de proclamas sobre los peligros que acechan al país, y la demonización de todo lo que no sea su ideario político, el nazismo controla las mentes de millones de individuos, que oyen lo que quieren oír. Antes fueron los judíos. Ahora son los africanos. Antes eran los bárbaros. Ahora son los inmigrantes. Antes eran las culturas ajenas a la propia. Ahora hablan de la contaminación de la europa católica y social.

Maximilian
Maximilian Schell en su magnífico papel como abogado defensor

Leer más “Cuando la tormenta del odio no entiende de fronteras”

Anuncios

En memoria de las almas perdidas

Nota: una de las peculiaridades de los blogs es que los autores de los mismos no tenemos que tamizar las palabras, ni intentar quedar bien con nadie. Las palabras surgen espontáneas, y se vuelcan en el papel como se sienten. Y uno de mis objetivos es denunciar los hechos como yo los veo. Sin duda, habrá muchos matices que destacar. Pero cuando veo cómo crecen ciertas actitudes e ideas extremistas y represivas de nuevo en el mundo, me preocupo. Y me preocupo mucho. Porque la caja de Pandora puede abrirse fácilmente. Pero luego cerrarla cuesta muchos años, mucho dolor, vidas, y muerte.

Hoy quisiera dejar de lado el humor, la música, e incluso las letras. Y traer aquí una reflexión. Que no será fácil. Ni cómoda. Ni será trending topic en la redes. Pero que es importante no olvidar. Es importante recordar el pasado doloroso. Porque las risas del hoy serán el llanto del mañana si no hacemos algo pronto.

Vivimos tiempos difíciles. Los rumores de un nuevo fascismo recorren Europa y el mundo. Por todas partes de nuevo se alzan voces proclamando la supremacía de las razas superiores, destinadas a controlar el mundo frente a los pueblos inferiores, que deben ser sometidos, perseguidos, torturados, devueltos a sus países, para que sigan siendo bombardeados. El Ángel de la Muerte sonríe de nuevo. Y la humanidad se acerca de nuevo al abismo.

Toda civilización y toda era de luz tiene su némesis. Los abuelos y los padres que vivieron la guerra civil y la segunda guerra mundial han muerto, y las nuevas generaciones no conocen del dolor de la guerra, del hambre, del sufrimiento, y de la miseria. Los pueblos de occidente han vivido en los restos de la sangre que muchos hombres y mujeres tuvieron que derramar para conseguir una paz precaria, difícil, compleja. Pero real y tangible. Ahora esa precaria paz, ese complejo equilibrio, empieza de nuevo a resquebrajarse. Y observamos cómo las banderas orgullosas de antiguos poderes absolutos se alzan de nuevo, proclamando las mismas premisas que se gritaron y se cantaron en Nuremberg durante los años treinta del siglo XX.

nuremberg
Nuremberg, Alemania. !934.

Leer más “En memoria de las almas perdidas”

Inocentes y culpables: las causas de un desastre

Cuando se da una situación de crisis en una nación o grupo de naciones, o en un pueblo o grupo de pueblos (porque, no lo olvidemos, no son lo mismo), sobre las ideas políticas y sociales que impulsan esos pueblos y naciones, siempre se busca llevar las cuestiones a los extremos de aquellos que se sienten defraudados por otros, y de aquellos que han defraudado a la otra parte.

¿Quién es responsable de las crisis que se producen periódicamente en una nación, o entre naciones? ¿Qué responsabilidad tienen los pueblos implicados? ¿Qué razones les llevan a obstinarse en sus posiciones hasta terminar en cruentas guerras en las que todos pierden?

Yo no soy historiador, pero sí soy un gran entusiasta de la historia. Llevo décadas leyendo los libros que se consideran clave sobre la historia de Europa entre 1914 y 1945. Biografías, documentos históricos, y en general todo lo que haya podido caer en mis manos. Y, como tanta gente, me he hecho la pregunta de por qué Europa sufrió no una, sino dos guerras terribles y destructivas. ¿No se supone que la vieja Europa está formada por países con criterio, con personas educadas y formadas, con una idea clara de lo que son las sociedades democráticas y avanzadas?

1945-War-is-over
Europa sufrió dos guerras en el siglo XX. Ningún seguro asegura evitar otra en el XXI

Leer más “Inocentes y culpables: las causas de un desastre”