Inocentes y culpables: las causas de un desastre

Cuando se da una situación de crisis en una nación o grupo de naciones, o en un pueblo o grupo de pueblos (porque, no lo olvidemos, no son lo mismo), sobre las ideas políticas y sociales que impulsan esos pueblos y naciones, siempre se busca llevar las cuestiones a los extremos de aquellos que se sienten defraudados por otros, y de aquellos que han defraudado a la otra parte.

¿Quién es responsable de las crisis que se producen periódicamente en una nación, o entre naciones? ¿Qué responsabilidad tienen los pueblos implicados? ¿Qué razones les llevan a obstinarse en sus posiciones hasta terminar en cruentas guerras en las que todos pierden?

Yo no soy historiador, pero sí soy un gran entusiasta de la historia. Llevo décadas leyendo los libros que se consideran clave sobre la historia de Europa entre 1914 y 1945. Biografías, documentos históricos, y en general todo lo que haya podido caer en mis manos. Y, como tanta gente, me he hecho la pregunta de por qué Europa sufrió no una, sino dos guerras terribles y destructivas. ¿No se supone que la vieja Europa está formada por países con criterio, con personas educadas y formadas, con una idea clara de lo que son las sociedades democráticas y avanzadas?

1945-War-is-over
Europa sufrió dos guerras en el siglo XX. Ningún seguro asegura evitar otra en el XXI

Y, por supuesto, la pregunta clave: ¿qué llevó a Alemania a sumergirse en la locura de la segunda guerra mundial? ¿Cómo pudo un loco como Hitler llegar al poder? Y no solo eso; ¿cómo pudo mantenerse en el poder, y arrastrar a millones de seres humanos a esa locura?

Y no me refiero simplemente a gente sencilla, que podría haber sido manipulada a base de trabajo y un futuro brillante, lleno de palabras huecas y magníficas historias de un mañana donde el pueblo alemán sería un nuevo avance evolutivo en la historia de la humanidad. No, me refiero a hombres inteligentes, cultivados, formados, y que además habían demostrado en décadas anteriores, durante la primera guerra mundial, y durante la República de Weimar, ser personas sensatas, con un altísimo sentido de la justicia, la paz, la libertad, y la democracia. ¿Cómo pudieron esas personas dejarse llevar por un asesino de masas genocida como Hitler?

Yo me hice esa pregunta hace cuarenta años. He estado buscando respuestas desde entonces. Naturalmente he leído las respuestas de los mayores expertos, que dan explicaciones muy certeras. Yo, por supuesto, considero que cada uno debe tener también su propia opinión, que se pueda acercar más o menos a la de los grandes expertos. No porque mi opinión pueda aportar algo nuevo o distinto, ni muchísimo menos, ya he dicho que no soy historiador, de hecho era la carrera que quería hacer cuando se torció mi vida totalmente. Pero sí creo que todos tenemos la oportunidad de estudiar un tema y sacar nuestras propias conclusiones. Yo tengo las mías, e insisto, no descubro nada ni son nada especiales.

Básicamente, el efecto de la Alemania de los años 30, promover bajo una crisis grave una idea de orgullo nacional y de reafirmación de una entidad propia, funciona muy bien cuando un pueblo se siente solo y abandonado, como pasaba con los alemanes, destrozados por la guerra de 1914, ahogados por el tratado de Versalles, y, muy importante, aplastado su orgullo por las fuerzas vencedoras. Sin duda, ese último punto, es precisamente el más importante, si a ese se suma una tasa de paro del 45%, y una inflación completamente desbocada.

¿Quienes crearon el caldo de cultivo para que Hitler llegara al poder, y se mantuviera? Estamos de acuerdo en que el responsable de lo que sucedió en Alemania es culpa de Hitler. Pero, ¿hubo más responsables? ¿Quienes le apoyaron? ¿Quienes les obligaron a los alemanes a firmar el tratado de Versalles? ¿Quienes le tendieron la mano a Hitler? ¿Quienes pusieron su industria, su dinero, su poder, a su servicio? ¿Son esos culpables también? ¿Y el pueblo alemán, es culpable de dejarse llevar por las palabras de Hitler? ¿Y los gobiernos francés y británico, que no hicieron nada viendo lo que se acercaba? ¿Y los Estados Unidos, que se mantuvieron en una posición de inmovilismo total? ¿Dónde debemos dejar de buscar culpables?

No son preguntas fáciles. Ni las respuestas lo son. Existe una gran película, en España titulada “Vencedores o vencidos“, (Judgement at Nuremberg en inglés), que narra el juicio a algunos jueces que sirvieron bajo la Alemania nazi, y que fueron considerados criminales de guerra por firmar acusaciones a inocentes a sabiendas de que eran inocentes, lo que se conoce como perjurio. Especialmente uno de ellos, que era un hombre brillante, y que se dejó llevar por la locura de Hitler. ¿Por qué?

He querido traer a este pequeño blog la defensa que de ese juez hace su abogado alemán, cuando este juez alemán se acusa como culpable de haber firmado sentencias a sabiendas de que el condenado era inocente. El abogado abunda en la idea: ¿hasta dónde debemos buscar culpables? ¿Cuáles son los límites de la culpabilidad del poder de Hitler en 1939, que llevó al mayor horror conocido en la historia de la humanidad?

Por supuesto, recomiendo la película, una obra maestra sin ninguna duda. Y una reflexión final que me gustaría hacer: ese horror podría volver. Que nadie crea que aquello acabó. El nazismo fue destruido, pero su germen continúa en Europa, y en el mundo. Y espera su momento para dar un nuevo golpe. Espera a los momentos débiles, como ocurrió en la Alemania de Weimar. Y, cuando dé el primer golpe, deberemos reaccionar con rapidez, o será demasiado tarde.

No debemos olvidarlo. La libertad, la democracia, y la paz, no están nunca asegurados. Debemos trabajar esos elementos cada día. O se pudrirán en una nueva guerra, en una nueva locura. Y eso es lo último que queremos para nosotros y nuestros herederos.

Siempre atentos. Recordemos la historia. No la olvidemos. Porque, como es bien, sabido, el pueblo que olvida su historia, está condenado a repetirla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s