Los universos alternativos de la Teoría de Cuerdas

En este artículo entramos directamente en un elemento que es fundamental en la trilogía de La leyenda de Darwan. En dicha trilogía, aparecen universos alternativos al nuestro, con importantes implicaciones en la historia. Vamos a ver en qué se basa el libro desde un punto de vista científico, teniendo en cuenta que la teoría de cuerdas, y su formulación moderna, conocida como teoría M, sigue siendo un trabajo de estudio y desarrollo.

La teoría de cuerdas es el resultado de intentar unificar la famosa teoría de la relatividad general de Einstein con la mecánica cuántica, de tal modo que, en un solo modelo, se puedan compatibilizar los resultados de ambas de forma que no se produzcan incoherencias en los resultados. En su proceso de desarrollo, esta teoría postula que existen diez dimensiones espaciales y una dimensión temporal, y estas dimensiones adicionales permiten entender la naturaleza de la estructura del universo.

Una de las propiedades más llamativas de la teoría de cuerdas es la que propone una enorme cantidad de metaversos, cada uno con sus propias leyes. Metaverso es el nombre que se da en teoría de cuerdas a cada uno de los valles que conforman una ingente cantidad de universos posibles, aunque nos puedan parecer imposibles. Matemáticamente son, sin embargo, universos que existen, al menos, dentro de las ecuaciones de una teoría que, según muchos, se postula como el futuro de la física.

Calabi-Yau, forma compacta de dimensiones adicionales
Calabi-Yau, forma compacta de dimensiones adicionales

Universos de todos los tamaños, formas y posibilidades

Más allá de los modelos matemáticos, la naturaleza de los metaversos que propone la teoría de cuerdas es, cuando menos, fascinante. Podemos imaginar mundos increíbles, imposibles para ser descritos y comprendidos para nuestra mente, y, sin embargo, factibles en un espacio donde las leyes siguen los principios de esta moderna teoría. Algunos universos hipotéticos realmente desafían cualquier tipo de raciocinio, pero eso no es más que una muestra de las limitaciones de la mente del ser humano:

  • Universo cero: este universo no contiene dimensiones espaciales ni temporales. Es un universo donde no pasa el tiempo, y donde no hay cabida para nada. ¿Cómo podemos imaginar un universo donde no existe nada, que no está, donde no sucede nada? Sin embargo, es un universo tan real como el nuestro, y perfectamente factible.
  • Universos unidimensionales espaciales y tiempo cero: un universo sin dimensión temporal y con una sola dimensión espacial sería también curioso. Cualquier contenido sería plano, en una casi infinita ristra de partículas (cuerdas) de una anchura de la longitud de Planck. Además, en ese universo no pasaría el tiempo, con lo que esas partículas simplemente se encontrarían congeladas sin actividad alguna. Un universo realmente aburrido.
  • Universos unidimensionales temporales y espacio cero: del mismo modo, un universo sin espacio, y únicamente con tiempo, tendría la oportunidad de que sucedieran sucesos, pero, al no haber dimensiones, nada podría ocurrir. El reloj del universo sería un tic tac eterno en el que no habría nada que medir.
  • Universos n-dimensionales espaciales y unidimensionales temporales: este es, realmente, nuestro universo. En nuestro caso, con tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal, aunque, como indica la teoría, dispondría en realidad de diez dimensiones espaciales. Un universo con seres humanos caminando en un perdido planeta de una galaxia entre miles de millones.
  • Universos n-dimensionales espaciales y n-dimensionales temporales: este universo se parecería, en principio, al nuestro. Pero contendría un importante matiz: varias dimensiones temporales. ¿Qué efecto tendría? Al haber más de un tiempo, la materia podría pasar de un tiempo a otro, y, de hecho, ser arrastrada a lo largo de su historia hacia delante y hacia atrás. Pero, de una forma más, increíble, un objeto podría existir, a la vez, en dos tiempos distintos. Un ser humano podría ser joven en un tiempo y viejo en otro en el mismo espacio, y tantas veces como dimensiones temporales hubiese.

La vida en los metaversos

Estos universos de diferentes dimensiones espaciales y temporales contienen, además, distintas leyes de la naturaleza. Brian R. Green, uno de los padres de la teoría, calculó 10 elevado a la 500. Estos son muchos, muchos universos posibles, muchísimos más que partículas conocidas hay en nuestro universo. ¿Qué significaría esto para la vida? El principio antrópico definía que nuestro universo es apto para la vida porque estamos aquí, pero ¿por qué detenerse en nuestro universo? ¿Pueden, otras leyes, crear otra vida?

En universos muy sencillos no sería posible. Pero, si un universo como el nuestro ha creado vida, puede presuponerse vida en otros universos con otras leyes físicas. Dicho de otro modo: nuestro universo ha permitido crear un tipo de vida en un tiempo determinado. Otros universos podrían, hipotéticamente, crear vida incluso más avanzada que la nuestra:

  • Universos de vida nivel cero: universos donde la posibilidad de vida es nula son aquellos que estarían, teóricamente, fuera del rango de cualquier posibilidad de vida. Por ejemplo, universos unidimensionales espaciales.
  • Universos de vida nivel uno: aquellos universos que permiten la creación de vida similar a la nuestra. El nuestro es un ejemplo, pero podría haber otros con leyes similares que permitan vida, y que incluso estén más adaptados para la creación de vida.
  • Universos de vida nivel dos: aquellos que no solo permiten vida, sino que la misma nace de forma prácticamente automática. Es decir, universos donde la materia toma conciencia de forma generalizada. La propia estructura del universo permite la generación de la vida como en la Tierra, pero a una velocidad muy superior y con una evolución mucho más rápida.
  • Universos de vida nivel tres: este sería el último estadio: un universo que es, en sí mismo, una entidad viva. Es decir, un universo donde las leyes generan una conciencia a una escala global. El organismo vivo y el universo serían la misma entidad.

Que estos universos sean o no factibles no es posible determinarlo con el estado en el que se encuentra la teoría. De hecho, esos universos disponen de leyes que van más allá de las bases que actualmente marcan la ciencia en este universo. Otros modelos de ciencia, basados en esos universos, nos permitirían conocer mejor sus características y posibilidades.

Pero si nuestro universo generó vida en base a unas condiciones de partida, es innegable que podrían existir otros universos cuyas condiciones fueran más aptas para generar seres conscientes como nosotros. Entre 10 elevado a 500 universos, puede que alguno depare, sin duda, grandes sorpresas inimaginables.

Más información: teoría de cuerdas en la Wikipedia.

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

Un comentario en “Los universos alternativos de la Teoría de Cuerdas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .