Aspectos sociales y jurídicos del maltrato animal

Prácticamente cada semana puede leerse en medios escritos e Internet información relativa al maltrato animal. Abandono, vejaciones, golpes, peleas organizadas, y por supuesto muerte, muchas veces con crueldad. El problema no está sólo en la nula conciencia de las personas que llevan adelante estos monstruosos actos. También hay que analizar por qué, en general, la sociedad española consiente este tipo de actitudes de una forma vergonzosa, y niega cualquier derecho a la vida animal.

saddog

Animales sensibles

Todos los mamíferos somos seres sensibles. Por sensibles no sólo referimos a la disposición de un sistema nervioso complejo que provee de todo tipo de sensaciones al organismo, sino también de un comportamiento y actividad neuronal que le confieren el desarrollo de sentimientos y emociones. La ingenuidad humana, cuando no la negación sistemática y sin fundamentos, rechaza que los animales tengan estas capacidades, y con ello, se fundamenta una excusa milenaria para justificar, y aun menos para penar, el maltrato animal. Animales como el perro o el gato disponen de un complejo sistema sensorial y un desarrollo emocional similares a los del ser humano.

Las leyes de la naturaleza no son excusa

Es común relacionar las leyes de la naturaleza para justificar el maltrato animal. Si en la naturaleza se dan actos de crueldad, también el ser humano los puede consentir. El problema deviene de la propia idea de que la naturaleza tenga actitudes o comportamientos determinados por la moral y la ética humana. Lejos de ser así, la naturaleza simplemente conforma unas reglas de evolución mediante las cuales unos animales se alimentan de otros, en una pirámide alimenticia que se conformó en los orígenes de la vida, y que no pretende ser buena o mala.

Se podría razonar que existe maltrato desde el momento en que, como carnívoros, empleamos animales para nuestra alimentación. Este es el argumento que dan los vegeterianos y grupos similares y tiene como base que la vida animal no puede servir de alimento para la vida. Sin embargo, es la propia naturaleza la que ha llevado a cabo este modelo de subsistencia entre especies. Lo importante no es romper la cadena alimenticia ni las leyes de la naturaleza, sí acabar con el sufrimiento. También existen leyes para salvaguardar este aspecto. Y también se incumplen en muchos casos.

Son iguales, y deberían serlo ante la ley

Se suele razonar que un animal que no sabe resolver ecuaciones no tiene la capacidad de elegir o sentir o sufrir que posee el ser humano. Partiendo de la base de que la ciencia ha demostrado ya de forma rigurosa y científica que los animales sí sienten y se expresan; el hecho de que no sepan resolver ecuaciones no demuestra nada. Muchos seres humanos tampoco saben resolver ecuaciones, y no por ello se les niega el derecho al respeto, a la vida, y a salvaguardar sus emociones y sentimientos.

Pero el problema es realmente más complejo. Las leyes reflejan la forma de ser de un pueblo, y las leyes sobre maltrato animal muestran de forma muy consistente la falta de implicación de la sociedad en este problema. Que el maltrato animal no tenga consecuencias civiles o penales, o si las tiene que sean mínimas, no sólo permite que el problema se mantenga e incluso se intensifique; también está otorgando implícitamente una concesión al maltratador para que siga maltratando a los animales.

Con el pobre razonamiento de que son “animales inferiores”, las leyes no sólo no defienden la vida, sino que permiten al maltratador a persistir en su actitud, a sabiendas de que, en el peor de los casos, la sanción será una multa de una cantidad muy moderada. Del mismo modo que cruzar un semáforo en rojo tiene una sanción, también la tiene arrojar por un puente a cachorros recién nacidos, colgar en un árbol a un perro ya mayor, o realizar todo tipo de prácticas vejatorias de carácter sangriento, humillación y terror. Es evidente que existe un fuerte desequilibrio entre acción y pena.

La igualdad y el respeto a la vida deben ser derechos universales

No vamos a entrar a razonar si las penas por el maltrato animal se deben igualar a las penas al maltrato humano. Lo que decimos es que el dolor, la humillación y el sufrimiento que vive un animal maltratado es igual al que siente un ser humano. Ambos son seres sensibles con sistemas nerviosos muy similares, y por lo tanto ambos reciben los mismos estímulos. Por ello, en ambos casos las penas deberían ser las mismas. Que un ser vivo nazca perro o gato o humano es una circunstancia que no debe ser usada como atenuante. Del mismo modo que se ha avanzado en la igualdad de todos los seres humanos de la Tierra, debería plantearse la igualdad de todos los seres vivos de la Tierra.

El modelo educativo y de sociedad que hemos creado limita las posibilidades de enseñar a las nuevas generaciones los valores de respeto, igualdad y derechos que deben ser principios básicos no sólo con los semejantes, sino con los animales. En sociedades donde el contacto con la vida es mínimo, la oportunidad de crear una conciencia colectiva de salvaguarda de la vida en general es muy difícil. Si se suma a ello la poca rigidez de las leyes y su aplicación mínima, el panorama no puede ser más desolador.

Si debemos construir sociedades más justas, debemos aprender antes que nada un principio: la vida es un derecho fundamental de todo ser vivo, pero lo es más que esa vida sea respetada y admirada por todos. Mientras no se den estos principios básicos, ninguna sociedad moderna podrá realmente llamarse de esta forma, ni tendrá un futuro basado en la igualdad de los derechos fundamentales que como seres humanos debemos aprender y respetar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s