Caos y cosmos en la historia de la ciencia

En este artículo, vamos a indagar brevemente sobre los conceptos de caos y cosmos, desde el punto de vista de la ciencia. ¿Son realmente aspectos distintos de una misma materia? ¿Son elementos contrapuestos? Vamos a verlo.

“Los dioses son caprichosos”. Esta frase, pronunciada por los seres humanos durante el nacimiento de las primeras civilizaciones, constataba la idolatría de todo cuanto acontecía en su mundo y en sus vidas. Sin explicaciones científicas de la naturaleza, las primeras civilizaciones se abrazaban a mitos, ritos, y leyendas, con el fin de poder explicar el universo visible, y también, el acontecer diario de sus vidas.

En este devenir de los acontecimientos, el caos estaba presente en todos y cada uno de los hechos observados. Las lluvias, las tormentas, las buenas y malas cosechas, las sequías y las inundaciones, el amor, la guerra, eran causadas por caprichosos dioses, a los que había que aplacar y venerar. Un universo caótico, en el que las normas están dictadas por seres inmortales que deciden según su estado de ánimo.

Loki engaña a Hod para que mate a Balder. Mitología germánica
Loki engaña a Hod para que mate a Balder. Mitología germánica

La llegada del cosmos y de la ciencia

Ante el caos y el desorden, inherentes a los dioses, algunos seres humanos comenzaron a preguntarse si, realmente, los dioses eran los causantes del devenir de los hechos, o, al menos, si estos hechos eran predecibles, cuantificables, y analizables. El mundo griego, crisol de varias culturas, vio cómo distintos pueblos tenían distintos dioses y distintos mitos para explicar los mismos hechos. Esto dio pie a pensar que, al menos, uno de esos mitos no podía ser cierto, ya que eran contradictorios con el resto. Y, si unos no eran ciertos, ¿por qué no podían serlo todos? ¿Qué mito era el verdadero?

Aunque otras civilizaciones habían hecho uso de ideas científicas de forma aplicada en la búsqueda de soluciones a diversos problemas, fue en la Grecia clásica donde se instauró un método, según el cual, la mente podía conocer y resolver el caos del universo. Este caos contendría en su interior un cosmos, es decir, un orden, que el ser humano podría conocer mediante la filosofía y el estudio de la naturaleza. De hecho, caos y cosmos son términos contrapuestos y cuya idea básica nació en Grecia.

Cosmos contra caos: el orden frente a los caprichos de los dioses

Es, pues, en Grecia, y concretamente en el siglo V a.C., donde el cosmos se impone al caos por primera vez, no solo desde un punto de vista práctico, sino en un sentido más profundo, en el pensamiento racional, y en el deseo de encontrar una explicación a todos los fenómenos existentes y observables. La filosofía griega clásica, con mentes como Platón y Aristóteles, conforman un nuevo paradigma del pensamiento que se opone a la idea de dioses caprichosos. En su lugar, la naturaleza contiene un orden que la mente por sí misma puede conocer y comprender.

A diferencia de la ciencia actual, que basa su trabajo en la verificación experimental, Aristóteles tenía la idea de que la mente, por sí misma, se bastaba para comprender el universo en su totalidad. Naturalmente esto no es posible, pero es un gran paso frente a la idea de que el universo es incomprensible, caótico, y manejado por dioses caprichosos.

Siglos XV a XIX: el triunfo del cosmos sobre el caos

Tras la “oscuridad” de la Edad Media, y el advenimiento del Renacimiento, el conocimiento griego volvió a imponerse, y comenzó una etapa de desarrollo e investigación en ciencia como nunca se había visto. Hombres como Descartes, Copérnico, Galileo, o Kepler, entre otros, dieron un impulso fundamental a la ciencia como herramienta de conocimiento. Pero fue sin duda Newton, el que con sus Principia Mathematica consolidó la idea del cosmos sobre el caos.

La teoría de la gravedad de Newton supone, en muchos aspectos, el nacimiento de la ciencia moderna, y la consolidación de que el método científico constata la capacidad de la humanidad por comprender que, detrás del caos, se establece un orden, un cosmos, predecible y verificable. El entusiasmo se desata, y, durante el siglo XIX, se trabaja incluso con la idea de que, tarde o temprano, todo el conocimiento del universo estará al alcance de la ciencia. Es lo que se da en llamar el determinismo científico.

Dijo Dios “hágase Newton” y todo fue orden. Dijo el diablo “hágase Einstein” y todo fue caos

Sin embargo, el entusiasmo del determinismo tuvo una vida intensa, pero relativamente breve. Frente al conocimiento absoluto, el siglo XX ve nacer tres teorías que aplastan esta idea de forma rotunda. La primera es la relatividad general de Einstein. Esta teoría se lleva por delante el tiempo y espacio absolutos. Más tarde llega el principio de incertidumbre, que demuestra que el conocimiento absoluto no existe. Y, en los años sesenta del siglo XX, la teoría del caos postula que varios sistemas, como el clima, son caóticos por naturaleza. ¿Es el fin del cosmos, y el triunfo del caos?

El sentido del caos y del cosmos como un todo

En realidad, la ciencia actual se plantea estos dos conceptos como las dos caras de una misma moneda: ni el universo es determinista, ni tampoco es incomprensible. El universo dispone de una complejidad que va más allá de la capacidad de la obtención de un conocimiento absoluto. El ser humano puede y debe comprender el universo, pero no puede, de ningún modo, controlar su futuro, o aspirar a conocerlo de una forma completa. Existe un límite para el conocimiento, lo cual no es excluyente con la capacidad de conocer cuáles son los secretos y los mecanismos y leyes que rigen la naturaleza.

Simple y llanamente, como seres que formamos parte del cosmos, somos limitados. Es, comprendiendo esta limitación, que el ser humano podrá acercarse, pero nunca alcanzar, el conocimiento total. La ciencia habrá de ahondar en ellos, y buscar las respuestas entre estos dos límites impuestos por la naturaleza. Esta meta es, sin duda, la mayor frontera de la humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.