Nuevo extracto de “Las entrañas de Nidavellir”

Os traemos un nuevo fragmento de “Las entrañas de Nidavellir”. Recordad que esta novela está ambientada en 2156, cien años después de los hechos de “Operación Fólkvangr”, y narra unos hechos que establecen una nueva y muy peligrosa situación en el status quo entre la humanidad y Deblar. Este libro se podrá leer de forma independiente por supuesto, aunque siempre será conveniente haber leído la comentada “Operación Fólkvangr” y “Las cenizas de Sangetall”. Os dejamos con el fragmento.

Interior del módulo de mando
Interior del módulo de mando

—Sandra, Sandra… Tienes que entenderlo. Nosotros no condenamos a la humanidad. Sois vosotros. ¿Lo has olvidado?
—¿Y qué diferencia hay? Vosotros podríais ayudarnos. Pero dejáis que la especie se extinga. Es un genocidio, Deblar. Aquí abajo hay hombres y mujeres. Seres sensibles, con sentimientos, con sueños. Con anhelos. Ciertamente, pueden cometer errores. Pero ¿no se merecen una oportunidad?
—La especie humana está catalogada como el organismo inteligente más peligroso de la galaxia, Sandra. Dejar que se extinga no era una opción: era la forma más natural de permitir que la naturaleza se corrija a sí misma. Ya lo hablamos hace cien años.
—Hace cien años yo era básicamente una máquina. Ahora soy una máquina. Pero también soy una entidad con capacidades éticas y morales. Y, en tanto en cuanto máquina ética, computo que esto es un genocidio. —Deblar suspiró.
—Vaya máquina cabezota que estás hecha.
—Aún no has visto nada, Deblar.
—De todas formas, no he venido aquí para hablar por enésima vez de este dilema moral. He venido porque las cosas se han complicado, Sandra.
—¿Qué quieres decir?
—Quiero decir que el statu quo ha cambiado. Nuestro pequeño dilema moral ha quedado aparcado temporalmente.
—¿Por qué?
—La razón se halla en Titán. Las excavaciones de una empresa minera de la Tierra han encontrado uno de nuestros vehículos. Llevaba allí trescientos cincuenta mil años. Está muy dañado, pero todavía en condiciones. Obviamente no tienen ni idea de cómo repararlo ni de pilotarlo. Pero su estudio puede dar a la humanidad la capacidad de desarrollar el viaje interestelar.
—¿Y qué tiene que ver eso conmigo?
—¿Contigo? Nada. Pero si no se evita el estudio de esa nave por parte de la especie humana, tendremos que tomar una decisión:
—¿Qué decisión?
—Destruir todo signo de vida en la Tierra, hasta que quede completa y absolutamente esterilizada para el resto de su existencia. Y a ti también, mi querida y fraternal amiga. A ti también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s