Extracto de “Las entrañas de Nidavellir”

Enciclopedia Global: la World Dreamer Web (WDW).

La humanidad ha tratado de establecer comunicación entre individuos desde los orígenes de las primeras civilizaciones. A la comunicación verbal, verdadera y potentísima herramienta de intercambio de información, se unió después la escritura. Con ambas, la especie humana pudo desarrollar un sistema de información y transmisión de conocimiento que le permitió crear una sociedad avanzada y, dado el paso de los milenios, con tecnologías avanzadas, poder transmitir y almacenar grandes cantidades de datos y, como consecuencia de ello, de conocimiento.

Minds

Como resultado de ese proceso de tecnificación, y del conocimiento de la transmisión y almacenamiento de la información, la humanidad creó, a finales del siglo XX, una red llamada Internet, y con Internet, la conocida como World Wide Web (WWW). Con ella, cada ser humano tenía virtualmente acceso a la información de todo tipo, en cualquier parte del planeta, y en tiempo real. Internet fue una revolución apoyada en la tecnología electrónica digital primero, y cuántica después.

Sin embargo, a mediados del siglo XXII, los conocimientos adquiridos en la estructura neuronal humana permitió el desarrollo de una nueva red que dejó completamente obsoleta a la World Wide Web y sus versiones mejoradas. Esta tecnología, que fusiona completamente los sistemas de información cuántica con el cerebro, y que crea una comunicación cerebral directa entre mentes, se dio en llamar la World Dreamer Web (WDW).

La World Dreamer Web requería, en sus primeras fases, que el individuo estuviese dormido para acceder a la misma. De ahí el nombre. Posteriormente, mejoras en el sistema interactivo y en los interfaces entre mente y máquina, permitieron que los individuos pudieran conectarse en estado de vigilia.

Esta red ha permitido, desde su creación, la conexión directa de información a la mente, de tal forma que cualquier persona puede acceder a cualquier tipo de información en tiempo real, esté soñando o despierto, y leer dicha información, o visualizar una imagen, ver un vídeo, e incluso sentir una bebida o comida, oler una flor, o sentir una textura, o la piel de un individuo. El mismo puede, por ejemplo, bañarse en una piscina, o esquiar en una montaña, o mantener relaciones sexuales, sin diferencia alguna con una actividad real que estuviese realizando de forma física.

Por ese motivo, la WDW va mucho más allá de cualquier conexión estándar, incluso con sistemas de realidad virtual mediante instrumentos externos. Si dos personas desean comunicarse, pueden reunirse en la misma WDW, donde réplicas virtuales de ellos pueden interactuar, hablar, y compartir información, mientras sus cuerpos se encuentran a miles de kilómetros de distancia. El único hándicap es la velocidad de la luz, ya que distancias demasiado grandes impiden una comunicación correcta.

Quienes están conectados a la WDW pueden acceder a una biblioteca, a un bar, a un centro comercial, o a un viaje de placer, porque esos individuos están técnicamente soñando. El cerebro procesa la información a un nivel inferior al de la consciencia, de tal modo que un individuo está, realmente, realizando dos cosas a la vez. Una en el mundo real, y otro en el mundo onírico de la WDW.

Esa es la clave de esta tecnología: la WDW emplea las capacidades del sueño y del subconsciente humano para integrar la actividad diaria, de forma que el individuo puede, y de hecho está, soñando mientras está despierto. Puede estar haciendo sus ejercicios de gimnasia mientras en la WDW está asistiendo a una presentación, viendo una película con amigos, o disfrutando de un fin de semana en algún lugar exótico, real o imaginario. La WDW permite, gracias a basarse en el sistema de sueños mental humano, crear espacios reales o imaginarios, y vivirlos sin ninguna dificultad. Puede también eliminar las leyes físicas por ejemplo, y disfrutar de un vuelo sin mayores problemas.

La WDW es tremendamente potente, pero el cerebro requiere de frecuentes periodos de descanso entre conexiones. Por eso, la WWW en versiones modernas sigue estando disponible como segunda opción. A los individuos adictos a la WDW se les debe tratar con fármacos neurodepresores para estabilizar el sistema neuronal. El abuso puede traer como consecuencia mareos, vómitos, stress, y en casos agudos, la muerte.

Es importante remarcar que no se transmiten ideas directamente; la comunicación final sigue siendo verbal, pero es evidente que la WDW es el gran avance que ha permitido una comunicación como nunca antes se ha visto en la historia de la especie humana. Algo que sólo será superado por la fusión completa de mentes e ideas. Actualmente se trabaja en esos supuestos, pero no se esperan, de momento, grandes avances en esa materia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s