Título de la segunda parte de “Las entrañas de Nidavellir”

La segunda parte de “Las entrañas de Nidavellir” ya tiene nombre completo. Será el siguiente: “Las entrañas de Nidavellir II: Promakhos”. La palabra “Promakhos” en griego antiguo significa literalmente “que lucha delante”.

Este subtítulo da cuenta de lo que va a suceder con Sandra, cuando comienza la acción, tras los sucesos desarrollados en la primera parte. Reconozco que este título, y los títulos de la saga en general, no son llamativos, pero sí contienen pistas de lo que encierran, y de la historia de la saga Aesir-Vanir. Los nombres son y están relacionados con la mitología escandinava, y en este caso, ya rizando el rizo, se mezcla esa mitología con un término griego, que tiene que ver con la diosa Atenea, que era llamada, entre otros nombres, “Promakhos”.

De hecho, la estatua de Fidias de quince metros que se encontraba cercano al Partenón (no confundir con la estatua interior, Athena Parthenos), era conocida como “Athena Promakhos” (Ἀθήνα Πρόμαχος) en la variante del griego del Ática que se hablaba en el siglo IV a.c., e indicaba a Atenea “la que lucha en el frente de batalla”, en lo que sería una traducción más libre. Creo que el título se ajusta como un guante a lo que será su contenido. No me muevo por cuestiones comerciales, y por eso, mis libros tienen los nombres que considero oportunos, sin estar esclavizado a normas ni a editoriales, ni a ningún tipo de imposición. Aunque suene a tópico, me debo a mis lectores, y por ellos escribo mis libros. Lo demás es irrelevante.

Espero tener este libro terminado en algún momento entre octubre y diciembre, dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos. En la imagen, un modelo aproximado de la Acrópolis de Atenas en la época del maestro Fidias, donde puede observarse a Atenea Promakhos, lo cual da idea de su tamaño. Termino recomendando una visita a Grecia a cualquier aficionado a la historia. Un país maravilloso con gente maravillosa, del que guardo muchos y gratos recuerdos. Merece la pena, sin ninguna duda.

Akropolis_by_Leo_von_Klenze-award-3
Acrópolis de Atenas hacia el siglo IV a.c.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s