Escándalos sí, pero no son nuevos

Carl Schurz fue un senador americano republicano de finales del siglo XIX. Una de sus frases más famosas es: “Mi patria, con razón o sin ella” (“My country, right or wrong”). Para Schurz, no importaba tanto la razón a la hora de defender y apoyar la patria frente a otras ideas, otros países, y otras culturas. Puede haber errores a la hora de juzgar y compartir criterios con otras naciones, pero esos errores no deben hacer olvidar la realidad: tu país estará siempre en primer lugar. Si te equivocas pero lo haces por tu país, estás haciendo lo correcto.

También a finales del siglo XIX, y hasta incluso mediados del siglo XX, la eugenesia, es decir, la esterilización forzada de aquellos “no aptos para procrear” fue un tema recurrente en Estados Unidos. En Virginia en 1924 se aprobó una ley de esterilización forzada de los “idiotas, dementes, y con otros problemas mentales y físicos” que fue de inspiración para el partido nazi en la segunda guerra mundial. Se desarrollaron, que se sepa, al menos 7000 esterilizaciones forzadas y verificadas. El objetivo fundamental: mejorar la raza del pueblo de Estados Unidos.

Harry Laughli publicó en 1914 una lista de los individuos afectados por una ley con el objetivo de limpiar el país de la lacra humana: débiles mentales, locos, criminales, epilépticos, alcohólicos, enfermos, ciegos, sordos, deformes y dependientes –incluidos los huérfanos, vagabundos y mendigos. En el caso de vagabundos y mendigos, eran fracasados cuyo fracaso no debía transmitirse a nuevas generaciones.

Como puede verse, no es necesario leer las noticias de hoy en día para entender que una barbarie se ha apoderado del pueblo estadounidense. No es la primera vez que ocurre, y solo es de esperar que en esta ocasión el daño no sea tan grave ni directo. Aunque, de momento, con 30.000 familias estadounidenses a las que ya se les ha negado cualquier tipo de protección, siendo incluso gente que lleva allí décadas o siglos, nada es de extrañar.

Cuántos de ellos morirán por la desidia y el abandono de aquellos que deberían preocuparse de los aspectos más básicos del ser humano. Luego otros dirán que, si no tienen recursos, no merecen atención médica básica. Con esos, por supuesto, no hay nada de que discutir; está todo dicho ya, y para siempre.

dna

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s