Un fragmento de mi alma

Yvette Fontenot o Robert Bossard son personajes que nacen casi sin darte cuenta, y, de pronto, ves que crecen, que toman forma, y que se convierten en protagonistas de sus propias historias. Lo hemos visto mil veces en la literatura, y en el cine.

Algunas veces incluso superan al protagonista. Sus papeles secundarios se convierten en los ejes vertebradores de muchos de los aspectos del relato que se narra. Acaban teniendo su propia idiosincracia, y su propia historia. Esa es la grandeza de la literatura: sabes que algo nace, pero nunca sabes cómo va a terminar. Si eso no es magia, no me imagino qué puede serlo.

yvette2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s