Consejos de conducción vial para vacaciones

¿Cómo? ¿También hablo de conducción y automovilismo? Claro, tengo un ejército de monos esclavos en el sótano de casa, que son los que realmente escriben los artículos. Y son también más inteligentes y guapos que yo. Lo cual no tiene demasiado mérito.

Pero hablando en serio, en vacaciones, y cuando no estamos en vacaciones, existen individuos que, por una razón u otra, gustan de jugarse la vida en la carretera. No me voy a extender con discursos filosóficos sobre las muchas desgracias que supone perder a un ser querido por un absurdo accidente de automóvil, que muchas veces se podría haber evitado. Porque una cosa es un accidente fortuito: un animal que se cruza, haces un quiebro, y chocas por haber querido evitar un gatito, etc.

Otra cosa, muy, muy distinta, es perder la vida porque alguien iba borracho o lleno de cocaína hasta las cejas. Ambas situaciones son terribles. Pero la segunda es realmente deleznable.

Por eso, ahí van mis consejos. No son una norma perfecta, ni la guía ideal. Solo se basa en mis años conduciendo, que son más de los que me gustaría.

seguridad-vial-1080x675
¿Qué hace conduciendo mientras usa el móvil? La próxima llamada a su familia será desde el más allá. Y no podrán escuchar sus súplicas y lamentos.

Una historia real.

De esta historia hace 25 años. Estoy en la oficina. Viene alguien y me dice: “oye, ¿tú no eres el propietario de un Renault 19 Chamade matrícula tal y tal?” Le digo que sí. Me dice: “pues el coche ya no existe, al menos, algo que se pueda reconocer”.

Di un salto en la silla. La conductora del Renault había sufrido un accidente. Había sobrevivido porque, como suele decirse, no era su día. Se acababa de poner el cinturón porque había visto a la policía. Circulaba con exceso de velocidad, especialmente por una carretera de montaña. En un giro en una montaña, chocó contra una columna de coches. Salió rebotada para chocar contra un camión que venía de frente. Volvió a salir rebotada para caer dando vueltas de campana por una pendiente. El coche quedó boca abajo.

Las consecuencias: fracturas diversas, una enorme herida en la cabeza con gran profusión de sangre, cortes por todo el cuerpo… una situación dantesca. Se salvó por dos razones:

  1. El cinturón. La mantuvo en el asiento durante las dos colisiones y la caída. Sino habría salido despedida.
  2. Las barras antivuelco del Renault 19. Era uno de los primeros coches de su gama en llevar esas barras, que impidieron que el techo se hundiese completamente.

Cuando llegué al hospital, parecía pelirroja en vez de rubia por toda la sangre acumulada. Operaciones diversas, clavos, y rehabilitación.

Esta historia terminó bastante bien. Muchas otras no acaban tan bien. Y es absolutamente lamentable que se produzcan accidentes de tráfico. Pero mucho más lamentable es la inconsciencia de muchos, que juegan con sus vidas, y con las vidas de los demás.

¿Qué se puede hacer? De momento, seguir unos consejos. Y concienciarse de algo: la vida es muy delicada, y se pierde con mucha facilidad. No juguemos en la carretera. Vamos a verlo con algunas ideas fundamentales. Y recuerde: a 40 km/h la energía cinética de un automóvil es suficiente para acabar con la vida de cualquier ser humano. No se puede imaginar lo que puede ocurrir a 120 km/h.

conductora
Una postura relajada. Sujetar el volante suavemente, y con las dos manos por la parte media y superior. Ropa cómoda, que no apriete. Zapatos que sujeten bien el pie. Atención completa a la carretera. Y, sobre todo, autocontrol. Del automóvil, de los pensamientos, y de las actitudes.

En la carretera, atención al volante.

Olvídese de todas esas tecnologías tan bonitas y tan espectaculares que hoy en día invaden los automóviles, que hacen que los automóviles parezcan naves espaciales. Cuando conduzca, ponga el 100% de los sentidos en la carretera. Repito: en la carretera. No en pantallitas de ayuda, ni en proyecciones en el parabrisas si usted tiene un coche de esos modernos. No discuta con su acompañante si lo lleva. Pida a su acompañante la mayoría de cosas que le puedan ayudar a seguir mirando la carretera. No hable por el móvil aunque sea manos libres. De hecho, active el modo automóvil del coche, y si no tiene, apáguelo o póngalo en modo avión. Ponga la radio, pero música suave y a bajo volumen, o un programa de entrevistas o similar.

En una palabra: CONDUZCA. Esté atento a la carretera. A 40 km/h una fracción de un segundo son una buena cantidad de metros recorridos sin ver lo que ocurre: un perro, un niño, una pelota (recuerde, si es una pelota, casi siempre habrá un niño detrás buscándola).

Olvídese de la publicidad que nos atosiga con automóviles que parecen aviones por toda la tecnología que llevan. Usted es el mejor ordenador de a bordo. Conduzca. Y olvídese de todo lo demás.

navdy-001
¿Whatsapp mientras conduce en el parabrisas? Olvídese de chatear mientras conduce, o el próximo chat lo tendrá que mantener con Dios.

El intermitente, ese oscuro misterio.

En el programa “Cuarto milenio” hablaban el otro día de un oscuro y misterioso dispositivo que nadie sabe para qué sirve: el intermitente. ¿Cuál es su función? ¿contacto con extraterrestres? ¿Abducciones mediante luces? ¿Señales a otras dimensiones?

El intermitente es el gran olvidado hoy día. Y es fundamental, porque está informando a los demás de nuestras intenciones. No ponerlos es arriesgarnos a colisiones, y a que alguien se nos eche encima. Porque la distancia de seguridad es importante, pero poca gente la respeta.

Por favor, use el intermitente al cambiar de carril o cambiar de vía. Usted lo agradecerá. Los demás, mucho más.

aluces_direccional
Active el intermitente siempre, aunque no parezca que haya otros atrás; usted puede que no los vea, pero ellos pueden verle a usted.

Distancia de seguridad: me pego a ti como una lapa.

Por el amor de Dior, ¿por qué se pegan algunos al de delante yendo a 120 km/h? ¿Por qué esa manía de ir al rebufo como si fuese un coche de Fórmula 1? ¿Y si el de delante frena? Se lo va a comer, y la culpa será suya. Recuerde: la culpa es del que pega por detrás, excepto si el de adelante daba marcha atrás.

Pero es que además puede provocar terribles accidentes. Mayor distancia a mayor velocidad, que pueda usted maniobrar si al de delante se le revienta una rueda, o hace algo raro, o frena de repente. Mantenga la distancia de seguridad. Mantenga una distancia con una desgracia segura.

distancia_seguridad
Tiempo de reacción versus velocidad. Si no es usted Superman o Supergirl mantenga la distancia de seguridad.

Ruedas a punto y en perfecto estado.

Las ruedas lisas son para los coches de Fórmula 1. En carretera lleve las ruedas con dibujo. Debe haber pasado la ITV por supuesto, y llevar un seguro a terceros. Pero eso no le salvará si su coche patina a la primera lluvia.

rueda

Luces de posición, cruce, y largas.

¿Cuándo hay que encender las luces de posición? En realidad se pueden llevar encendidas siempre, pero, si su automóvil es moderno, lleva dos luces de posición constantemente encendidas. En todo caso, ante cualquier duda, encienda las luces. Cuando anochece, o si hay niebla, o si hay lluvia, encienda las luces. ¿Quiere que le vean? Es útil que le vean, se lo aseguro; que le vean significa que las posibilidades de colisionar contra su vehículo disminuyen. Así que, si quiere ser visto, encienda las luces. Veo demasiadas veces demasiados automóviles sin luces, incluso en plena noche. Es tremendamente arriesgado.

Las luces largas se usan cuando va por carreteras secundarias o por nacionales de un solo carril. No las encienda en autovías o autopistas, porque no son necesarias en ese momento. Encienda las antiniebla si ve que la distancia máxima de visión se reduce, pero las largas deslumbran completamente a los conductores. Empléelas con precaución.

Exceso de velocidad.

Cuando voy conduciendo siempre me encuentro con los típicos personajes que se creen que están en el mundial de Fórmula 1. Te adelantan a toda velocidad incluso en ciudad, se te cruzan en la autovía o autopista para salir de la misma, te hacen luces, se te pegan por detrás, realizan movimientos bruscos y peligrosos, cuando no te insultan y te hacen gestos obscenos.

exceso-de-velocidad
La velocidad dopa, y tiene efectos similares a los de las drogas. Visualmente se produce el efecto túnel, por el que no ve nada excepto lo que hay delante. Déjese de carreras, la única carrera válida está en la universidad o en los circuitos.

Por favor, ponga una distancia segura entre usted y esos personajes al segundo de detectarlos. Ignore sus insultos y sus gestos, no se deje llevar por ellos, no imite su comportamiento. Deje que se vayan y se estrellen tranquilamente contra un árbol, y esperemos que sea un árbol y no sieguen la vida de una familia inocente que nada tenía que ver con situaciones de peligro. Pero insisto: mantenga una distancia segura. Que corran, que mueran en cualquier cuneta, y que sus familias lloren por sus almas mientras dicen aquello de “qué buenos eran”. Sí, eran buenos, pero tremendamente peligrosos, no solo porque juegan con sus vidas, sino porque juegan con la vida de los demás. Ignórelos. No merece la pena.

Si es usted el que corre, piénselo: en vez de llegar diez minutos antes a su destino, no llegará nunca. Será un viaje eterno que terminará con usted aplastado contra el asiento en un mar de sangre. ¿De verdad mereció la pena perder la vida, o llevarse por delante la vida de una familia por diez minutos? No lo haga. Sí, su automóvil tiene 250 caballos. Dele a esos caballos un descanso, y a usted también. Si quiere correr, alquile unas horas en un circuito. Allí puede usted estrellarse y morir con todas las garantías y con todos los papeles en regla.

Cinturón de seguridad.

Ah, no se pone el cinturón de seguridad porque molesta. Romperse la cabeza contra el cristal también molesta, puede usted estar seguro de eso. El cinturón salva vidas. Olvide esos cuentos que corren por Internet de que son una trampa; la trampa es la que le están contando a usted. El cinturón se coloca perfectamente abrochado desde el minuto cero hasta el aparcamiento. Y le salvará la vida. No deje que su familia le pierda porque a usted le incomodaba; no merece la pena.

cinturon-de-seguridad-2
Un gesto que salva miles de vidas.

En este vídeo se deja claro cómo podemos perder a nuestros seres queridos por no querer atender unas normas tan básicas y sencillas, pero de una efectividad totalmente demostrada. Por favor, use el cinturón, sigas las normas, cuide de sus hijos y de su familia. El automóvil se puede reemplazar; ellos no.

Posición de los niños.

Es habitual ver automóviles que incumplen totalmente la colocación de los niños en el habitáculo del vehículo. ¿Ha visto esos vídeos de colisiones con muñecos de niños? ¿Ha visto cómo el niño se come el cristal con su cabeza?

Ahora piense que ese muñeco es su hijo. No sea así; usted tiene todo el derecho a morir de forma espectacular si quiere, pero hágalo usted; no se lleve por delante a sus hijos. Ellos no tienen por qué compartir sus ansias de atravesar el cristal del vehículo. Hágalo por ellos. Son sus hijos. Confían en usted. Sea merecedor de esa confianza, cumpliendo las normas, y colocando la silla del niño tal como marca las normas de tráfico. Esas normas no están puestas por que sí; son para su seguridad y la de sus hijos.

Rotondas.

Cuánto se ha escrito de las rotondas. Se han publicado mil vídeos de cómo operan, pero la gente sigue ignorándolo. El problema son sobre todo las salidas. El que va por el interior no puede llevarse por delante al que circula por el exterior. Pero, por mucho que se explique, sigue sin quedar claro. Dejo uno de los muchos vídeos sobre este tema para información general.

Resumen: es su vida, pero también es la vida de muchos otros.

Los conductores que creen que la carretera es un circuito, que pueden saltarse las normas de tráfico, que incumplen las reglas constantemente, que beben alcohol o toman drogas antes de conducir, y que se sienten como únicos y diferentes circulando, son un enorme peligro para la vida. Entre todos debemos perseguir y condenar esas conductas, denunciarlas inmediatamente en cuanto las detectemos, y ayudar a los agentes de tráfico para que puedan hacer su trabajo en las mejores condiciones, deteniendo y actuando en cada momento para proteger la vida de los conductores que siguen escrupulosamente las normas de tráfico.


Más información:

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .