Carteles de guerra para una era perdida

“Quienes juzgan el pasado con los ojos de la ética y la moral presentes están condenados a ser recriminados por ello en el futuro”.

Cuando se habla de las redes sociales, de influencia, de manipulación, o, simplemente, de tendencias en política y sociedad, no somos conscientes muchas veces del grado de nivel de sofisticación que se ha llegado a obtener con el fin de que no nos demos cuenta de que somos bombardeados constantemente con mensajes que tratar de inducir una respuesta concreta en nuestro comportamiento.

Y esa manipulación no es nueva. Todo gobierno, empresa, incluso nosotros mismos, somos seres adaptados para convencer a los demás. Cuando cortejamos a esa joven dama, o a ese caballero, con fines románticos, o sexuales, o para que nos dé algo, estamos usando nuestras estrategias heredadas de socialización y control sobre los demás. Cuando empezamos una conversación sobre el tiempo en el ascensor, o cuando damos un discurso político en una tribuna, el fin siempre es el mismo: obtener una respuesta positiva de nuestro interlocutor.

Esto no tiene por qué ser necesariamente malo. Podemos tratar de convencer a alguien para que no se suicide. Ese sería un gesto noble y con un fin de ayudar a los demás. Cuando convencemos a nuestros hijos para que hagan los deberes y luego podrán jugar, les estamos enseñando que es importante dar prioridad a los elementos más importantes de la vida. Cuando tratamos de convencer a un paciente para que se tome la medicación, estamos ayudando a un ser humano.

El fin de la segunda guerra mundial a bordo del acorazado Missouri, septiembre 1945.
Leer más “Carteles de guerra para una era perdida”