La confesión

Me bautizaron. Pero no hice la comunión, a pesar de la enorme presión que sufrí. Con siete años me planté, y no consiguieron doblegarme.

Nunca me he confesado, excepto a alguna dama oscura en alguna noche oscura de alguna habitación oscura.

Pero, si en cambio vosotros sí sois hombres y mujeres temerosos de Dios, podéis comenzar a confesaros, o conocer la historia de un hombre que se fue a confesar, por algo que no había hecho. Todavía.

Unknown

Anuncios