Telescopio James Webb: hasta el infinito y más allá

Una de las actividades científicas que cualquier aficionado a la ciencia puede hacer de noche es observar la bóveda celeste. En un lugar sin contaminación lumínica, y con la ayuda de un sencillo telescopio, se pueden pasar horas emocionantes, aprendiendo a conocer todas las maravillas que guarda el universo. Aprender a usar un telescopio es relativamente fácil, sobre todo ahora, con esos nuevos que llevan un miniordenador incorporado. En mi época las cosas eran más complicadas, pero ahí está la tecnología, para facilitarlo todo.

Lo cierto es que, para aprender a conocer nuestro presente, debemos observar nuestro pasado. Y eso es lo que hacen los telescopios. Son verdaderas máquinas del tiempo, que nos enseñan cómo era el universo siglos atrás, milenios atrás, o, en el caso del nuevo telescopio James Webb, eones atrás. Si el Hubble nos ha permitido conocer el pasado remoto, el nuevo James Webb nos llevará a únicamente 200 millones de años de la creación del universo. ¿Increíble? Yo ya sueño con los descubrimientos que pueda aportar este valiosísimo instrumento. El cristal está terminado, y el montaje final y lanzamiento se esperan para 2018.

En la imagen adjunta, podemos ver cómo hemos ido arañando millones de años al tiempo, hasta encontrarnos en el umbral de los orígenes. Sin duda, los próximos años prometen ser emocionantes. Más información en este enlace.

hubble-telescope-vision-graphic

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s