Escenas en el tren. Hoy: el ojo que todo lo ve

Mezclar tren y literatura tiene a veces recompensas divertidas. Hoy por ejemplo me he sentado, como siempre que puedo, en un asiento con mesa. La razón es que puedo colocar el portátil para mis estudios sobre física teórica. Vale, en este caso era sobre “Alice Bossard: historias de una cibercriminal”, cuyo primer episodio estoy revisando.

A mi lado, una nena de unos 20 años más o menos, con un diccionario de francés español que temía cayese al suelo sobre mi pie, porque tendría que volver con muletas a casa. El caso es que me pongo a escribir, y, como suele suceder, noto un ojo que se cuela entre mi vista y la pantalla, disimuladamente. En ese momento estoy revisando una conversación entre dos personajes, Alice y Sandra. Sandra le cuenta a Alice que ese amor que Isabel, la hija de Javier Pascual, siente por ella, no tiene que incomodarla, ni preocuparla, ni hacerla sentir culpable. Que el amor se expresa en perfecta libertad cuando es amor, sin frenos ni muros que lo detengan. El ojo continuaba ahí, y yo continuaba revisando el texto. La verdad es que es un momento complicado. ¿Qué haces? ¿Cierras la pantalla? ¿Le dices que compre el libro? ¿Te vas a otro asiento? Me pasa un poco como a Alice, no sé cómo reaccionar ante situaciones así. Solo una vez, una mujer de mediana edad, se animó a preguntar.

Cuando llegué a la estación, cerré el portátil, y me levanté. Pasé la puerta de cristal que da acceso a la puerta de salida. Pero, antes de salir, miré el cristal. Por supuesto, por curiosidad. Tenía la sensación de que iba a encontrar algo. Y así ha sido. En el reflejo se veía una cabeza curiosa observando cómo el ordenador se alejaba, sin saber qué ocurría finalmente con el amor de Isabel y la angustia de Alice.

La vida es una historia que nunca sabemos cómo ni cuándo va a terminar. Pero una novela sí podemos saber cómo acaba. Cuando leas un texto, y quieras conocer el final, no temas preguntar. No temas leer. No temas investigar cómo obtener el siguiente capítulo. Si hay algo mejor en la vida que comenzar un libro, es acabarlo. Es triste, pero es una satisfacción que la vida nunca te dará.

f1353f58614427a7f96b36b144ea7342

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s