El Brexit no es el problema

Cuando escribo esto, queda una semana para que se vote en Reino Unido si esta nación debe abandonar la Unión Europa, y acaba de fallecer la diputada laborista Jo Cox, de 41 años y con dos chicos. Y todo el mundo se lamenta de estos dos hechos, muy distintos entre sí, y completamente hermanados por un hilo conductor común: el odio. El odio hacia lo que es distinto, a lo que no es de tu casa, de tu barrio, de tu proximidad.

Ese fenómeno lo conoce la humanidad desde hace cientos de miles de años, y se llama tribalización o tribalismo:

europamuro

Tribalización: Tendencia a formar grupos étnicos y minorías culturales para preservar pequeñas naciones o sistemas económicos rurales. Al contrario de la globalización, los grupos pequeños tratan de mantener su identidad.

Está claro. El ser humano ha formado grupos desde sus orígenes. Podemos recordar la película 2001, donde dos grupos de antepasados del ser humano luchan por una charca de agua, venciendo uno de ellos gracias al contacto con el monolito.

Desde entonces, los monolitos han estado presentes en la vida de la humanidad con otro nombre: muros. O mejor dicho, muros de la vergüenza. En Europa, las dos guerras mundiales derrumbaron muros, solo para crear muros todavía más altos, como el famoso muro de Berlín. Caído el muro, Europa vivió un proceso de consolidación importante, en el que evolucionó en sus estructuras económicas y políticas. Sí, pero no lo hizo en sus modelos sociales y culturales.

Y ahora pagamos las consecuencias. Con la crisis de 2008, que aún perdura, y lo que le queda, y con las políticas neoliberales de muchos gobiernos primero, y la represión durísima de Bruselas, el FMI y el Banco Europeo luego, la población ha percibido, cada vez de forma más patente, que Europa es el enemigo a batir. Que la Unión Europea es la responsable de todos los males, y que hay que volver a modelos basados en el nacionalismo, donde las fronteras se controlen, la economía se escale a nivel nacional, la moneda sea propia y controlada, y las políticas internas no se vean afectadas por normativas supranacionales, que se ven como injerencias externas de países y estructuras que solo se dedican a socavar el sentimiento nacional de cada país.

De este modo, la propia Europa, que teme la creación de muros cada vez más altos, es, paradójicamente, la responsable de la creación de esos nacionalismos, de esos muros, y de esa barbarie llamada extremismos, sean de derechas o de izquierdas. Extremismos que prodigan políticas llenas de todo lo que quiere oír el ciudadano, es decir, populismo en su estado más puro.

No. El Brexit no es el problema. El problema es que el monstruo que muchos llaman Brexit ha nacido de las entrañas de sus más profundas estructuras, de sus propias políticas, y de su modelo que pretende que todos sean iguales en todo, sin tener en cuenta las particulares características políticas, económicas, sociales y culturales de cada nación que conforma la Unión Europea.

Europa ha entrado en una crisis mucho más peligrosa que la económica, que ya de por sí es peligrosa. Ha entrado en una crisis de valores, de ideas, de principios, que ha alimentado la propia Europa, y de la que el Brexit es solo una expresión más. Habrá otras. Y serán duras, muy duras.

Pero lo peor está por llegar. Son esos nacionalismos exacerbados, que recuerdan al final de la República de Weimar, y que usan la crisis de valores y de dinero, así como a terceros, en este caso los refugiados, para culpar de todos los males que les están asediando. Un discurso muy, muy peligroso, que puede traer fatales consecuencias.

El Brexit, en una semana. Gane o pierda, el daño ya está hecho. O se cambian las políticas, o Europa se romperá definitivamente. Y entonces sí que vamos a ver crecer muros. Físicos, y en cada individuo de la Unión Europea. ¿Quién va a hacer algo por evitarlo? ¿Cómo evitarlo? Cambiando las políticas de forma clara, pero ese es otro tema para hablar en otro momento.

Porque hay que hablar de soluciones, y hay que hacerlo ya.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s