Ciencia, mentiras y cintas de click

Hoy voy a presentar dos retos para los lectores:

El primero, descubrir todas las mentiras, o medio verdades, del artículo que se enlaza en este texto de Science Alert. Está en inglés, pero si conoces el idioma de Shakespeare ligeramente enseguida encontrarás los errores. Veréis cómo se usa el lenguaje coloquial y las falsedades para intentar escribir un artículo que parezca serio y científico, con un titular espectacular que llame la atención. Próximamente hablaremos de este y otros artículos similares, y los desmenuzaremos para ver las mentiras y tergiversaciones que contienen.

El segundo reto es detectar un futuro artículo en La cocina de Sócrates que parezca totalmente real, y que en realidad sea un montón de mentiras bien explicadas y cuyo contenido parezca coherente. Internet se está llenando, cada vez más, de una cantidad inimaginable de información distorsionada, cuando no directamente falsa. Incluso en webs de ciencia de cierto prestigio, es lamentable cómo se usan titulares completamente tergiversados y amarillistas, con el fin de atraer la atención del lector. Recordemos la frase: “explicaciones asombrosas requieren pruebas asombrosas”.

En la cocina de Sócrates siempre denunciaremos esas prácticas, pero no lo haremos solamente reclamando seriedad y pruebas científicas; también vamos a demostrar lo fácil que es crear una teoría que parezca creíble, y, sin embargo, que esa teoría sea completamente falsa.

Verá entonces el lector qué fácil es inventar una teoría, darle una forma que parezca coherente y seria, y de este modo dar solución a uno de los más grandes problemas de la física actual.

Sin embargo, cuando se publique la noticia, no vamos a decir qué noticia es, ni por qué es falsa. Lo haremos pasado unos días.

Y recordad: lamentablemente, una parte importante de lo que leemos hoy en día, incluso en supuestas webs de ciencia, no es más que un conjunto de textos panfletarios cuyo único fin es atraer la atención del lector. Lamentable, pero el mercado manda. Hay que conseguir clicks para convertirlos en dinero, y en ese camino, la verdad, la seriedad, y la rigurosidad científica son aspectos completamente secundarios.

Pero lo más importante es que el lector es lo que menos importa. El lector es solo un objetivo para obtener de él o ella el tan deseado click. Proveerle de información seria y rigurosa ha quedado en un segundo plano. Es lamentable, pero es la marca de estos tiempos que vivimos.

Pronto estará disponible la noticia. Vamos a ver cómo se resuelve este experimento.

920x920
Descubre todas las mentiras del artículo enlazado
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s