Fronteras de la ciencia y mentiras sociales

Vamos hoy a adentrarnos en un tema que es una constante universal en el comportamiento humano: el difícil, precario, y siempre complejo equilibrio entre ciencia, conocimiento, y mística. Ciencia para conocer el mundo, conocimiento para poder seguir creando ciencia, y mística para dotar al ser humano de ese componente único que le lleva a plantearse cuestiones que la ciencia no puede responder, y quizás no pueda nunca. O quizás sí. Todo ello aderezado por la inagotable y casi siempre distorsionada información de las redes sociales, especialmente de ese monstruo llamado Facebook, verdadero devorador de mentes.

En mi vida diaria, por distintos motivos, suelo tener conversaciones con dos personas que no se conocen entre sí, y que no tienen nada que ver el uno con la otra. Cuando hablo de conversaciones, no me refiero a WhatsApp, a chats, a correos, o al Messenger. Me refiero a esas conversaciones que tenía antes la gente, cara a cara, y escuchando el sonido directo que emana de sus gargantas.

elon_musk
Elon Musk, que dice que llevará 100 seres humanos a Marte para 2022 y sus motores siguen explotando, es uno de esos hombres que se mueven con grandes noticias llenas de interrogantes

Leer más “Fronteras de la ciencia y mentiras sociales”

Anuncios

Wikitribune, contra la desinformación

Estamos en la era de la desinformación. Justo cuando la humanidad ha alcanzado la capacidad de comunicarse instantáneamente con cualquier parte del mundo, y de recibir ingentes cantidades de información, resulta que la gran mayoría de esa información está manipulada, no contrastada, cuando no directamente es tergiversada para obtener unos intereses concretos, o por supuesto inventada, para llevar a cabo acciones de desinformación de tipo social y político. Los lectores leen muchas noticias, pero solo los titulares, y solo falsedades que atienden a sus propios intereses.

Por eso la iniciativa de crear una web de noticias al estilo de Wikipedia, llamada Wikitribune, donde las noticias sean contrastadas por cualquiera que lo desee, que podrá verificar la corrección de la información, me parece una gran noticia.

La opinión pública no tiene opinión; se la dan aquellas fuentes que constantemente nutren sus egos y falacias de mentiras y falsedades. Los rusos son buenos y los americanos malos, o al revés, los americanos son buenos y los rusos malos. Los inmigrantes son todos terroristas, los mexicanos son “bad hombres”, y el hombre nunca llegó a la Luna. Existen raptos de niños para una estación espacial situada en Marte, nos controlan con productos químicos que lanzan los aviones comerciales, o el gobierno mantiene en secreto la existencia de extraterrestres. En una pizzería de Estados Unidos el antiguo gobierno demócrata, con Hillary Clinton a la cabeza de un grupo de secuestradores, torturaba sexualmente a niños raptados.

Estas y muchas otras falacias se mantienen porque el público ignorante así lo quiere. Mucha gente no quiere la verdad; quiere su verdad. Y cualquier medio de desinformación que alimente sus ideas tendrá su total apoyo. La verdad es aquello que un ignorante quiere creer. Los razonamientos, los datos contrastados, no existen para esa gente. Son fanáticos que solo pretenden alzarse con una verdad que solo existe en sus mentes.

Por eso aplaudo esta iniciativa, que pretende ayudar a quien realmente quiera informarse. No terminará con los ignorantes fanáticos, pero aquellos que deseen conocer la información desde un punto de vista contrastado y eficaz podrán hacerlo.

Recordemos un punto crítico de la información: nada es absolutamente cierto, ni absolutamente falso, porque la verdad absoluta no existe. Pero, los que pretendemos acercarnos a la verdad, debemos construir puentes para que el conocimiento fluya limpio y sin manipulaciones. Ese es el camino. Y en eso estamos implicados. El ignorante que quiere serlo no dejará nunca su mundo de fantasía. Pero podremos evitar que otros caigan en ese agujero para siempre. Y el esfuerzo habrá merecido la pena.

wikitribune


Información sobre Wikitribune en este enlace.

Noticia en El País.

Manipulación para convertir mentiras en verdades

Cada día nos manipulan. Muchos dicen que son los medios de comunicación tradicionales. Sin duda, los medios tradicionales tienen mucho que decir a favor de sus intereses. Pero existe una cierta ética, una línea que no se traspasa, porque los periodistas profesionales saben que, si se cruza la línea, las consecuencias pueden ser catastróficas.

Los periodistas que han usado su poder para manipular más allá de una cierta tendencia política son, en muchos sentidos, los causantes de muchas de las peores situaciones que ha vivido la humanidad. No directamente, pero sí apoyando ideas extremas y conspiradoras cargadas de intereses particulares hacia un poder que, no pudiendo tomar el poder por la fuerza de la razón, lo toma por la fuerza de la manipulación. Ya lo dijo Joseph Goebbels: “Una mentira contada cien veces se convierte en verdad”. Goebbels fue el ministro de propaganda de la Alemania nazi.

Existe algo peor que eso: aquellos que usan el poder de la comunicación para contaminar la verdad y la realidad a favor de unos intereses propios. En ese sentido, me hace gracia cómo se habla de grandes líderes políticos, que no son más que corruptos hombres de negocios, o antiguos espías de oscuras agencias de información, acostumbrados a llevar a cabo los peores trabajos en las peores cloacas del terror, y que ahora se presentan como garantes de la libertad y la democracia.

Pero el ejemplo que traigo, en este vídeo de youtube, es un ejemplo. El vídeo explica que Obama ha traído de vuelta a todos los portaaviones americanos, dejando a Estados Unidos indefensa. Una mentira más para manipular la realidad. Pero el problema no es especialmente el vídeo, sino el grupo de gente que, en su ignorancia, dan por correcta la noticia.

El mundo deberá aprender a conocer la diferencia entre verdad y mentira si quiere crecer. Deberá aprender a ser consciente de que estas manipulaciones han de ser controladas y eliminadas. Y deberá formar a la población para que aprendan a reconocer a estos impostores y manipuladores. Entonces las sociedades tendrán una oportunidad.

Ciencia, mentiras y cintas de click

Hoy voy a presentar dos retos para los lectores:

El primero, descubrir todas las mentiras, o medio verdades, del artículo que se enlaza en este texto de Science Alert. Está en inglés, pero si conoces el idioma de Shakespeare ligeramente enseguida encontrarás los errores. Veréis cómo se usa el lenguaje coloquial y las falsedades para intentar escribir un artículo que parezca serio y científico, con un titular espectacular que llame la atención. Próximamente hablaremos de este y otros artículos similares, y los desmenuzaremos para ver las mentiras y tergiversaciones que contienen.

El segundo reto es detectar un futuro artículo en La cocina de Sócrates que parezca totalmente real, y que en realidad sea un montón de mentiras bien explicadas y cuyo contenido parezca coherente. Internet se está llenando, cada vez más, de una cantidad inimaginable de información distorsionada, cuando no directamente falsa. Incluso en webs de ciencia de cierto prestigio, es lamentable cómo se usan titulares completamente tergiversados y amarillistas, con el fin de atraer la atención del lector. Recordemos la frase: “explicaciones asombrosas requieren pruebas asombrosas”.

En la cocina de Sócrates siempre denunciaremos esas prácticas, pero no lo haremos solamente reclamando seriedad y pruebas científicas; también vamos a demostrar lo fácil que es crear una teoría que parezca creíble, y, sin embargo, que esa teoría sea completamente falsa.

Verá entonces el lector qué fácil es inventar una teoría, darle una forma que parezca coherente y seria, y de este modo dar solución a uno de los más grandes problemas de la física actual.

Sin embargo, cuando se publique la noticia, no vamos a decir qué noticia es, ni por qué es falsa. Lo haremos pasado unos días.

Y recordad: lamentablemente, una parte importante de lo que leemos hoy en día, incluso en supuestas webs de ciencia, no es más que un conjunto de textos panfletarios cuyo único fin es atraer la atención del lector. Lamentable, pero el mercado manda. Hay que conseguir clicks para convertirlos en dinero, y en ese camino, la verdad, la seriedad, y la rigurosidad científica son aspectos completamente secundarios.

Pero lo más importante es que el lector es lo que menos importa. El lector es solo un objetivo para obtener de él o ella el tan deseado click. Proveerle de información seria y rigurosa ha quedado en un segundo plano. Es lamentable, pero es la marca de estos tiempos que vivimos.

Pronto estará disponible la noticia. Vamos a ver cómo se resuelve este experimento.

920x920
Descubre todas las mentiras del artículo enlazado