Leche cruda, Marte y la Luna

Recientemente me he encontrado con tres de esas noticias, que serían hilarantes si no fuese por el importante trasfondo de ignorancia que comportan. La primera es de una responsable política diciendo que la leche cruda no es peligrosa, o que, en todo caso, lo es tanto como comer un pollo que lleva cuatro semanas en la nevera. Habría que aclarar si es la nevera o el congelador, porque si es lo primero, lo que necesita ese pollo no es ser comido, sino una autopsia postmortem realizada por un especialista en crímenes. Porque es un crimen soltar ciertas frases. Ya lo dijo Groucho Marx: “es mejor ser ignorante y mantener la boca cerrada, que abrir la boca y despejar cualquier duda”.

Dicen que los métodos de antes para la alimentación eran más naturales. Lo eran, y la tasa de mortalidad también era mayor. Yo mismo había ido a comprar leche cruda cuando era pequeño con mis primos a la vaquería, cerca de Bilbao, donde pasaba los veranos. Estaban las vacas allá, las saludabas, y te llevabas los potes de metal con la leche. Esto lo he vivido yo. Pero no era, repito, no era sano. Sano es pasteurizar la leche.

Algunos dicen que hay intereses ocultos comerciales en la leche pasteurizada. Vamos a ver: la pasteurización es un proceso químico que ha salvado millones de vidas. Si luego alguna empresa realiza transformaciones ilegales en la leche por intereses económicos, deberá ser perseguida y multada. Pero no confundamos un proceso que evita infecciones con un interés concreto de empresas concretas.

sagan

Leer más “Leche cruda, Marte y la Luna”

Anuncios

Wikitribune, contra la desinformación

Estamos en la era de la desinformación. Justo cuando la humanidad ha alcanzado la capacidad de comunicarse instantáneamente con cualquier parte del mundo, y de recibir ingentes cantidades de información, resulta que la gran mayoría de esa información está manipulada, no contrastada, cuando no directamente es tergiversada para obtener unos intereses concretos, o por supuesto inventada, para llevar a cabo acciones de desinformación de tipo social y político. Los lectores leen muchas noticias, pero solo los titulares, y solo falsedades que atienden a sus propios intereses.

Por eso la iniciativa de crear una web de noticias al estilo de Wikipedia, llamada Wikitribune, donde las noticias sean contrastadas por cualquiera que lo desee, que podrá verificar la corrección de la información, me parece una gran noticia.

La opinión pública no tiene opinión; se la dan aquellas fuentes que constantemente nutren sus egos y falacias de mentiras y falsedades. Los rusos son buenos y los americanos malos, o al revés, los americanos son buenos y los rusos malos. Los inmigrantes son todos terroristas, los mexicanos son “bad hombres”, y el hombre nunca llegó a la Luna. Existen raptos de niños para una estación espacial situada en Marte, nos controlan con productos químicos que lanzan los aviones comerciales, o el gobierno mantiene en secreto la existencia de extraterrestres. En una pizzería de Estados Unidos el antiguo gobierno demócrata, con Hillary Clinton a la cabeza de un grupo de secuestradores, torturaba sexualmente a niños raptados.

Estas y muchas otras falacias se mantienen porque el público ignorante así lo quiere. Mucha gente no quiere la verdad; quiere su verdad. Y cualquier medio de desinformación que alimente sus ideas tendrá su total apoyo. La verdad es aquello que un ignorante quiere creer. Los razonamientos, los datos contrastados, no existen para esa gente. Son fanáticos que solo pretenden alzarse con una verdad que solo existe en sus mentes.

Por eso aplaudo esta iniciativa, que pretende ayudar a quien realmente quiera informarse. No terminará con los ignorantes fanáticos, pero aquellos que deseen conocer la información desde un punto de vista contrastado y eficaz podrán hacerlo.

Recordemos un punto crítico de la información: nada es absolutamente cierto, ni absolutamente falso, porque la verdad absoluta no existe. Pero, los que pretendemos acercarnos a la verdad, debemos construir puentes para que el conocimiento fluya limpio y sin manipulaciones. Ese es el camino. Y en eso estamos implicados. El ignorante que quiere serlo no dejará nunca su mundo de fantasía. Pero podremos evitar que otros caigan en ese agujero para siempre. Y el esfuerzo habrá merecido la pena.

wikitribune


Información sobre Wikitribune en este enlace.

Noticia en El País.

Lo sentimos, pero el hombre sí llegó a la Luna

Cuando se escriben estas líneas, la N.A.S.A. ha llevado a cabo la publicación de más de ocho mil fotografías de los vuelos de los Apollo XI a XVII que tuvieron como objetivo la Luna. Esos vuelos, todos ellos con éxito menos el del Apollo XIII, fueron la culminación de una carrera espacial desenfrenada para poner un hombre en el satélite natural de la Tierra.

Durante aquellos años, recuerdo las emisiones de televisión, las noticias en la radio, y la información que aparecía constantemente en los periódicos de la época. Material que devoraba con profusión y entusiasmo. También recuerdo muy bien la noche en que vi con mi familia la llegada del Apollo XI a la Luna. Luego, en los años setenta, una vez conseguida la proeza, la carrera espacial murió, y la N.A.S.A. dejó de ser esa punta de lanza de la investigación en materia astronáutica. Pasó a convertirse en un dinosaurio que incluso muchos querían cerrar. Sí, hubo vuelos, y los transbordadores, pero el sueño de la conquista había muerto, y todos los objetivos tenían metas mucho más prácticas, y cercanas. Y sí, se lograron cosas, pero nada que tuviera que ver con aquellos años locos de los sesenta. Solo ahora, con el proyecto Orión, comienza una nueva aventura.

Según muchos, esta foto se hizo en un decorado.
Según muchos, esta foto se hizo en un decorado.

Leer más “Lo sentimos, pero el hombre sí llegó a la Luna”