La ciencia del ciclo y la victoria de Donald Trump

Contra todo pronóstico, Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos. Tal como ocurrió este mismo año de 2016 con el Brexit y con el voto por la paz de las FARC en Colombia, ha ganado la opción que no era candidata al éxito. Pero vamos a concentrarnos en Trump. ¿Por qué ha ganado? ¿Y qué consecuencias tendrá a largo plazo?

Trump ha ganado por un término bien conocido: populismo. El mensaje fácil y directo a una masa que entiende poco o nada de ciencia, de política, y de geoestrategia. Y que lo único que quiere es luchar contra el “establishment”, es decir, contra los poderes ocultos que gobiernan el mundo. Para ello, votan a un hombre sin formación, sin educación, y que solo sabe usar bien el lenguaje del miedo y del nacionalismo, de la ira y de la confrontación. A los que ya tenemos ciertas edades ese lenguaje no nos es desconocido; lo hemos escuchado ya en Europa, y no una vez, sino varias.

920x920

¿Qué consecuencias tendrá la victoria de Trump? Bien, es importante tener en cuenta que el senado tiene un papel muy importante en Estados Unidos. Como frenó a Obama, puede frenar a Trump. Pero, más allá de eso, y aquí voy a ser muy claro, Trump ha abierto las puertas, de par en par, para que Estados Unidos vuelva a ser un país de libertad, de unión, y de progreso científico, cultural, y social. ¿Por qué? Lo voy a explicar a continuación.

Trump va a reventar literalmente el país. Va a llevar los extremos al extremo, y va a llevar a cabo una política de intolerancia total, de persecución, y de ambición personal. En el plano político va a enfrentarse económicamente, y militarmente cuando sea necesario, a cualquier país del mundo. En el plano social va a dejar todavía más desamparados a millones de seres humanos, cuando no perseguirlos. En el plano cultural va a imponer un modelo de culto a su persona y a la idea americana, y en el plano científico va a arrasar con gran cantidad de proyectos de toda índole, incluyendo el presupuesto de desarrollos científicos y tecnológicos civiles de primera magnitud.

¿Todo esto será bueno? Naturalmente, a corto plazo no lo será. Habrá dolor, convulsiones, lucha, y conflictos generalizados. Pero, ¿y a medio a largo plazo? Trump se va a convertir en el mejor bálsamo para Estados Unidos. Cuando se vean las consecuencias de sus políticas extremas, el país tomará conciencia, en su mayor parte, de que las soluciones a los problemas del “establishment” no se dirimen ni se solucionan mediante extremismos. No será un líder insensato, que reúna muchos de los peores aspectos del ser humano, el que pueda traer la solución a los problemas que sufre Estados Unidos.

Recordemos algo importante: en ocasiones, las masas votan con rabia. No vota a un líder, vota contra otro líder. No vota un tipo de solución, quiere impedir que sigan aplicándose soluciones que no solo no les gustan, sino que odian. No quieren un líder, quieren una apisonadora que aplaste todo el orden establecido.

Trump se va a enfrentar a todo el mundo, pero hay un detalle importante: se va a enfrentar a su propio partido, el partido republicano. ¿Cómo se tomará el Tea Party y en general el grupo de control del partido la victoria de Trump, después de todos los enfrentamientos y disputas que han tenido con él? Va a ser curioso e interesante observarlo sin duda.

Ese es Donald Trump. Por eso ha ganado. Su victoria va a ser durísima para Estados Unidos, y por extensión para el mundo. Pero es el principio de un cambio que, a la larga, servirá para recordar, una vez más, que los extremos y el populismo, el nacionalismo y el egocentrismo, son solo el camino al desastre. Recordemos aquella frase que dice: “la perdición del hombre es el olvido”.

Ahora, hemos olvidado de nuevo. Y vamos a temblar. Luego recordaremos. Y las cosas volverán a su cauce. Por un tiempo, por supuesto. Solo por un tiempo. El mundo se mueve de forma cíclica, y ahora estamos en plena caída, de la que tardaremos bastante en recuperar el aliento. Cuando lo hagamos, tendremos, quizás, una nueva oportunidad para la paz, y para construir un mundo mejor entre todos los pueblos de la Tierra.

Anuncios

5 comentarios en “La ciencia del ciclo y la victoria de Donald Trump”

    1. Ciertamente, y espero que, aunque parezca contradictorio, el congreso, controlado por su propio partido, sirva de freno a sus excesos. Porque se puede incendiar todo con este hombre, pero ellos arderán también en ese fuego.

      1. Me da muchísimo coraje que todo el tema de las elecciones americanas se parezca más a una campaña comercial que a un proceso de establecer una convivencia ética. América está cayendo en un capitalismo cada vez más amargo.

      2. Efectivamente, es un neoliberalismo todavía peor que el de los años 30, sistemático y que hace uso de la tecnología para el control completo de todo. Un mundo que no ampara a nadie excepto al capital. Pero tengo la esperanza de un cambio. Por el bien de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s