La sutil manipulación de los medios de información

No nos damos cuenta muchas veces, pero está ahí: los medios de comunicación, en su inmensa mayoría, nos manipulan constantemente. No todos, pero sí muchos de los más importantes, sean nacionales o extranjeros. Pero no, no me refiero a manipulación política. No me refiero a que favorezcan a un partido determinado, o a una empresa determinada. Eso ocurre también, pero eso siempre ha ocurrido, y ese es otro tema debate sin duda.

Lo que Internet nos ha traído, de una forma muy evidente, es la obsesión maniaco-compulsiva por conseguir “clicks”. Por conseguir visitas. Por conseguir que los lectores permanezcan más tiempo en una página.

Entras en una página, e inmediatamente comienza un bombardeo de ventanas que se abren. En muchas de esas páginas, cada vez que entras, atención, cada vez, se abren las mismas ventanas, ofreciendo esto o aquello. Ya entré la primera vez  y dije: NO. ¿Por qué insistes? No vuelvo a entrar a esa página. El problema es que, al ritmo que vamos, no vamos a entrar en casi ninguna página. Porque casi todas nos bombardean con ventanitas y más ventanitas, para que compremos esto o aquello, o nos inscribamos, o entremos en un concurso. Es agobiante. Es realmente desesperante.

etica-periodistica

Dos fenómenos son muy habituales actualmente. Uno está perdiendo algo (algo) de fuerza, otro es cada vez más evidente. El primero es el “clickbait”, que en inglés se podría traducir como “cebo para clicks”. Se trata de mensajes llamativos en los titulares que pretenden despertar el interés por saber qué hay detrás de ese titular. Pongo un ejemplo que estoy improvisando:

  • Ella le dijo que le daría la sorpresa de su vida. ¡No se imagina lo que él encontró!

¿Qué encontró ese individuo? ¿Una noche de sexo salvaje? ¿Un cadáver? ¿Una montaña de ropa que debía planchar? ¿A la suegra para la cena?

Normalmente, un mensaje “clickbait” es muy llamativo, manipula la curiosidad del lector, y encierra algo absurdo, y sin sentido, pero que, sin embargo, contiene enormes cantidades de publicidad, además de intentos, muchas veces, de ofertas con programas que suelen contener todo tipo de virus, manipulaciones, mentiras, y, en general, mil maneras de engañar al lector. Esto ocurría antes en páginas de dudosa reputación. Ahora, páginas de webs importantes lo hacen, porque da dinero. Y por conseguir clicks y dinero se están vendiendo todos los principios periodísticos y de ética.

Otra forma de manipulación más moderna es poner un título espectacular, y luego entrar para ver que el contenido está efectivamente relacionado con el titular, pero con un contenido mucho menos llamativo. Y aquí traigo un ejemplo que he visto esta mañana. Es de la web de Xataka, un blog de ciencia que pertenece a un grupo de blogs muy importantes en habla hispana. Xataka es un medio supuestamente serio. Si ellos realizan este tipo de manipulaciones, ¿qué podremos encontrar en medios menos rigurosos?

El titular de Xataka dice así:

xataka

Claro, leo esto, y me digo: “¿La enzima de la inmortalidad?” Vaya, vaya… Vamos a ver de qué hablan realmente.

Entro en la noticia de “La enzima de la inmortalidad”, y me encuentro con esto:

xataka2

Hey, señora redactora de la noticia, disculpe una pregunta: ¿qué ha pasado con la “enzima de la inmortalidad?” ¿A dónde ha ido a parar? ¿Por qué regla periodística mágica la “enzima de la inmortalidad” se ha transformado en la “enzima de la longevidad”?

Vamos a ver. A mí se me puede engañar, como a cualquiera. Pero hay que trabajarlo más, señora redactora. Yo ya sabía, cuando leí el titular, que habría truco. La telomesara es la enzima de los telómeros, las estructuras del ADN que se sitúan en los extremos, y que se van recortando hasta que, llegado a un punto, provocan la apoptosis celular, es decir, la muerte inducida de la célula. Se ha hablado desde hace tiempo que manipular la telomerasa permitiría alargar la vida, nunca convertirla en inmortal. De ahí que el nombre correcto sea “enzima de la longevidad”, y no “enzima de la inmortalidad”.

Pero vende mucho más, y conseguirá muchos más clicks, “la enzima de la inmortalidad”. Por lo tanto, sin importar la ética periodística, y con el solo fin de atraer lectores, ese es el nombre que se pone en portada. Luego, una vez se ha hecho click, misión cumplida. Ya podemos contar la verdad al lector, una vez le hemos manipulado y engañado.

Xataka hace uso de estas técnicas, pero otros medios muy importantes lo hacen también. La secciones de ciencia de diarios importantes están llenos de ejemplos. Si me lo permite, propongo al lector buscar algunos de estos ejemplos en esos diarios importantes. Verá que no tardarán en aparecer. Yo pondré ahora un ejemplo de “El País”.

Para terminar, un pequeño recordatorio de la idea con la que empecé: nos manipulan. Nos engañan. Retuercen las palabras y la verdad. Nos engañan para atraernos y animarnos a usar la información para mantener su negocio. Yo les propondría a todos esos  medios dos palabras: ética periodística. Tratar la verdad desde  el titular. Volver a trabajar honestamente. Con respeto al lector.

Termino con el ejemplo del diario “El País”.

Titular: “Una sonda de la NASA confirma que puede haber vida en Encélado” (una luna de Saturno).

En el subtítulo, y en el interior, en las primeras líneas, se insiste, otra vez, en la posibilidad de vida en Encélado.

Luego, ya en párrafos posteriores, podemos leer la verdad:

“Lo más plausible es que los gases se hayan originado por actividad hidrotermal, consideran los científicos”.

Es decir, se insiste en el titular y en los primeros párrafos de un posible argumento de vida, pero luego, oh, resulta que lo más probable es que la razón de la existencia de esos gases sea de origen hidrotermal. Mi gozo en un pozo.

Manipulación. Simple, directa, y completa manipulación. No se deje engañar. No se crea nada hasta examinarlo a fondo. Sea crítico. No se trata de descartar todo. Sino de ver qué es información,  y qué es manipulación. No son lo mismo. Y debemos aprender a diferenciarlo.

Para ello, conocimiento, cultura, y sentido crítico son fundamentales. Eso es lo que nos quieren eliminar de la educación. Y eso es lo que debemos promover. En nosotros mismos, y en las generaciones venideras.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.