Palabras de aliento que abren nuevos mundos

¿Son las palabras más fuertes que el mayor huracán del universo? ¿Puede una palabra, un comentario, una sonrisa, cambiar el mundo de una persona para siempre?

Puede. Y de esas experiencias nacen las letras. Las palabras, y los libros. Y un mar inmenso de sueños.

Recientemente recibí un correo de alguien del pasado. Unas palabras amables, unos cuantos recuerdos de los tiempos que fueron, y un comentario sobre el blog de La leyenda de Darwan. Con un detalle: una pequeña felicitación sobre uno de los relatos, en concreto el que publiqué recientemente sobre Alexa. Con unas palabras: “felicidades. Veo que sigues conservando tu estilo. No lo cambies nunca”.

Y eso me llevó a una reflexión. Por un lado, a cómo pueden aparecer a veces voces del pasado, y esas voces traer a su vez un millón de sentimientos, de recuerdos, de emociones que fueron. Que se escondieron entre los recovecos de la mente, pero no desaparecieron. Al contrario, se camuflaron, preparadas para contraatacar de nuevo, a la menor oportunidad.

woman-shadow

Por otro lado, esas pequeñas palabras sobre uno de mis textos me llenaron de emoción. También de algunas lágrimas por tantos y tantos recuerdos. ¿Cuántos de nosotros hemos escrito miles, cientos de miles de palabras, sin recibir ni un solo comentario de respuesta? ¿Sin una sola voz que nos diga “sigue adelante”?

Por eso, desde este pequeño blog, me gustaría animar a los lectores a que, cuando terminen de leer un texto, especialmente si es de uno de esos escritores olvidados y perdidos en la inmensidad de las letras, se le deje unas palabras de ánimo en Amazon, o en la plataforma donde hayan colocado sus obras. Un pequeño comentario, nada más. Son treinta segundos de su tiempo. Pero son un mundo infinito para el escritor que las recibe.

Porque una palabra de aliento, de ánimo, de cariño y de apoyo, pueden no ser nada para el lector. Para el escritor son la palanca para mover la ilusión y los sueños durante semanas, incluso meses.

No se trata de que sea algo obligado, ni se trata de ser sistemático, ni se trata de intentar adular a nadie. Pero, si una obra nos ha gustado, si hemos disfrutado con un trabajo literario, si hemos reconocido el esfuerzo de un autor con su obra, ¿por qué negarle una palabra de aliento, un pequeño empujón en sus emociones, en su inmensa y solitaria lucha por llegar, un día más, a cumplir su sueño?

No lo pido por mí, por supuesto. Yo ya soy viejo, he sufrido ataques y críticas destructivas, y he tenido también palabras de aliento maravillosas. ¿Con qué me quedo? Con todo: con lo bueno, y con lo malo. Porque eso es la vida.

Esto yo lo pido sobre todo para la gente joven. Hace poco hablaba en el tren con una niña de veintidós años, y digo veintidós porque, en las dos veces que me he cruzado con ella, y desde que vio de soslayo que estaba escribiendo una novela, comenzó un discurso inabarcable e inagotable sobre ella y el mundo de la literatura. No es la primera vez que me pasa que en el tren alguien vea que escribo, y me comente algo sobre sus ideas, sobre sus proyectos; pero sí es la primera vez que alguien me muestra una pasión tan grande por las letras en el pequeño espacio de tiempo que tardamos en llegar a la estación de destino.

girl-writing

¿Y qué puede ocurrir con esa niña cuando se decida a escribir y publicar su primer libro? Que necesitará apoyo. ¿Y si estamos ante una gran escritora? De momento, sus capacidades y dominio del lenguaje me parecieron asombrosos. ¿Por qué no darle una oportunidad a esa niña? Si se la merece, claro. Eso lo decidirá el lector. Pero, si lo merece, creo que todos deberíamos apoyar a las nuevas generaciones, que vienen pisando fuerte, y mucho más, soñando fuerte, con crear una literatura de calidad.

Una palabra de apoyo. Un poco de aliento y de ánimo. Un comentario oportuno. Una sonrisa sincera. A veces, eso es todo lo que diferencia el caos absoluto del mayor éxito literario.

Cuesta tan poco. Y podemos ganar tanto…


Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .