Por la presente, se le considera a usted obsoleto

El mundo es un lugar de paso, eso es algo que aprendemos desde que tenemos uso de razón. Y cómo pasamos por el mundo es algo que depende en parte de nosotros, pero también de la sociedad en la que vivimos. No es lo mismo la Esparta del siglo V antes de Cristo, que  la Europa del siglo XXI. Algunos valores de aquellas sociedades antiguas eran muy interesantes, otras eran bastante o muy duras. La vida nunca fue fácil para quienes pasamos por ella intentando sacar lo mejor de nosotros mismos, antes o ahora.

En la sociedad actual, la rapidez, la inmediatez, la velocidad, lo es todo. Y los que ya estamos en nuestra recta final somos vistos muchas veces como fósiles prehistóricos. No es algo generalizado por supuesto; pero persiste una idea en la actualidad: un artículo de una semana es historia. Una canción con un mes es un clásico. Y un ser humano en su recta final de la vida es un ser obsoleto e inservible.

¿La prueba? Salgamos fuera, y veamos cómo se llenan los geriátricos de gente que nadie quiere. Si un ser humano es capaz de abandonar a sus padres, a sus abuelos, en un geriátrico, muchas veces simplemente para que no moleste, para que no estorbe, ¿qué sociedad estamos construyendo? ¿Qué mensaje mandan esos padres a sus hijos? Un mensaje muy claro:

“Hijo, el día que yo esté obsoleto y moleste, harás lo mismo conmigo”.

astrobio
Tenemos tan poco tiempo en esta vida, y tantas cosas por explorar

Leer más “Por la presente, se le considera a usted obsoleto”