La sonda Schiaparelli se ha perdido; conclusiones

La sonda Schiaparelli de la Agencia Espacial Europa (ESA en sus siglas en inglés) se ha perdido cuando realizaba el descenso automático en Marte. Recordemos que no se puede controlar el descenso de forma manual desde la Tierra porque las órdenes tardan varios segundos en llegar, unos 180 (3 minutos) en el mejor de los casos. ¿Qué podemos aprender de este fracaso? Mucho, sin duda.

Otras sondas enviadas a Marte también han corrido la misma suerte. Sin embargo, afortunadamente otras han cumplido con éxito su misión. Pero aterrizar en Marte (amartizar en realidad no es correcto según la R.A.E.) es un proceso altamente complejo y que requiere obtener una gran experiencia. No voy a entrar en los detalles técnicos, aunque sin duda espero escribir una entrada sobre el tema en este blog, pero sí diré ahora que queda mucho trabajo por delante.

Lo que me preocupa de todo esto no son los fracasos. Viajar a Marte es una tarea costosa, y que entraña grandes dificultades. Lo que me preocupa es ese entusiasmo y esa fiebre que de pronto parece haberle entrado a todo el mundo por llevar seres humanos a Marte. Ya hablé del caso que me parece más controvertido, el de Elon Musk, presidente de SpaceX, que dice que no solo va a llevar a cien seres humanos en el primer viaje, sino que hay que estar dispuesto a morir si se participa en su proyecto. ¿Qué es esto, ciencia, investigación, o una película de superhéroes dispuestos a morir por la humanidad?

Seamos serios por favor. Los desarrollos en ingeniería y la experiencia necesarias para llevar seres humanos a Marte solo se conseguirán mediante programas espaciales que, de forma segura y progresiva, vayan quemando etapas para conseguir el propósito buscado: que haya humanos en Marte, y por supuesto, que puedan volver. Es exactamente esa filosofía la que llevó a seres humanos a la Luna. Una Luna por cierto olvidada, por cuanto establecer personal y una base allá sería un paso previo. Se han perdido 40 años dejando a la Luna de lado, ahora es el momento de volver.

Este fracaso permitirá a la ESA obtener mucha información y experiencia, y, como todos los fracasos, es amargo, pero es una fuente de conocimiento. Hay que dar nuevos pasos, crear mejores sistemas, y desarrollar mejores tecnologías. Y eso es lo que debe hacerse para la conquista del espacio, si queremos que sea de una forma controlada, ordenada, y por supuesto, segura para los futuros seres humanos que viajen al planeta rojo. La NASA y su proyecto Orión es un ejemplo de cómo deben hacerse las cosas. Ellos ya lo han dicho: la seguridad de sus astronautas es lo primero. No entendería otra postura ni otra estrategia para el espacio.

Una pena lo ocurrido con la sonda Schiaparelli. Y una lección: cualquier fallo en el espacio es mortal. Seamos cautos, y caminemos hacia el futuro. Pero hagámoslo con sentido de la realidad, y dejando las ambiciones y las palabras huecas a un lado. Le hacen un flaco favor a la humanidad.

exomars1-large_transpkxvtpxrsdaovyyfr2s-ztsgam7j13ipen_un7acbjw

Anuncios

4 comentarios en “La sonda Schiaparelli se ha perdido; conclusiones”

  1. A mi a pesar de todo el tema del espacio exterior me da un poco de coraje que no se emplee ese dinero para cosas más importantes que se encuentran en la Tierra… a lo mejor estoy equivocada. Buena entrada ! Un saludo.

    1. Te entiendo, pero si me permites, te diré que estudiando la Tierra tenemos un modelo del que aprender. Una sola forma de ver las cosas. Si estudiamos otros mundos, vemos otras formas, otros problemas, otras soluciones a esos problemas. Entendiendo otros mundos y sus configuraciones, su estado, su historia, su evolución, podemos aprender muchas cosas que luego se pueden aplicar a nuestro mundo, del mismo modo que estudiando a personas sanas podemos entender por qué unas enferman y otras no. De este modo aprendemos mucho más sobre la Tierra viendo otros mundos que solo viendo el nuestro. Además, la carrera espacial nos ha dado satélites, Internet, las comunicaciones, los instrumentos médicos más modernos, y hemos aprendido mucho sobre biología humana y enfermedades estudiando a los astronautas en el espacio. El espacio abre además nuevas fronteras para la humanidad, y nuevos retos que nos permiten superarnos y buscar nuevas tecnologías que luego se aplican también en la Tierra, miles de cosas diarias que usamos en casa y en el trabajo se desarrollaron en la NASA. Por ello, honestamente creo que merece la pena. Un saludo y gracias por seguir el blog.

      1. Sí, cierto. Creo por un momento me había centrado más en cuales deberían ser nuestros limites respecto a la tecnología y a la forma de priorizar las cosas que mejoran nuestra calidad de vida. Pero estoy de acuerdo en que la inversión merece pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s