La insoportable superficialidad de Facebook

Comenzaré diciendo una obviedad: Facebook tiene cosas positivas. Pues bien, esta obviedad, y un millón más, conforman el 98% del panorama del contenido de Facebook. Miles, millones de entradas con obviedades, con tergiversaciones, o con mentiras, sazonadas con vídeos de gatitos, alguna foto de alguna tortura, y los cientos de miles de sueños de artistas fracasados como yo mismo por ejemplo, científicos de tres al cuarto que creen haber descubierto la verdad absoluta, y psicópatas de todo tipo y forma que buscan sangre y vísceras, y sobre todo dolor humano, en cada recoveco de cada perfil que encuentran.

¿Qué le pasa a nuestra sociedad? ¿Es que no hay un espacio para el pensamiento, para la reflexión profunda? ¿Para descubrir la mente y el universo? ¿Podrá la humanidad huir de la superficialidad del pensamiento fácil y rápido, y volver a usar la mente para descubrir conceptos más profundos que algunos absurdos puzles matemáticos que resolvíamos en primaria hace cincuenta años bostezando de aburrimiento?

tumblr_m656s1tw081r471mpo1_1280

Pasar ratos divertidos y sin otro fin que el reírse un rato de cuestiones banales es bueno, sin ninguna duda. Pero cuando el leitmotiv del ser humano es levantarse y mirar el Facebook para ver el último chiste, el nuevo vídeo del gatito saltando o del niño cayendo, o la reflexión de una web sobre presencia extraterrestre, o del descubrimiento del milenio semanal que cambiará el mundo para siempre, es que algo falla en la mente, en la sociedad, y en el mismo concepto del pensamiento. Las webs de ciencia parecen mercadillos de noticias baratas, y ayer mismo un desesperado escritor me dijo que mandaba spam porque miles de personas aplaudían sus escritos que en realidad no han leído ni las ratas de las alcantarillas. Gentes desesperadas buscando un poco de calor humano, gentes ansiosas de tener su sitio en la historia, gentes hambrientas de dar por fin algún sentido a sus vidas.

Nosotros teníamos Facebook hace cincuenta años. Se llamaba reunión de amigos, y jugábamos al parchís, a la oca, y reíamos algunos chistes malos. Pero profundizábamos en los secretos de la naturaleza, en la búsqueda de la razón de la existencia, en las posibilidades que brinda la inmortalidad. Mirábamos las estrellas, y estudiábamos los libros de ciencia y arte durante años, reflexionando con cada nueva página durante días. Las mejores noches que he pasado con una mujer han sido aquellas en las que hablábamos de ciencia y del ser humano hasta el amanecer, y entendíamos que la mente es mucho más que un conjunto de tejidos neuronales y pensamientos.

No digo que no exista esto en Facebook, y en Internet; elementos como estos actualmente existen, pero son la excepción. La mayor parte del tiempo nos dedicamos a banalizar la vida, al ser humano, y usamos la mente para explorar las miserias de una civilización que se cae de aburrimiento y de odio, donde el anonimato es usado para mostrar el verdadero ser del carácter humano, que es violento, sádico, y solo busca hacer daño. No todos claro, pero hay tantos psicópatas en el mundo que si volaran sangraría el cielo.

Y ahora os dejo. Estoy terminando mi nuevo chiste de gatitos. Y espero conseguir mi miserable cuota de “me gusta”. Será eso, o será un día triste y aburrido en el que me plantearé mi existencia y el sentido de la vida. Felices sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s