IA: cuando la toma de decisiones no es humana

Sigue la obsesión de los medios de comunicación, y de muchas empresas, por todo lo relacionado con la mal llamada Inteligencia artificial (IA), que es artificial, pero no es inteligente, como ya expliqué en su momento. Pero el nombre suena a ciencia ficción, suena a futuro, y vende. Y ahora si algo no lleva la coletilla “inteligencia artificial” no es moderno. Estoy esperando el árbol de navidad con inteligencia artificial, que cambia el villancico según el estado de humor del dueño…

Muchas páginas web, y la publicidad, hablan de la IA como si fuese real. Como si una máquina pudiese pensar por sí misma, y más importante, como si una máquina pudiese tomar decisiones por sí misma.

Pero no solo hablan de decisiones lógicas, sino también se le otorga a la IA la posibilidad de tomar decisiones morales y éticas. Algo absurdo desde el primer instante, porque una máquina no tiene moral, ni tiene ética. Una IA no es más que unas cuantas líneas de código, imbuidas en un procesador y una placa base con algo de memoria y un soporte físico.

autonomo
¿Dejará su vida en manos de una “IA”? Yo ya se lo digo: ni en un millón de años

Leer más “IA: cuando la toma de decisiones no es humana”

Anuncios