Relaciones laborales: hemos perdido el norte

Seguimos con las entradas-protesta, pero es que no veo otra solución que comentar ciertas cosas que me parecen fuera de lugar, desde cualquier punto de vista.

El mundo de las relacionales laborales, los contactos, y la información, son fundamentales para encontrar trabajo. Se sabe que aproximadamente el 70% de los empleos que consigue una persona son a través de contactos de amigos, familiares, y conocidos. Eso no quita que no pueda encontrarse trabajo de una forma más tradicional, ahí está ese otro 30%, pero el mundo funciona así: por contactos.

De todas formas, para aquellos que, como yo, gustamos de ir directamente a empresas sin el uso de intermediarios, tenemos alternativas. Puede que algunas, o muchas, de las personas que pasan por este blog conozcan Linkedin, la red social para profesionales. Somos muchos los que estamos en esa red, por aquello de que algún día, alguien se fije en nuestro currículum, y nos ofrezca el trabajo de nuestras vidas. Mientras ese momento llega, Linkedin se llena de presentaciones, eventos, charlas, debates, pero, sobre todo, de vacío. Un enorme mar de contenidos vacíos. Y me explicaré.

jet-privado
Aquí estoy, llegando para escribir una nueva entrada en el blog de La leyenda de Darwan

Parece que llevamos un tiempo en el que hay que entrar en una carrera por presentarnos de forma profesional con terminología, formas, con lenguajes y modelos de conducta propios de una civilización que ha perdido cualquier sentido de la realidad. Voy a poner un hipotético, y falso, ejemplo, pero que puede ilustrar la idea:

¡Hola! Soy Pedro, y actualmente busco un nuevo professional target en mi development planning, en el que mediante un coaching proactivo lleve a cabo una general opportunity para valorar mis social networks en un contexto de personal success. Soy influencer en el área del alternative marketing 2.0, y me implico en el group team colaborando mediante un impulse objetive. Si buscas un ascending person con un high-level degree en enterprise management, no dudes en llamarme.

Posdata: practico mindfulness y llevo un energy life-style.

¿Qué nos pasa? ¿A dónde hemos llegado con este lenguaje, y con esta forma de pensar? Linkedin se llena de pensamientos positivos, frases de grandes gurús, y expertos que cobran millones para dar conferencias donde el contenido es puro vacío.

¡Se proactivo! ¡Sé un líder, no un jefe! ¡Trabaja en equipo! ¡El éxito se consigue con esfuerzo!

¿Disculpe? ¿Quiere alguien hacer el favor de decirme algo que sea práctico, eficiente, útil, y con sentido? ¿Cree usted que con este corolario de trivialidades voy a conseguir un trabajo algo mejor que esas jornadas de catorce horas con un sueldo base que da risa? ¿Me quiere usted explicar como un “coaching pro-active manager” va a conseguir que mi jefe me deje salir antes de las siete de la tarde?

El mundo snob de la empresa guay y el mundo real son dos realidades completamente alejadas una de la otra. Mientras las redes sociales profesionales se llenan de palabrería vacía y sin sentido, la precariedad, los abusos, los sueldos de miseria, y los contrato basura son el pan nuestro de cada día.

¿Quieres transmitir pensamientos positivos? ¿Qué tal mejor dejarlo para otro día, y transmitir contratos y sueldos positivos? ¿No estaría mejor eso? Yo creo que sí. Estoy convencido de que, lo que motiva a un profesional, no es el coaching y el pensamiento positivo. Lo que lo motiva es un buen contrato, un buen sueldo, respeto, y un horario digno. ¿Por qué no empezamos a hablar de todo eso en las redes sociales profesionales, y en todas partes? Porque veo constantemente a gente joven muy prometedora teniendo que marchar fuera por hablar tanto de “coaching” sin aportar nada nuevo a sus vidas, excepto trabajos míseros.

Antes he puesto un ejemplo en forma de parodia, aunque no demasiado alejado de la realidad. Ahora voy a poner un ejemplo completamente real. Yo creo que es incluso peor que mi parodia. Ahí va:

neuroeventos

A ver, centrémonos. Empecemos por el título. ¿Neuroeventos? ¿Perdón? ¿Son eventos donde vas de cabeza? ¿Eventos donde hay que usar las neuronas? ¿Eventos que te dejan neurótico perdido? ¿Alguien puede explicarme qué es un “neuroevento”?

Vamos con los puntos que explican:

  • Facial coding. O sea, “programar por la cara”. Amigo, es lo que llevo haciendo toda la vida. No sé la de horas extras que habré hecho como programador sin que me las pagaran, incluyendo fines de semana completos. Así que, si el primer punto es que hay que tener mucho rostro para contratar a programadores a los que vas a explotar, no podría estar más de acuerdo.
  • Social WIFI: ¿significa realmente “wifi social, entendiendo por compartido? Pues mira, si esperas que socialice mi wifi, te vas a llevar una sorpresa. ¿Qué es eso del wifi social? ¿Nos conectamos juntos al wifi, y compartimos la última de Almodovar? En fin, otro sinsentido.
  • Presencialidad. Supongo que esto significa que hay que estar presente de cuerpo, y no de espíritu. Vamos, que si pagas, mejor que estés, porque si no te vas a perder el evento. O quizás signifique que hay que llevar traje y corbata. Creo que tengo un traje y una corbata. De cuando me casé la primera vez, hace ya eones.
  • Biotrónica: ¡Toma ya! ¡En este curso nos van a hacer biotrónicos! Es decir, seremos como Terminator, mitad hombres, mitad máquinas. ¿Podré luchar junto a Sarah Connor para librar al mundo de Skynet? ¿O es biotrónica un curso para mezclar la tortilla de patatas con procesadores Intel? Necesito una respuesta ya, o moriré en un mar de dolor y confusión.
  • Data intelligence. Supongo que significa que los datos nos harán inteligentes. O que con inteligencia conseguiremos datos. O que somos inteligentes cuando tenemos datos. Es decir, ten data, y serás inteligente. Y podrás hackear Movistar+ para ver la final de Champions. ¡Me apunto ya!
  • Gamificación. Ahora es cuando el curso empieza a interesarme de verdad. Después de los puntos anteriores, como estaremos todos cansados, echaremos unas partidas a la Playstation y a la XBox One. Esta gente sabe lo que se hace. ¡Me pido el FIFA!
  • Equipos audiovisuales. Supongo que traerán proyectores y ordenadores, junto con altavoces, para poder jugar bien a las consolas del punto anterior. Sonido 7.1 y teles 4K es lo mínimo que se puede exigir. Este curso promete. Voy a apuntarme. Lástima que fue el año pasado.

En fin, creo que está todo dicho y visto. Carteles de este tipo, con este tipo de lenguaje, inundan el mundo de colorines y caramelo de muchas empresas de hoy en día. Donde todo son fotos de guapos ejecutivos altos y rubios, con trajes impecables y sonrisas blancas y perfectas, dando conferencias en fantásticas salas donde todos sonríen.

El mundo real, por supuesto, es tremendamente distinto, alejado al cien por cien de un mundo de color de rosa que es solo una tapadera que guarda un interior que nada tiene que ver con lo que se proyecta. Lo que más me molesta es esa gente que da conferencias hablando de nada, y cobrando unos sueldos millonarios por ello. No lo soporto…

¿Qué? ¿Que quieres que dé un curso de coaching proactivo y me vas a pagar una pasta? ¿Dónde firmo?


 

Anuncios

Un comentario en “Relaciones laborales: hemos perdido el norte”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s