Novedades en la saga Aesir-Vanir (2019)

¿Qué hay más solitario, edificante, y estimulante en la vida? ¿Qué actividad es aquella por la que te toman por loco cuando se te ocurre nombrarla, está menos valorada que un billete de lotería caducado y sin premio, y conlleva una dosis de paranoia suficiente para que te confundan con el ser más raro, sociópata y neurótico del mundo?

Lo ha adivinado: el oficio de escritor. No importa si se venden un millón de libros al año, o cinco en toda la vida. El resultado es siempre una mezcla de paranoia, alegría, locura, miedos, y esperanzas. Esa es la vida de un escritor apasionado por su trabajo. Y yo puedo decir, con orgullo, que padezco todos esos defectos y vicios. Y algunos más que me guardaré bien de ocultar. Solo el infierno es testigo de mis peores pesadillas y de mi vida. De ellas tomo cada palabra para mis libros.

Pero soy feliz. No puedo negarlo, y lo digo con orgullo. Soy feliz con mis libros, con mis escritos, con mis historias. Al principio, hace siglos, me preocupaba publicar, buscar editoriales, encontrar una salida a mi trabajo. Ahora no me preocupa nada, excepto los lectores. Ellos, y ellas, son el arjé, el principio básico de todo lo que me mueve en el mundo de la literatura. El resto ha desaparecido, como cuando uno viaja a casi la velocidad de la luz, donde solo ve lo que se encuentra delante, y el resto desaparece en una oscuridad eterna y completa.

portada_mensajero_del_nastrond
Portada del libro que ahora es la primera parte de “Mensajero del Nastrond”

Muchas cosas han quedado por el camino. Muchos recuerdos. Y muchas personas. Solo quedamos yo, mi portátil, y mi teclado. Y mi guitarra. Son todo lo que necesito para vivir. Y sí, es cierto; también hay que alimentar el cuerpo, sin duda. Pero eso queda para mi parte mortal. Y aquí solo hablo de la parte inmortal.

Por ello, voy a seguir adelante, y voy a contar los nuevos pasos, ya caminando hacia el final, que conllevará la puesta de largo de la saga Aesir-Vanir.

dosmujeres-cuadrado
“Infierno y cielo” en el Libro XII, es uno de los relatos recientes que siento más cerca, por motivos literarios y personales. La historia de una mujer atrapada entre los sueños de un futuro mejor y un maltratador que anula su personalidad hasta extremos insospechados. Del libro “Sandra: relatos perdidos”

Sin duda, este proceso de creación de la saga Aesir-Vanir empieza a parecerse a la construcción de la Sagrada Familia; no se acaba nunca y cada vez hay más cambios. Pero creo que no puedo quejarme por ello; al fin y al cabo, mientras la saga esté viva, y yo esté vivo, ambos podemos colaborar para crear una historia de la humanidad que sea lo más completa posible, y, sobre todo, que pueda, si cabe, entretener al lector.

Por mi parte, creo que no puedo censurarme a mí mismo con los cambios que la saga está sufriendo, porque en definitiva se trata de mi vida y mi pasión, ya que considero que esta saga es lo único que voy a dejar en este mundo cuyo contenido incluye una mínima posibilidad de trascender a mi persona. Y de eso trata el arte y la literatura: de trascender al tiempo. Que lo consiga o no es algo que no dependerá en última instancia de mí, sino de ustedes, los lectores. Ustedes tienen la última palabra. Como ha de ser.

El caso es que me hallaba el pasado miércoles en casa terminando y repasando el que se suponía era el penúltimo capítulo de “Mensajero del Nastrond”, sabiendo que el último cerraría el libro de una forma definitiva. En ese momento no era consciente de lo que iba a ocurrir, loco de mí, que creía tener claras las ideas y los pensamientos. Pero solo quien no tiene sueños puede creer en el futuro; el resto, nos atrevemos a soñarlo, intentando que un día sea real.

Días atrás, había explicado brevemente en Instagram los aspectos que concurren con el final del libro. No me expliqué bien, al fin y al cabo en Instagram no puedo desarrollar mis ideas, y un lector me escribió que la historia que proponía le parecía fascinante. No lo digo yo, lo dijo el lector. Agradezco a ese lector su amable comentario por supuesto, y espero ser fiel al mismo. Pero yo no estaba describiendo una nueva novela, sino un aspecto concreto del final de “Mensajero del Nastrond”.

El asunto quedó así, hasta que, repasando el texto del nuevo capítulo, tuve una revelación, algo que ya había intuido que podría ocurrir, pero que no terminaba de expresarse en mi mente: ¿y si ese lector tenía razón? ¿Debería convertir el malentendido en una realidad? ¿Debería seguir, en definitiva, la directriz del lector?

Terminé de escribir el capítulo VII, que era el penúltimo, y, por arte de magia, ahora es el último, y, en muchos aspectos, el primero de una segunda parte.

Este capítulo VII lo publicaré en breve y durante el tiempo necesario hasta la publicación definitiva en forma de libro, momento en el que dejaré disponibles los dos primeros capítulos para que los lectores puedan decidir si merece la pena seguir leyendo la novela.

Pero fue este pasado miércoles cuando lo tuve claro: la historia no puede acabar así. No puedo escribir un último capítulo, liquidar historia y personajes, y dejar el libro. Sencillamente, no puedo. Algo que ver tiene ese lector, eso sin duda.

Pero se lo debo a alguien también, alguien importante por quien la historia ha nacido y se desarrolla. Y a ese alguien no le puedo lanzar el final del libro a su recuerdo, y decirle “toma, este es el final de la novela, espero que te guste; no escribí más que ese capítulo final porque eso es lo que me importas”.

No. Esa persona se merece más. Mucho más. Se merece una segunda parte completa. Y detallada. Y viva. Y eso es lo que voy a hacer. Por ella, y para hacer honor a su memoria.

Así pues, “Mensajero del Nastrond” pasa a llamarse desde hoy “Mensajero del Nastrond I: Cronos”. El detalle de “Cronos” se entenderá con la lectura del último capítulo de la que es ahora la primera parte.

El segundo libro se llamará “Mensajero del Nastrond II: Omega”, y el detalle de “Omega” también se entenderá con la lectura del libro.

Ambos libros ocuparán las posiciones XIV y XV en la saga Aesir-Vanir. Recordemos que esta numeración no está relacionada con la lectura recomendada de los libros, que es la que puede verse en la portada de este blog, y que modificaré para añadir estos dos libros.

¿Y el Libro XIII? Sigue siendo “La leyenda de Darwan IV: Idafeld”, y este es el último libro en la secuencia recomendada de lectura. Este libro se escribirá tras terminar la segunda parte de “Mensajero del Nastrond” y tras la traducción al inglés de “La leyenda de Darwan III: los dientes de Fenrir”.

Por lo tanto, tras muchas idas y venidas, la saga Aesir-Vanir tendrá, definitivamente, los quince libros que tenía previsto. Solo que uno de ellos ha caído, y se ha visto sustituido por esta segunda parte. Y entonces sí: la historia estará terminada y cerrada.

robert404

Luego quedará, para el futuro, el conjunto de pequeños mensajes que he ido preparando en forma de datos ocultos, guiños, señas, y conexiones de personajes, hechos y eventos que se podrán ir descubriendo entre los quince libros. Para quienes gusten de ir más allá de las letras puras. Porque un libro no es solo letras; es un misterio que debe descubrirse y abrazarse poco a poco, con calma, y con pasión.

Y así queda el panorama. Yo mismo me meto en problemas, yo mismo me los resuelvo. Y de paso me divierto y me entretengo, que al fin y al cabo esa es la razón por la que escribo. Y porque no podría hacer otra cosa en la vida.

Seguiré adelante, ahora, y siempre. Acabaré la saga, y la dejaré publicada y lista para quien desee leerla. Obviamente son los lectores los legados de mi trabajo. Y a ellos me debo. Si no hubiese lectores, entonces no merecería la pena todo esto. Pero los hay. Pocos, por supuesto. Esporádicos, por supuesto.

Pero están ahí. Son reales. Y ellos son la esencia final de la saga. Por ellos, y para ellos, va dedicada la saga. Eso les incluye a ustedes por supuesto, los lectores del blog. Por eso estoy escribiendo esto; porque sé que hay alguien al otro lado. Y por ello merece la pena el esfuerzo. Muchas gracias.


 

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.