SARS-CoV-2 y teoría de la evolución

¡Alerta! ¡El virus del SARS-Cov-2 muta! ¡El virus se adapta y se expande! ¡Qué gran sorpresa nos hemos llevado todos!

No. Ninguna sorpresa. Por mucho que a los periodistas les encante abrir con titulares apocalípticos. Y la situación es muy grave, no cabe duda. Pero, ¿sorpresiva? Ni mucho menos. Todo esto era previsible. Y está ocurriendo tal como se había anunciado por parte de grandes expertos.

Mucha gente sigue sin creer en la teoría de la evolución. Por cierto, hablaré de teorías pronto. En todo caso, la teoría de la evolución es la causante de que el virus del SARS-CoV-2 se esté riendo de nosotros, mientras avanza imparable, se multiplica, se expande, y se adapta a nuestro organismo cada vez más rápidamente. También se adapta para ser resistente a las vacunas. En definitiva: virus 1 – humanidad 0. Ahora toca jugar la segunda parte.

De todas formas, que no cunda el pánico. Sabíamos que esta historia iba a tener un desarrollo tal como lo estamos viendo. Como las malas películas de Hollywood, donde a los cinco minutos sabemos que el chico y la chica acabarán juntos, todos los expertos sabían que esto iba a ocurrir.

Cuando los periodistas gritan “¡el virus ha mutado!”, o “¡el virus se expande!” o “¡el virus se hace resistente!” están contando algo que no solo se sabía que iba a ocurrir; lo raro es que no se esté desarrollando más rápidamente.

¿Recuerdan el virus de la gripe y los virus del resfriado? Son retrovirus, es decir, virus cuya base genética es ARN, no ADN. Estos virus, también el SARS-CoV-2, mutan constantemente. Con una población de millones y millones de seres humanos, el virus tiene un sinfín de posibilidades para explorar nuevas combinaciones genéticas. Entre millones de modificaciones del ARN por mutaciones, la mayoría no funcionarán. Algunas se adaptarán.

Pero algunas variantes serán muy superiores, y estas, por las leyes de la evolución que muchos no creen sea real, permite al virus desarrollarse y expandirse cada vez más rápidamente, y hacerse resistente a las vacunas.

¿Qué diferencia hay entre esta situación y otras? Que las vacunas basadas en moléculas de ARN mensajero, ARNm, como las de Pfizer y Moderna, son más fáciles de modificar y adaptar. Ya lo expliqué en este enlace. Luego, aunque seguimos por detrás del virus, le estamos alcanzando.

Antes tardábamos cinco años, diez, en crear una vacuna. Ahora hemos visto que las podemos tener en un año. Nosotros, los humanos, también nos adaptamos y mejoramos.

Es cuestión de tiempo que las vacunas puedan seguirle la pista a los virus. Entonces la batalla entre los virus y la humanidad será mucho más igualada. Y quizás todavía tardemos un tiempo en ganar la guerra; pero podremos vencer muchas batallas que ahora perdemos irremisiblemente.

Es una pena que la especulación de las farmacéuticas estén dando tantos problemas, eso es muy cierto. El virus se organiza y trabaja en equipo. Los seres humanos nos tendemos trampas y engaños. La ley del que más paga es el primero debería ser castigada, y las farmacéuticas deberían atenerse a sus compromisos. Algo que pocas veces hacen.

Otra cosa estúpida que se comenta es no vacunar a ciertos grupos de población. Si eso se hace, el virus quedará como reservorio en esos grupos, se adaptará y evolucionará, y volverá a infectar a los vacunados, que ya no estarán protegidos frente a las nuevas variantes. Esto está comenzando a pasar ahora. O se vacuna a todo el mundo, o dejaremos un hueco al virus para reorganizarse y contraatacar.

Ganaremos esta batalla. A pesar de nuestras peleas internas, y nuestros intereses. Eso sí, muchas vidas se están perdiendo cuando se toman decisiones que son políticas y no sanitarias, y que tienen finalidades distintas a las de proteger a la población. Y eso es un crimen de lesa humanidad, y no tiene otro nombre, cuando se le niega la vacuna a unos para beneficio de otros.

Ganaremos esta guerra. Entre todos. Y recordaremos a los que no pudieron resistir el envite del virus. Pero ganaremos. A pesar de todo. Si ponemos un esfuerzo conjunto y serio.

Porque hay muchas vidas en juego todavía. Y cada vida perdida es una tragedia irreparable. Una tragedia que debemos evitar. Ahora, y en futuras pandemias.

Porque esta no será la última. Y deberemos recordarlo: o gana el ser humano, o gana el virus. Ambos no pueden ganar el premio, de la evolución, y del futuro.

Autor: Fenrir

Amateur writer, I like aviation, movies, beer, and a good talk about anything that concerns the human being.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .