De filosofía, tribus, y líderes tribales

El orador subió al gigantesco estrado, a varios metros de altura por encima del populacho, que gritó exacerbado la llegada de su Señor. Tras unos minutos de gritos y alabanzas, en las que el orador miraba a sus fieles seguidores con rostro serio e imperturbable, el silencio se hizo presente.

Con gestos disciplinados y secos, y una voz poderosa y directa, el líder comenzó a hablar de por qué él es el Elegido para una causa noble y pura, que revertirá el statu quo actual de la sociedad, controlado por mentes corruptas y pervertidas, y llevará al pueblo a una nueva era de paz, amor, y concordia. Una paz que conllevará sacrificios, que deberán hacerse para que el líder pueda reinar entre su pueblo.

Y, para la consecución de este sueño, la argumentación es muy sencilla: o estás con el líder, o estás contra el líder. O estás con el pueblo que sigue al líder, o eres parte de ese movimiento de control de las masas que oprime las ideas y la libertad del pueblo.

O estás dispuesto a sacrificar tus bienes y tu vida por el líder, o estás vendido a aquellos que manipulan al pueblo en su propio beneficio.

Hitler. Nuremberg.
Leer más “De filosofía, tribus, y líderes tribales”