Sheryl Crow y la salvación del amor

Hoy es miércoles, así que toca música. Aunque, a decir verdad, casi nunca pongo una entrada de música los miércoles. Pero eso es lo bonito de la vida: vivir en un caos absoluto. Solo hay que ver mi mesa. O mi vida.

¿Por qué considero “Love will save the day” el mejor corte del último disco de Sheryl Crow? Es un asunto muy personal. Cada persona tiene sus gustos, pero a mí este tema me parece fantástico por varias razones.

Primero, ese sonido a antiguo, como si una aguja estuviera pasando por el disco. Sheryl Crow nos está diciendo que es clásica, y que gusta de sonidos clásicos. En segundo lugar, por ese sonido directo que ella siempre introduce en sus temas, y especialmente en este último álbum. En tercer lugar, por ese juego de voces que trabaja a varias escalas y armónicos, y que crea un ambiente profundo y sutil. Cuarto, por la variación que introduce a mitad de la canción, con esa repetición, con esos coros y esas cuerdas que transforman la composición completamente, pero de forma grácil y natural, y que terminan de forma repentina, reintroduciendo el tema de forma impresionante.

Quinto, por toda la cadencia de la canción, que se arrastra, como si estuviésemos en un largo camino sin final, caminando por una angosta senda al amanecer. Sexto, por esa voz profunda de Sheryl, que dota al tema de una gran personalidad.

Séptimo, y final, porque la letra es una maravilla incontestable sobre sentimientos rotos y encontrados. Pura poesía.

Por todo eso, creo que este tema es el mejor del disco. No soy el único que lo opina. Pero, como siempre, para gustos, colores. Lo que está claro es que la pieza es una maestría de la armonía. De eso no cabe ninguna duda.

Anuncios

El líder de la banda, un recuerdo a Dan Fogelberg

Hoy vamos a ponernos nostálgicos con Dan Fogelberg, un cantante y compositor de origen estadounidense que tuvo mucho éxito entre los años setenta a noventa, y que tiene un sonido puro y natural, con canciones profundas y muy cálidas.

Su muerte en 2007 me impactó sobremanera, porque me había acompañado muchos años cuando era joven, y siempre me reconfortaba escuchar su música y sus canciones. Su guitarra y sus melodías hablan de cosas sencillas, de gente sencilla, y de una vida cercana y en la que todos nos podemos ver reflejados de alguna manera.

Para esta entrada he elegido uno de sus temas más emblemáticos, “leader of the band” (líder de la banda) en la que recuerda a su padre. Ciertamente me siento muy identificado con esta canción, y mis recuerdos de mi padre se acercan mucho a lo que dice esta letra. Música de calidad, como siempre me gusta, sencilla y sin estridencias, cálida y directa al corazón. Con ustedes, Dan Fogelberg.

Leader of the band – Dan Fogelberg.

An only child
Alone and wild
A cabinet maker’s son
His hands were meant
For different work
And his heart was known to none

He left his home
And went his lone
And solitary way
And he gave to me
A gift I know I never can repay

A quiet man of music
Denied a simpler fate
He tried to be a soldier once
But his music wouldn’t wait
He earned his love
Through discipline
A thundering, velvet hand
His gentle means of sculpting souls
Took me years to understand

[Chorus:]
The leader of the band is tired
And his eyes are growing old
But his blood runs through my instrument
And his song is in my soul
My life has been a poor attempt
To imitate the man
I’m just a living legacy
To the leader of the band

My brothers’ lives were different
For they heard another call
One went to Chicago
And the other to St. Paul
And I’m in Colorado
When I’m not in some hotel
Living out this life I’ve chose
And come to know so well

Music break

I thank you for the music
And your stories of the road
I thank you for the freedom
When it came my time to go
I thank you for the kindness
And the times when you got tough
And, papa, I don’t think I
Said ‘i love you’ near enough

[Chorus:]

I am a living legacy to the leader of the band

Unplugged; la música directa, tal como es

Un tipo de concierto que no se ve mucho en los últimos años son los “unplugged” (literalmente: “desconectado”). Se trata de conciertos donde los músicos tocan y cantan con instrumentos totalmente acústicos, sin ninguna electrónica por medio, solo los necesarios micrófonos. Tampoco se añaden efectos de sonido, ni mezclas, más allá de las mínimas para gestionar el sonido ambiente.

Este tipo de conciertos tiene algo de especial: requiere que los músicos sean realmente buenos. La razón es muy sencilla: lo que se toca, y lo que se canta, es lo que va a sonar. No hay trucos. La gente no se hace a la idea de la enorme cantidad de efectos que se introducen en muchas canciones para que suenen mejor, o al menos, para que suenen sin dañar al oído.

Este tema que traigo hoy aquí, del grupo “The Corrs” y titulado “Radio”, es un claro ejemplo de concierto “unplugged”. The Corrs son un grupo de cuatro hermanos irlandeses con un gran éxito, tanto por sus composiciones, como por combinar el rock y el pop con sonidos tradicionales de la música popular irlandesa. El resultado, brillante, con una calidad de gran nivel. Y sin efectos, sin aditivos, sin conservantes ni colorantes. Música pura, directa, y que se oye como se interpreta: desde el corazón.

Señoras y señores, con ustedes: The Corrs.