La última carta de Julia

Ocho de la tarde. Salí de aquella maldita oficina, por fin. Era un viernes más, de un mes más, de aquel absurdo invierno. A mis treinta y pocos, y con un divorcio todavía caliente en mi mente y en mi cartera, no tenía motivos para pensar que aquella noche fuese a ser especial. Pero lo fue.

Esta es mi historia, para que conste en acta. Si es que alguien la lee algún día. Y cree que la vida es solo aquello que se ve. Que se siente. Y que se toca.

Leer más “La última carta de Julia”