Tres títulos este año: va de triplete

Es cierto, el título es un poco futbolero, y debo pedir perdón por ello, pero estoy contento, y le ruego me permita usted, como lector, esta pequeña deferencia. Estoy contento porque, como escritor español de ciencia ficción, y como tantos otros miles de escritores, no veo un euro en el bolsillo después de tanto escribir, pero sigo produciendo material con el que disfruto sobremanera. Y eso es ciertamente un motivo para seguir adelante en esto de las letras.

Ya me lo dijo mi padre, que era un ingeniero naval frío y metódico. Un día me agarró de la oreja, y me exigió: “deja esas cosas de artistas, que son todos unos holgazanes y unos vividores, y dedícate a trabajar en cosas serias y con futuro”. Le hice caso. A medias.

Este año verán la luz tres libros:

libro-xii
Portada del libro XII, saga Aesir-Vanir (con pseudónimo)

1- Este mes de enero, si todo va bien, y creo que sí, saldrá a la venta la primera parte de “Las entrañas de Nidavellir” en inglés. La traducción está terminada, y se están revisando los textos. Una cosa que intento cuidar es que la traducción no se lleve por delante ciertos sentidos y contextos, algo que a veces requiere de cuidado y precisión. Afortunadamente quedan retoques finales. El libro se publicará muy pronto, en unos días, o sea, para mediados de enero o tercera semana máximo.

2- En marzo, o abril, saldrá el famoso y “misterioso” libro XII de la saga Aesir-Vanir. Ese número estaba reservado, como expliqué en su día, para los relatos que amplían la historia de los ocho libros de la saga Aesir-Vanir dedicados a Sandra. Precisamente estos textos que estoy publicando ahora, los relatos ambientados en el siglo XXIV, son el colofón final, y dejarán la historia justo cuando Sandra comienza a escribir “Las crónicas de los Einherjar”, que son los mitos que luego desembocan en los dos libros de “La insurrección de los Einherjar”.

3- Finalmente, en agosto, o septiembre, si todo va bien, publicaré el libro XIII de la saga: “Yggdrasil”. Este libro no tiene nada que ver con Sandra, o bueno, casi nada, y volverá a traer a escena a Helen, la otra protagonista de la saga Aesir-Vanir. Este es el libro en el que tengo más dudas en relación a si podré tenerlo acabado en fechas. Pero me he jurado a mí mismo no escribir más de 150 ó 200 páginas. Quiero que sea una novela pequeña, no un ladrillo como lo han sido “Las entrañas de Nidavellir” o “La insurrección de los Einherjar”.

¿De dónde viene el pseudónimo? Bueno, en realidad, todos los libros deberían llevar ese pseudónimo, por razones personales. El apellido es de origen checo, y es un homenaje a alguien importante. El nombre de “Peter” no tiene nada que ver con el Peter de las novelas.

Estos son mis proyectos, si no le gustan, tengo otros, que diría Groucho. Pero es cierto: aunque la literatura no da de comer al cuerpo, da de comer al espíritu. Y hay que llenar la mente tanto como el estómago. Un ser humano no puede estar completo sin saciar ambas necesidades. La literatura me ha dado muchas satisfacciones, y algunos disgustos, pero puedo decir que ha merecido la pena.

Y si estos libros además llegan a ser leídos y disfrutados por lectores, entonces ya no puedo pedirle nada más a la vida. Un abrazo.

 

El factor desestabilizador

Nota: para leer el capítulo anterior de esta serie, ambientada en el siglo XXIV, y que es continuación de “Las entrañas de Nidavellir”, y anterior a “La insurrección de los Einherjar”, pulse o piense en este enlace.

Sandra ha huido de Kenia, mientras la Coalición del Sur ha descubierto que es una androide. Pero no tienen ninguna prueba de ello, y será difícil creer que un simple androide puede engañar a los sensores de bioidentificación. Sin embargo, su búsqueda va a ser un objetivo primordial, pues conocer esa tecnología, y otras que ella pueda tener, es fundamental para el esfuerzo de guerra contra el Gobierno del Norte. Además de estar acusada de la muerte de Marcus Whitman, su superior en la factoría de androides.

lee

Leer más “El factor desestabilizador”

Sinopsis de “Yggdrasil”

Nota: este libro finalmente no formará parte de la saga Aesir-Vanir.

Han pasado mil millones de años desde los acontecimientos de “Operación Fólkvangr”, la novela que explica el origen de esta novela. La Tierra se encuentra prácticamente fuera de la zona de habitabilidad, y el Sol ha ido incrementando su temperatura paulatinamente. Sigue existiendo vida, pero de forma escasa, y con pocas probabilidades de sobrevivir.

Durante el transcurso de esos mil millones de años, el planeta ha visto cómo una especie con inteligencia tecnológica desaparecía. Esa antigua especie, solo recordada en antiguas leyendas, y con información muy fragmentada, se conocía como especie humana, o humanidad. Posteriormente, quinientos millones de años después, la Tierra vio el nacimiento de una nueva especie inteligente: los Xarwen.

Esta especie, de la que la Enciclopedia Galáctica posee más información, era especialmente capaz, con tecnologías muy sofisticadas, y con una filosofía extremadamente pacifista. Dejaron la Tierra, y permitieron que su desarrollo continuase sin interferencias. Gracias a ello, posteriormente aparecería una última especie inteligente: los LauKlars. Organismos derivados de antiguas aves de la Tierra, fueron protegidos, y aun apoyados, por los Xarwen, que los veían como herederos del viejo planeta.

Pero los LauKlars, que adoptaron la tecnología Xarwen, y muchas de sus costumbres, consideraron que sus progenitores no eran dignos de expandirse por la galaxia. Esa noble tarea les correspondía a ellos, como herederos de la Tierra, y del universo.

Los Xarwen, asustados, y siendo totalmente pacifistas, intentaron por todos los medios a su alcance convencer a los LauKlars para que desistieran de sus intereses. Los LauKlars interpretaron aquellas solicitudes como un deseo de los Xarwen de evitar que los LauKlars se convirtiesen en una poderosa especie.

Finalmente, estalló la guerra, que los Xarwen siempre habían deseado evitar. Para sorpresa de los LauKlars, que consideraban a los Xarwen una especie inferior e incapaz de sostener una contienda abierta, la guerra fue dura e igualada. Los Xarwen, y su tecnología, les permitió resistir lo que para los LauKlars tendría que haber sido una guerra rápida y definitiva.

Se había llegado a un punto medio, pero era evidente que, a largo plazo, el espíritu combativo, y el deseo de conquista de los LauKlars terminaría por prevalecer. Los Xarwen estaban cada vez más desesperados, y debían encontrar alguna solución. Alguna forma de hacer frente a un peligro que atenazaba no solo a ellos, sino a toda la galaxia.

Fue entonces cuando, de pronto, un grupo de Xarwen hizo un descubrimiento. Encontró, en una estrella cercana a la Tierra, un depósito con material cristalino, que contenía una extraña información; se trataba de ADN y engramas de memoria de organismos antiguos, almacenados en unos cristales en forma de datos bioquímicos. Aquellos datos correspondían, sin ninguna duda, a aquella antigua especie conocida como humanidad, la primera en vivir en la Tierra. La solución parecía haber llegado por sí misma. Pero la leyenda contaba cómo aquella especie se había convertido en un verdadero terror en toda la galaxia(*), incluso superior a la de los LauKlars.

¿Tomarían la decisión? ¿Qué otra opción tenían? ¿Puede la paz obtenerse mediante el renacimiento de una especie que estuvo a punto de ejecutar una vez a miles de millones de vidas en toda la galaxia? Darwan, uno de sus líderes, tomó una determinación.

Bienvenidos a “Yggdrasil”. La novela que contará los hechos anteriores a la trilogía de “La leyenda de Darwan”.

Disponible en verano de 2018.

(*) Hechos que se narran en “Las entrañas de Nidavellir”.

Helen - Yggdrasil

La verdad es una gran mentira

Este nuevo relato de Sandra es, como todos los demás, independiente del resto. Se desarrolla a mediados del siglo XXIV, en el momento más álgido de la guerra entre dos ejércitos divididos por el ecuador de la Tierra. Estas batallas son las que luego, en el siglo XXVII, darán lugar a las “Crónicas de los Einherjar” que se explican en los dos libros de “La insurrección de los Einherjar”. Este texto, junto a otros relatos sueltos, forma parte del libro XII de la saga Aesir-Vanir.

Pero si quiere conocer el relato que antecede a este, puede hacerlo en este enlace.

Sandra sigue escondiéndose, y no puede, ni debe, revelar su verdadera identidad. Por ello, debe fingir constantemente, como lleva haciendo desde poco después de ser activada. Debe comportarse de manera natural, y no levantar ninguna sospecha. Es fundamental que no se conozca su origen, su historia, su vida. Eso supondría un riesgo para ella. Y, aunque ella no lo sabe, para el futuro de la especie humana.

san_francisco

Leer más “La verdad es una gran mentira”

Dos siglos son demasiado

Actualmente este texto forma parte del Libro XII “Sandra: relatos perdidos”.

Este texto transcurre tras los hechos de “Recuérdame” y sigue la línea explicada en “Las entrañas de Nidavellir”. Sandra continúa trabajando en la factoría de reparación y reprogramación de androides. Pero llegan noticias que implican un cambio. Un cambio importante…

Sandra había estado, como de costumbre, todo el día en la factoría,  trabajando en un androide especialmente dañado. Aquel androide no podría ser reparado a tiempo. Las cosas se estaban complicando en aquella zona, y los rumores de evacuación eran cada vez más evidentes.

La guerra contra el Gobierno del Norte estaba siendo muy igualada, pero aquel territorio en concreto pareciera que no podría aguantar mucho tiempo. Habría que entregarlo, a cambio de resistir en otras áreas. Como el peón que se sacrifica con el objetivo de lograr una victoria a más largo plazo. Claro que eso significaba la muerte de varios cientos de miles de habitantes de la zona. Pero, ¿qué importan unas muertes frente a la lógica de la victoria en la guerra?

tresanys

Leer más “Dos siglos son demasiado”

La ira de Freyja, composición de La leyenda de Darwan II

Es miércoles, y toca música. Al menos, en esta ocasión. Hoy me gustaría traer una pieza inspirada en el segundo libro de “La leyenda de Darwan”, que tiene el subtítulo “La ira de Freyja”.

Freyja es el sobrenombre que los supervivientes de la especie humana dan a Helen, una mujer al borde de los treinta años, que fue elegida para dirigir una desesperada guerra en un fuego cruzado entre dos especies: los Xarwen y los LauKlars. Helen no es una guerrera, ni siquiera es capaz de saber dónde ha dejado las llaves el día anterior. Pero tiene algo que enseguida descubrirán sus seguidores: es una líder innata. Una mujer que es capaz de arrastrar a las masas, de estimular sentimientos, y de entregar pasión y fuerza a un grupo de hombres y mujeres desesperados por vivir un solo día más.

Esta pieza, de corte clásico, se inspira en esta mujer, y en su lucha interna y espiritual por presentarse como un poder que sea determinante para ganar una guerra que no entiende ni le importa, mientras ella lo que quisiera es volver a su mundo, a su ciudad, y a su vida cotidiana, y a sus conciertos de rock con sus amigos.

Pero los grandes líderes, aquellos hombres y aquellas mujeres que marcan el camino de la historia, casi nunca eligen serlo. Y suelen pagar muy caro el destino que les aguarda. Cuando toda la humanidad ha depositado su confianza en ella para sobrevivir, Helen entiende que algo la empuja a dejar de ser la joven que siempre fue, para convertirse en una diosa para la humanidad.

Helen volverá a estar presente en “Yggdrasil”, y en la segunda trilogía, que marcará el final de la saga Aesir-Vanir. Pero eso, como suele decirse, es otra historia.

Viajando al reino de los lectores ingleses

Hoy me va a permitir el amable lector, si no es mucha molestia, que transmita aquí mi alegría por ver cómo se acerca el momento de publicar la primera parte de “La leyenda de Darwan” en inglés, en la tienda de Amazon. Siempre he estado convencido de que el inglés es un medio ideal para llegar a millones de lectores amantes de la ciencia ficción y la fantasía, y con la traducción podré tener acceso a ese mercado. No en vano gran parte de los mayores escritores de ciencia ficción son ingleses. Eso sí, escribiré con pseudónimo, con un nombre cuyo apellido es un homenaje a una dama muy querida por mí.

darwan1-vert-eng-text
The Legend of Darwan

Leer más “Viajando al reino de los lectores ingleses”