Manual del buen Emperador

“Si quieres construir un Imperio, empieza construyendo una gran mentira dirigida al corazón de millones, que seguirán esa mentira ciegamente, dando incluso sus bienes, sus cuerpos, sus almas, y sus vidas por ella”.

…Bueno, básicamente, este podría ser el corolario para algunos, que quieren pasar a la historia como grandes poderes que dominaron el mundo. Aspirantes a emperadores que ignoran las lecciones de la historia y las lecciones de Maquiavelo y su libro “El príncipe“, y creen que son y tienen las ideas perfectas para sus imperios, menospreciando la experiencia del pasado. Craso error.

Recordemos la argumentación fundamental de toda política imperialista:

“Para que cualquier Imperio florezca y se mantenga fuerte, el control real y efectivo de las naciones que domina se dará cuando esas naciones crean ser libres sin serlo, y se sometan por su propia voluntad al Imperio, en condiciones que estimen ventajosas para ellos”.

“El arte del dominio sobre las naciones deberá minimizar la espada, y estimular una imagen de libertad y democracia, donde se consolide la idea de que el individuo es libre en pensamiento y obra. Ceder en algunas exigencias menores para dar una imagen de bondad tendrá gratas consecuencias para el imperio, consiguiendo el control de las masas”.

“El Emperador sabio abrirá la mano para dar una moneda, y recibir cien a cambio. Ese es el secreto: parecer generoso, para luego recibir esa generosidad multiplicada por cien”.

julio-cesar-asesinato--644x362
Si no quiere acabar como Julio César siga estos pequeños consejos

Leer más “Manual del buen Emperador”

Anuncios

Asimov y la democracia

La frase de la semana nos la trae Isaac Asimov. El gran escritor, humanista y científico ya había visto en el siglo XX el problema que supone que la democracia esté gestionada por gente ignorante y sumisa a cualquier regalo que le dé cualquiera que le diga lo que quiere oír.

Los griegos, inventores de la democracia, solo permitían votar a aquellos que eran cultos, formados, y conocedores de lo que elegían. ¿Significa eso que hemos de erradicar la democracia como forma de gobierno? Al contrario: significa que debemos formar hombres y mujeres con los conocimientos, la cultura, y la capacidad crítica para votar en las mejores condiciones. La ignorancia no vota por sí misma; su mano es guiada por aquellos que saben manipular a quienes no han tenido la oportunidad de disponer de una formación.

Democracia sí, siempre. Pero ignorancia no; nunca. Esa es la idea que Asimov transmitió durante toda su vida. Y el viejo sabio sabía muy bien lo que decía.

asimov